sábado, agosto 06, 2022

LOS CLAROSCUROS DEL ROCK


La música Rock siempre ha oscilado entre un lado más luminoso, lúdico, alegre y colorista a otro más oscuro, tétrico y terrorífico, posiblemente arrastrada por el ambiente social general o quizás simplemente por aquello de “en la variedad está el gusto”.

La época que mejor conozco es la de los años 80, que empezó con una etapa siniestra, cuya máxima representante fue la cantante londinense Sioxsie Sioux, al frente de sus “Banshees”, quien nos hechizó a buena parte de la juventud con aquel “Spellbound” (1981).

Sin embargo, al otro lado del charco, en New York, un grupo de irreductibles muchachotes conocidos como The Fleshtones reivindicaban el lado más festivo y colorista de los 60, sacando en 1983 el álbum titulado “Hexbreaker” (los rompemaleficios), más claro agua.

Pero las alegrías duraron poco tiempo, al año siguiente (1984), unos paisanos inspirados también en los 60, The Fuzztones recuperaron el lado más oscuro del garaje primigenio y nos devolvieron a los brazos de las brujas con su versión del “The Witch, original de los legendarios Sonics.

Tuvimos que esperar a 1986 para que unas chicas pizpiretas de Birmingham (UK), conocidas como Fuzzbox, nos demostrasen que el pedal Fuzz no sólo sirve para aterrorizar a nuestros semejantes sino que también puede ser colorista y divertido.

Que disfrutéis de este viaje alternativo entre las Islas Británicas y Estados Unidos, repleto de claroscuros pero con bastante paridad:

1º) “Spellbound”.- Siouxsie & the Banshess (London, 1981)
2º) “Right Side of a Good Thing”.- The Fleshtones (New York, 1983).
3º) “The Witch”.- The Fuzztones (New York, 1984).
4º) “Love is the Slug”.- Fuzzbox (Birmingham, 1986).

martes, julio 19, 2022

VERSIONES DE UNA VIDA (LXXV)


La canción de hoy es un ejemplo de una balada sentimental que fue adoptada por el rock primigenio, a cargo de tres grandes artistas: Paul Anka, Buddy Holly y Linda Ronstadt.

Los tres ya han visitado estas páginas con anterioridad, pero quería detenerme un poco más en la figura del canadiense Paul Anka, fundamental a finales de los 50 y principios de los 60. Un talentoso y guapo mozalbete que se hizo famoso en todo el mundo. De tez bastante morena (para ser canadiense) debido a sus orígenes, de padre Libanés y madre Siria, quienes regentaban un restaurante en Otawa, en el que también llevaban algunos números musicales para amenizar las veladas y donde el joven Paul aprendió a tocar la guitarra y el piano.

En estos tiempos distópicos en los que perdemos el interés y la confianza por todo, la canción “It´s doesn´t matter anymore” compuesta en clave de desengaño amoroso, cobra un significado agridulce, entre melancólico y esperanzador.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Paul Anka (Canada, 1953).

2) Buddy Holly (Texas (USA), 1959).

3) Linda Ronstadt (Arkansas (USA), 1974).

Anteriores entradas de esta sección:


jueves, julio 14, 2022

VERSIONES DE UNA VIDA (LXXIV)


La canción de hoy llega como consecuencia de la ola de calor que estamos atravesando en toda la Península Ibérica y del descubrimiento de varias versiones que desconocía.

El Rock and Roll siempre ha gustado de flirtear con el calor y el exotismo, En 1955, un joven músico del legendario sello “Sun Records”, Billy “The Kid” Emerson, compuso el tema “Red Hot”. En 1966, unos pioneros del Garage como fuero “Sam the Sun and the Pharaohs” grabaron una buena versión. Pero la sorpresa ha venido al descubrir que, en 1977, Robert Gordon junto al gran Link Wray, tocaron juntos esta incandescente canción y el histórico momento fue inmortalizado en un programa de televisión.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Billy “The Kid” Emerson (Florida (USA), 1955).

2) Sam the Sham and the Pharaohs (Texas (USA), 1966).

3) Robert Gordon y Link Wray (Maryland (USA), 1977).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, julio 11, 2022

VERSIONES DE UNA VIDA (LXXIII)


La canción de hoy me ha hecho reflexionar sobre una idea absurda e imposible ¿Qué pasaría si no hubiese médicos, ni medicinas, ni hospitales?

Me pregunto quién sería el primer ser humano que empezó a intentar atender y curar a sus semejantes. Si bien, este comportamiento ya se produce entre algunos mamíferos inteligentes como elefantes, delfines, lobos y primates.

Supongo que es algo consustancial al ser humano. Posiblemente, los primeros líderes serían personas sabias con conocimiento, entre otras cosas, de plantas medicinales, además de una gran capacidad de comunicación y elevada empatía, que les capacitarían para reconfortar a sus semejantes y generar en ellos una gran confianza.

