lunes, mayo 24, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LIX)



Una de las nefastas manías que tiene mucha gente, en nuestra sociedad actual, es la de querer llegar al límite de todo, comprobar hasta dónde va a resistir, forzar las cosas hasta el máximo posible, dar media vuelta más de tuerca, tensar la cuerda confiando en que aguantará sin romperse, pero claro, muchas cuerdas terminan por cascar.

Dejar un mínimo de holgura, un pequeño margen de seguridad, se considera un síntoma de debilidad y cobardía. Vivimos en un mundo cada vez más acelerado, en el que nos fuerzan a ir cada vez más deprisa, a tomar más riesgos, a vivir constantemente en el filo de la hoja del cuchillo.

Ya, en 1966, los californianos The Seeds se quejaban de que “You´re pushing too hard on me… Pushin´ too hard”, un clásico del garaje psicodélico que recientemente ha versionado un gran cantautor paisano suyo llamado Nick Waterhouse.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Seeds (California, 1966).

2) Nick Waterhouse (California, 2021).

Anteriores entradas de esta sección:


viernes, abril 30, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LVIII)



Verano de 1984, cuando gran parte de la juventud occidental continuamos vestidos de negro, encendemos la tele y vemos a un joven Bruce Springsteen en todo su esplendor, contoneándose sobre el escenario con cara sonriente, vestido con una sencilla camisa blanca y vaqueros ajustados, ilusionando a medio mundo cuando, de repente, se agachó, dejó el micro y estiró su musculoso brazo invitando a una chica del público para subir al escenario a bailar con él. Aquel inocente y sencillo gesto fue como un oasis de humildad, generosidad y luminosa normalidad, en medio de un oscuro mundo, repleto de sofisticación y estrambótica modernidad afterpunk y neopsicodélica. La canción tenía el significativo y emblemático título de “Dancing in the Dark”.

Esta mañana, el Telediario me ha sorprendido con la noticia de que el músico colombiano Juanes acaba de sacar una versión en castellano de esta gran canción del Boss. También me ha llamado la atención su nueva imagen, con bigote, larga melena y ropa tardosesentera o de principios de los 70 (parece un híbrido entre Frank Zappa y Rudi Protrudi).

Ciertamente, la canción es muy oportuna y agridulcemente esperanzadora, en estos duros tiempos que vivimos.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Bruce Springsteen (Saint Paul (Minnesota), 1984).

2) Juanes (Colombia, 2021).

Anteriores entradas de esta sección:
I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXI, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, XXXII, XXXIII, XXXIV, XXXV, XXXVI, XXXVII, XXXVIII, XXXIX, XL, XLI, XLII, XLIII, XLIV, XLV, XLVI, XLVII, XLVIII, XLIX , L, LI , LII, LIII, LIV, LV, LVI y LVII.

jueves, marzo 25, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LVII)



Alone Again Or” es una de las grandes canciones que publicó el grupo californiano Love, en 1967, compuesta por uno de los miembros de la banda, Bryan MacLean (el del bigotito que levanta el codo, en la 1ª foto).

Aunque Love fueron uno de los máximos exponentes de la música psicodélica del “flower power” más “hippy”, de finales de los 60, curiosamente, en las postrimerías de los 80, “Alone Again Or” disfrutó de una especial predilección entre algunos pioneros del Punk, que evolucionaron hacia un estilo más refinado y sofisticado, como fueron los ingleses The Damned, en 1986, y el español German Coppini, cuando, en 1989, versionó el tema en castellano, cambiando la letra y titulándolo “Mujer”. Algo sorprendente, teniendo en cuenta que, tan sólo siete años antes, un aguerrido Germán (2ª foto) cantaba sobre “Matar hippies en las Cíes”.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Love (California, 1967, versión remasterizada en 2015).

2) The Damned (London, 1987).

