miércoles, junio 12, 2024

MENOS TRINCHERAS Y MÁS PARTICIPACIÓN


Los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo han traído algunas consecuencias previsibles como el ascenso de la ultraderecha y otras más imprevisibles, como la dimisión de Yolanda Díaz al frente de “Sumar”, por lo que toca de nuevo hablar de Democracia Participativa.

Ayer escuchaba en la radio (Radio 3) una entrevista con el periodista y escritor Juan Soto Ivars (en la foto), sobre su libro “La Trinchera de Letras”, merecedor de la última edición del Premio Jovellanos, en el que reflexiona sobre lo que el autor denomina la “batalla cultural”, que es la causa de la creciente división social, tensión y crispación que se abre camino en Occidente, y cuyo origen se encuentra en la enorme intransigencia, cerrazón mental e incapacidad para entender otras lógicas distintas a la nuestra.

En el mundo actual, teóricamente muy intercomunicado e informado, en realidad vivimos dentro de nuestros propios guetos intelectuales, en los que nos relacionamos únicamente con gente que tiene formas de pensar similares o al menos con los que compartimos una misma lógica y un mismo lenguaje. Creemos firmemente que nuestra lógica, nuestra forma de pensar y nuestras hipótesis de partida son las únicas verdaderas y que cualquier otra persona que piense lo contrario, una de dos, o es imbécil o es malvada.

Esto hace que existan problemas que nos parecen imposibles de solucionar (conflicto israelita-palestino, guerra de Ucrania, problema territorial de Cataluña, etc.). Unido al hecho de que se incrementa la polarización de la sociedad en dos bandos opuestos que carecen de nexos de unión y que, además, dividen a la población en dos partes muy cercanas al 50%, por lo que la Democracia, basada en el poder de decisión de la mayoría, no consigue soluciones claras ni satisfactorias para una gran parte de la ciudadanía.

En una tertulia política de TV, una periodista decía hace poco que, durante las últimas décadas la el concepto de “partido” ha sido muy devaluado, debido a las luchas de poder, la corrupción, el amiguismo, el clientelismo y las mafias que han conllevado su funcionamiento, por lo que se buscan nuevas formas de participación ciudadana, colaboración y activismo político. Después del 15M, en 2014, cuando surgió “Podemos”, se decía que no era un partido político, sino una “plataforma de participación ciudadana”, en la que el poder fluiría de abajo arriba, de manera totalmente “transversal”, las ideologías (izquierdas y derechas) habían quedado obsoletas, lo importante eran los argumentos y las ideas para solucionar los problemas reales de la sociedad. Ya que, actualmente, las nuevas tecnologías permiten la comunicación, el debate, la votación y la toma de decisiones en grandes grupos de personas, en muy poco tiempo.

Desgraciadamente, muy pronto quedó demostrado que aquel novedoso ideario nunca pasó del papel a la práctica, sino que se afianzó en el poder una cúpula dirigida por Pablo Iglesias, en la que funcionaron los amiguismos, favoritismos, arbitrariedades y prejuicios de siempre, propios de la “vieja política”.

Tras la expulsión, desbandada o aburrimiento por desencanto de muchos de los miembros iniciales de “Podemos”, Pablo Iglesias abdicó y nombró a Yolanda Díaz sucesora omnipotente, tanto en el partido como en el Gobierno, aglutinando a todas las fuerzas a la “izquierda” del PSOE en un nuevo proyecto o plataforma de participación denominada “Sumar” que tampoco consigue superar el techo electoral de “Izquierda Unida” o los “Verdes” que, a pesar de los graves problemas ambientales y la emergencia climática que padecemos, inexplicablemente también se hunden en la marginalidad y la irrelevancia electoral. Lo que, finalmente, ha motivado que la gran esperanza blanca de la “izquierda chupy-guay” también haya dimitido de todos sus cargos en el partido (no así en el Gobierno, donde continúa siendo Vicepresidenta).

Pues mire usted, yo sigo insistiendo en que la única alternativa válida es la “participación ciudadana” en pos del bien común, sin ideologías preconcebidas, estructurando la sociedad en niveles o escalones ordenados de abajo arriba, en los que se cumpla la “ley del cinco” (el nivel superior se nutre de las ideas aportadas por un máximo de 5 subniveles inferiores). La igualdad se vería superada por la sabiduría, prevaleciendo de las ideas, los argumentos y su coherencia, sobre las personas que las plantean. Es decir, la condición sexual o el género de las personas sería algo totalmente secundario y anecdótico (al igual que lo es la raza, la religión, el lugar de origen, la edad, la clase social o el color del pelo). Lo importante no es sólo lo que se vota, sino las explicaciones de por qué se vota a favor o en contra de algo, en concordancia con unos valores y objetivos bien definidos, teniendo en cuenta la viabilidad real (técnica y económica) para poner en práctica las políticas, teniendo siempre en cuenta la opinión de los interesados, los agentes implicados, así como el mayor número posible de expertos en cada una de las materias.

Resuena en el sombrero: “Going Round Again”.- New Musik (London, 1982).

lunes, mayo 27, 2024

LA CRUZ DE HIERRO


De vez en cuando se aviva la polémica relacionada con la “Cruz de Hierro” o “Cruz de Malta”, sobre sí es un símbolo nazi y por qué lo han lucido numerosas estrellas del Rock, entre ellas los hace tiempo fallecidos: Roy Orbison, Lemmy de Motörhead, Ron Asheton de The Stooges; o aquella portada que dibujó Rudi Protrudi (Fuzztones) para la recopilación Garage Sale, que ya fue objeto de una entrada sobre el Capitán Cavernícola.