Los antiguos egipcios, griegos y romanos veneraron a dioses de la medicina, siendo el más famoso Asclapio (griego) o Esculapio (romano), cuyo símbolo es una serpiente enrollada en un bastón.

La serpiente engañó a Adán y Eva, quienes fueron expulsados de paraíso primigenio, a partir de entonces sintieron vergüenza de su desnudez, tuvieron que vestirse, trabajar para sobrevivir, “ganarse el pan con el sudor de su frente”, tener fiebre y sufrir enfermedades, que tuvieron que ocuparse en curar y aliviar su dolor.

Pero la enfermedad no es únicamente un desequilibrio físico o bioquímico de nuestro cuerpo, sino que también intervienen la mente, las emociones, los sentimientos y el espíritu. Por ello, los primeros médicos fueron los brujos, los chamanes, los gurús o los sacerdotes de la tribu o de la comunidad,

Supongo que esa aureola de poder, con la que son ungidas las personas con la capacidad “mágica” de curar, es la causa de que la figura del “Doctor” cause cierta inquietud, fobia o incluso rechazo en no pocas personas.

Una inscripción en un esclepión de Atenas en honor a Sarapión, distinguido filósofo y médico, dice así:

El médico debería ser como un dios, salvador tanto de esclavos, como de los pobres, de los ricos, de los gobernantes y para todos como un hermano dispuesto a ofrecer su vida”.

La canción a la que me refiero es “I Don´t Need No Doctor”, compuesta por Nick Ashford, Valerie Simpson y Jo Armstead, en 1966, si bien quien la elevó a la fama fue el gran Ray Charles, en octubre de 1966, y posteriormente ha sido versionada por numerosos artistas, entre los que se encuentran The Chocolate Watchband (1969), The Nomads (1989) y The Sonics (2015),

De todas ellas, voy a poner mis tres preferidas. Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Ray Charles (Georgia (USA), 1966).

2) The Nomads (Suecia, 1989).

3) The Sonics (Tacoma (Washingtom), 2015).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, junio 13, 2022

LA ABUBILLA, UN AVE EMBLEMÁTICA EN LA RIOJA


El año 2009, el Ayuntamiento de Camprovín (La Rioja) organizó un concurso para elegir el escudo de la localidad (1ª foto). El símbolo central resultó ser una abubilla, con la que se recuerda un viejo litigio con Arenzana de Abajo sobre unos pastos, en un terreno lindero llamado “Valdecardiel”. Cuenta la historia que discutiendo sobre esa tierra apareció una Abubilla y decidieron que el pasto sería para quien la cogiera. Lo hicieron los de Arenzana, que comenzaron a llamar 'abubillos' a los de Camprovín. Como respuesta, a los de Arenzana se les puso 'zancarrones', porque habían corrido más.

En otra versión de este cuento o leyenda, se afirma que los habitantes de Camprovín confundieron la Abubilla (pájaro, dicen, que nunca antes habían visto en el pueblo!!!???) con una aparición de la Virgen (!!!???). Y fueron tras ella, llevando una andas con una sábana para que se posara en ella:

Abubillita, abubillita, pósate en esta sabanita”.

Pero la Abubilla, ave algo temerosa del hombre, cada vez que se acercaban volaba unos metros y se alejaba del pueblo. Andaban por allí cerca unos pastores de Arenzana de Abajo quienes, en cuanto vieron la escena, sintieron curiosidad y, a grandes zancadas, se acercaron a la abubilla y la apresaron. Allí mismo se formó el pleito entre los dos pueblos:

– "Devolvednos a la Virgen!" –Decían los de Camprovín–.
– "No, que se ha querido venir con nosotros" –Respondían los de Arenzana–.
– "¡Pero nosotros la hemos visto nosotros antes!"
– "Pues vamos a ver cómo nos arreglamos: Nosotros os damos a la Virgen y a cambio nos quedamos con este valle".

Y así fue cómo Valdecardiel, un término más próximo a Camprovín que a Arenzana, se quedó en la jurisdicción de este último pueblo. Desde entonces a los de Camprovín se les conoce con el apodo de “Bubillos” y a los de Arenzana de Abajo como “Zancarrones”, por las grandes zancadas que dieron para agarrar a la Abubilla.

En el año 2017, se organizó en Camprovín un campeonato de pinturas murales para adornar el pueblo y resultó ganadora el que veis en la 2ª foto, también con las abubillas como protagonistas.

Por eso, no es de extrañar, que este ave figure también en el emblema del “Grupo Ornitológico de La Rioja” (3ª ilustración).

Lo cierto es que la Abubilla (Upupa epops) es una bella ave que mide entre 25 y 29 cm de longitud, tiene una envergadura de 44-48 cm. En vuelo, se asemeja a una gran mariposa blanquinegra (4ª foto). En la 5ª foto: Plumas secundarias de 10,5 y 9,5 cm. de longitud.