3) Germán Coppini (tristemente fallecido el 24 de diciembre de 2013, Madrid, 1989).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, marzo 22, 2021

LA JUSTICIA SE QUITA LA VENDA PARA VER LA TELEVISIÓN



La noche del 21 de marzo de 2021, Tele5 televisó los dos primeros capítulos de una serie de entrevistas hechas a Rocío Carrasco Mohedano, que pasarán a la Historia de la televisión y quizás de la sociología del siglo XXI, ya que nunca antes una mujer famosa se ha “abierto en canal” de una manera tan emotiva y profunda, contando asuntos tan íntimos y delicados como un intento de suicidio (05-08-2019), debido a unos “presuntos” maltratos físicos, pero principalmente psicológicos, por parte de su ex - marido, durante la friolera de 25 años.

Digo “presuntos”, porque el litigio ya fue juzgado en los Tribunales, resultando sobreseído el caso, sin haberse probado delito alguno.

La entrevista transciende a la dura historia personal que se expone en público, ya que pone de manifiesto temas más profundos de mayor calado social, debido a la reflexión siguiente:

Seguro que Rocío Carrasco ha cometido errores en su vida (como cualquier otra persona) pero cuando, finalmente, hizo lo correcto, esto es, pedir ayuda psicológica y la mediación de la Justicia, el problema no sólo no se resolvió sino que empeoró.

¿Por qué?

Este caso (histórico) ha puesto de manifiesto lo siguiente:

1º) El enorme poder que tienen los llamados programas del “corazón” o de “cotilleo”, que se están convirtiendo en una especie de “justicia paralela”, que, aunque no tiene consecuencias penales, quizás tenga una mayor credibilidad e impacto social que la Justicia oficial.

2º) Las grandes deficiencias en cuestiones de “género” que está demostrando la Justicia oficial, no sólo en este caso, sino en otros muchos. Si bien sobre este asunto quiero hacer un inciso que me gustaría que no fuese malinterpretado:

Es evidente que los casos de maltrato de mujeres, por parte de los hombres, son un problema grave de nuestra sociedad. Muchas veces, sobre todo cuando se trata de maltrato psicológico, es muy difícil obtener pruebas concluyentes. Con respecto a la palabra “género”, el hecho de que los casos de hombres maltratados por mujeres sean minoritarios, tampoco debería suponer un hándicap para que se hiciese Justicia a todas las personas, ya que también hay casos de autolesiones, intentos de suicidio y suicidios (sin crímenes previos) en hombres. Cada caso es un mundo, la Justicia debería saber investigar y desentrañar la verdad, para llegar a sentencias justas, en todos los casos.

La maldad existe (tanto en hombres como en mujeres) y debería ser mucho más castigada que la negligencia, el descuido o la torpeza. Si bien partimos de otro problema filosófico de base, y es que, a pesar de su nombre, las “penas” no buscan el castigo sino la reinserción de los delincuentes. Aquí también hay altas dosis de hipocresía políticamente correcta que deberían aclararse.

Con respecto al éxito de los programas del corazón, pienso que se debe a que hacen un mayor énfasis en lo emocional, en la trayectoria previa de los personajes y utilizan tecnologías polémicas pero tan impactantes como el “polígrafo de la verdad”.

Sinceramente, quizás no sea objetivo ni científico al 100%, pero hay que ser muy buen actor y tener elevadas dosis de autocontrol y entrenamiento, para engañar a la “máquina de la verdad”, o para que los gestos, la mirada, el tono de voz, las lágrimas y el “lenguaje no verbal”, en general, no delaten la verdad o la mentira de lo que se está contando.

La Justicia es uno de los poderes fundamentales en una democracia, es un servicio público para la resolución de conflictos que cuesta mucho dinero a las arcas públicas. Sin embargo, estamos viendo que hay programas de televisión que están ganando dinero por “juzgar” a las personas de una forma que cada vez está siendo más aceptada, seguida y creída por el público ¿Por una mayoría de ciudadanos? ¿Más justa? ¿Más real? ¿Más cercana? ¿Debería haber más psicólogos en los tribunales? ¿Deberían los jueces saber mucho más de violencia de género, psicología e inteligencia emocional y no sólo de leyes? ¿Podrían los tribunales hacer uso de programas de televisión y de polígrafos?

Resuena en el sombrero: “Heartache”.- Violent Femmes (Milwaukee (Wisconsin), 1986, de su álbum “The Blind Leading the Naked”).

miércoles, marzo 17, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LVI)



En 2001, la canción “Aguas de março“, compuesta en 1972 por Antonio Carlos Jobim, fue elegida como la mejor canción brasileña de todos los tiempos.

Indudablemente, se trata de un gran tema que ha sido versionado por innumerables artistas, aunque yo me voy a quedar con las que hicieron Art Garfunkel, en 1975; y sobre todo la que cantaron a dúo Carlos Berlanga y Ana Belén, en 1994.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Elis Regina & Tom Jobim (Brasil, 1974).

2) Art Garfunkel (con Paul Simon a la guitarra, New York, 1975).

3) Carlos Berlanga (tristemente fallecido el 5 de junio de 2002) & Ana Belén (Madrid, 1994).

Anteriores entradas de esta sección:


miércoles, marzo 10, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LV)


Estos dos frikis de las fotos son Mark Volman (izda.), exmiembro de The Turtles y de Mother of Invention y que durante una época de músico cómico adoptó el nombre artístico de “Flo“; y Greg Prevost (dcha.), exmiembro de mis queridos Chesterfield Kings. Unos tipos de distintas épocas, 60s y 80s, y con un aspecto muy diferente, aunque ambos cantaron un fabuloso tema original de The Turtles, en 1965, llamado “Outside Chance“.

La canción tiene una enorme fuerza, energía y dinamismo, con guitarras galopantes que se trenzan magistralmente y coros aulladores.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Turtles (Los Angeles, 1965).

2) The Chesterfield Kings (New York, 1982).

Anteriores entradas de esta sección:


jueves, febrero 04, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LIV)



El pasado 21 de agosto de 2020, el legendario líder de The Clash, Joe Strummer, hubiese cumplido 78 años (de no haber fallecido el 22/12/2002). Con tal motivo, se celebró el evento virtual “A song for Joe” en el que participaron numerosas estrellas de diversos estilos musicales, entre las que estaba la gran Lucinda Williams, valuarte del rock de raíces americana, que interpretó una soberbia versión de “Straight to Hell.

Hablando de personajes que han ido derechitos al infierno, a principios de los 80, The Clash eran venerados como unos aguerridos pioneros del punk. En la primera foto, podemos ver al entrañable y también tristemente fallecido Kike Turmix recibiendo el ansiado autógrafo de su idolatrado Joe Strummer.

En mayo de 2013, el Ayuntamiento de Granada aprobó por unanimidad cambiar el nombre de la “Plaza de Escoriaza” por el de ”Placeta Joe Strummer”, debido a su famosa canción “Spanish bombs”, dedicada al poeta García Lorca. Strummer llegó a conocer muy bien España, incluso antes de visitarla. En su época anterior a la fundación de la banda, el músico vivió en una casa okupa de Londres con una novia española que le habló sobre el poeta granadino.

Curiosamente, la viuda de Strummer también se llama Lucinda, Lucinda Garland, y las hijas que tuvo con su primera mujer, Gaby Salter, se llaman Lola y Jazzy.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Clash (London, 1982).

2) Lucinda Williams (Nashville, 2020).

Anteriores entradas de esta sección:

I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXI, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, XXXII, XXXIII, XXXIV, XXXV, XXXVI, XXXVII, XXXVIII, XXXIX, XL, XLI, XLII, XLIII, XLIV, XLV, XLVI, XLVII, XLVIII, XLIX , L, LI , LII y LIII.