Es un ave migradora, que viene a la Península Ibérica en primavera para anidar, pasando el invierno en el África subsahariana.
Debido a su monótono y repetitivo canto, que recuerdo algo al del Cuco, en algunas zonas de Castilla se la conoce como “Cuclillo”.

Es un ave beneficiosa, ya que devora gran cantidad de insectos, siendo incluso capaz de extraer las crisálidas de la “Procesionaria del pino”, clavando su largo y curvado pico en el suelo donde se entierran.

Resuena en el sombrero: Canto de la Abubilla.

jueves, mayo 26, 2022

VERSIONES DE UNA VIDA (LXXII)


Supe de la existencia del oscuro personaje Stiv Bators; a principios de los 80, como cantante del grupo “Lords of the New Church”, y sabía que el músico de Ohio había formado parte del grupo Punk “Dead Boys, a mediados de los 70. Sin embargo, ayer (gracias al programa de Radio 3 “El Sótano”) descubrí que, entre una y otra etapa (desde 1978 hasta 1980), Stiv atravesó por una época más “Poppy”, al instalarse en Los Ángeles (California) y contactar con Greg Shaw, el gran gurú del pop alternativo y el Garage de influencias sixties (tristemente fallecido el 19 de octubre de 2004), haciendo, en 1979, una versión de unos paisanos suyos de Cleveland (Ohio), The Choir que, en 1966, compusieron “It´s Cold Outside”, un pegadizo tema situado en el lado más melodioso del Garage, por lo que puede considerarse un auténtico precursor de lo que actualmente conocemos como “Power Pop”.

En 1982, el bueno de Stiv contactó con otros colegas británicos como Brian James (The Damned) y Nicky Turner (The Barracudas) para formar la superbanda de post-punk “Lords of the New Church”, y ocho años más tarde, tras una vida llena de excesos Sitv Bators falleció en París el 4 de junio de 1990.

Detecto ciertas similitudes con otro personaje del Garage ochentero, como es Rudi Protrudi quien, a finales de los 70, formó el grupo de música “ChicleTina Peel, para pasar al lado oscuro, unos años más tarde, con los Fuzzones. Incluso, ambos músicos gustaban de empuñar guitarras eléctricas “ Vox Phantom”.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Choir (Cleveland (Ohio), 1966).

2) Stiv Bators (L. A. (California), 1979).

Anteriores entradas de esta sección:


domingo, abril 17, 2022

OBSERVAR, CAPTURAR, MATAR Y PROCESAR


Durante buena parte de mi vida, me vengo dedicando a la observación de la Naturaleza, sobre todo plantas, hongos, insectos y aves. Por supuesto, siempre con enorme respeto, sin dañarles y tratando de molestar lo menos posible.

Este año, al objeto de estudiar con mayor profundidad los lepidópteros, nos hemos agenciado una red cazamariposas y una placa Petri, con la que estamos capturando algunos ejemplares, los identificamos, los medimos y, finalmente, tras un breve lapso de tiempo los dejamos en libertad. Parecería que no hay demasiada diferencia con respecto a la mera observación, pero, curiosamente, por primera vez en mi vida, he sentido el instinto ancestral de la “caza”. Los animales son capturados y privados de su libertad, a la fuerza, aunque sea durante breves instantes. Es decir, hemos avanzado un paso más con respecto a la “observación” y hemos practicado la “captura”.

No cabe duda que, los seres humanos, durante largos milenios hemos subsistido y evolucionado gracias a la caza, para lo que es necesario observar y aprender las costumbres de las presas, acecharlas, capturarlas, darles muerte y, finalmente, procesarlas para su uso como alimento, abrigo, herramientas, instrumentos musicales o adornos.

Hace pocos días, el pasado 10 de abril, el SEPRONA descubrió una de las mayores colecciones ilegales de animales disecados (1.090 ejemplares), escondida en una nave de Bétera (Valencia), por el mero afán de coleccionar animales convertidos en trofeos.

Pero el “procesamiento” de cadáveres de animales no se limita a la obtención de alimento, abrigos de piel o trofeos con los que decorar la casa, sino que también se matan animales en nombre de la Ciencia. Incluso hoy en día, muchos entomólogos continúan aferrados a la macabra y decimonónica costumbre de matar mariposas, diseccionarlas para examinar sus genitales o su ADN y conocer con absoluta certeza su especie y sexo, disecarlas y clavarlas con alfileres dentro de cajas provistas de etiquetas para coleccionarlas, todo ello en nombre de la Ciencia.

Las preguntas que inevitablemente surgen son:

1ª) ¿Es éticamente aceptable en nuestros días matar animales para conocer con exactitud detalles anatómicos o taxonómicos?

2ª) ¿Podremos superar algún día nuestro instinto cazador y conformarnos con la observación, la convivencia pacífica o, a lo sumo, la cría en cautividad por motivos justificados?

Resuena en el sombrero: “Hunting”.- New Musik (Londres, 1982).