El origen parece estar en los veteranos estadounidenses que regresaron de la Segunda Guerra Mundial, sobre todo algunos pilotos que se trajeron a modo de trofeo algunos símbolos nazis, entre los que se encontraba la “Cruz de Hierro”, emblema de las Fuerzas Aéreas Alemanas (Luftwaffe). Algunos de ellos cambiaron el avión de combate por potentes motocicletas e incluso formaron famosas bandas de moteros como los “Hell Angels”, y como llevar una esvástica resultaba demasiado obvio, adoptaron la “Cruz de Hierro” como símbolo de heroicos veteranos de guerra, libertarios, rebeldes y amantes de la velocidad y las motos.

Esta estética y la afición a la velocidad y el motor siempre ha atraído a numerosos rockeros e incluso músicos más melódicos como Roy Orbiso, muy aficionado a las motos y a quien su mujer le regaló un broche de la “Cruz de Hierro” que se convirtió en su “logo” personal.

Resuena en el sombrero: “You Got It”.- Roy Orbison (Nashville (Tennessee, 1988).

lunes, mayo 20, 2024

VERSIONES DE UNA VIDA (CXVI)


Algunas de las bandas británicas de los años 60 que más han influenciado e influencia la música pop, se caracterizaron por un inmejorable comienzo para aprender a tocar, como es el Rhythm & Blues, para evolucionar hacia una Psychodelia más sofisticada con letras abstractas que se adentraban en un extraño misticismo alucinógeno de vanguardistas poetas melenudos.

Daban muchas vueltas para al final concluir en una cosa muy simple y básicamente “muy bonita”, de ahí el nombre de uno de los más legendarios grupos de este estilo, como fueron y son The Pretty Things.

En su época más psicodélica, sirvieron de inspiración para bandas que recogieron el testigo de esa estética, a mediados de los 80, como fueron nuestros añorados Plasticland, quienes, desde Milwaukee (Wisconsin), la ciudad de la cerveza y las motos Harley Davidson, a orillas del Lago Michigan, recordaron la extraña historia de “Alexander”, dándole una vuelta de Mellotrón.

Hace 11 años, el tema cierra el círculo, regresando a sus raíces R & B gracias a los californianos The Loons, con el no menos mítico Mike Stax al frente, cofundador de diversas bandas revivalistas de esta alucinógena mezcla de estilos, también en los 80, así como de la revista musical “Ugly Things” (como curiosa contestación generacional a sus ídolos de los 60), que aún marca la pauta y el rumbo para los valientes que nos seguimos empeñando en adentrarnos en estas removidas aguas.

Mucha salud y disfrutad de las canciones!!!:

1) The Pretty Things (Londres, 1969).

2) Plasticland (Milwaukee, 1984).

3) The Loons (San Diego, 2013).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, mayo 13, 2024

VERSIONES DE UNA VIDA (CXV)


Con los años, hasta los jóvenes más rebeldes, combativos, temerarios y oscuros tienden a volverse más serenos, pacíficos, sabios y luminoso, en un curioso coctel de decadencia y sabiduría a partes iguales.

Un buen ejemplo de ello es un gran músico nacido en Australia, aunque ha recorrido medio mundo llevando una vida plagada de excesos, desgracias, glorias, aprendizajes, luces y sombras. Me estoy refiriendo al gran Nick Cave, prototipo del punk-rocker oscuro y atormentado, aunque en una reciente entrevista ha confesado que “quiere ser más feliz”. Porque, no nos engañemos, una actitud rebelde, permanentemente en el lado oscuro de la creatividad, buscando siempre la provocación y explorando los sótanos más sórdidos y crueles del ser humano, acaba agotando y quemando a cualquiera. Cuando te haces mayor, necesitas un poco de descanso, espiritualidad, solaz y redención. Quizás por ello, para el próximo mes de agosto, el bueno de Nick tiene previsto publicar un nuevo álbum titulado “Wild God” en el que incluye una versión de “La Vie en Rose”, canción original de la francesa Édith Piaf (1946), que hace 40 años era impensable que pudiera llegar a cantar nunca un tipo tan patibulario como Nick Cave, si bien es cierto que no puede evitar imprimirle, con su tremenda voz rasgada, un aire sórdido y decadente de “Night Club” barriobajero al que acuden los perdedores de la ciudad para ahogar sus penas en alcohol (“Pink Gin” of course!).

Quizás la similitud entre las palabras “Punk” y “Pink” no sea casual, ya que “La Vie en Rose” también fue versionada por otro legendario pionero punk-rocker como el gran Iggy Pop, en 2012.

Esta gran canción también podría estar incluida en la sección “Los Extremos se Tocan”, ya que cuando alguien se sumerge en la oscuridad, llega a tocar fondo, hasta situaciones extremas de “vida o muerte”, y consigue salir vivo, emerge renacido y vuela poderoso hacia la luz de la VERDAD impulsado por la insuperable fuerza del AMOR.

Ni que decir tiene, que este gran tema ha sido versionado por otros muchos artistas, entre los que no puedo dejar de mencionar al enorme Louis Armstrong, e incluso ha sido cantado por actores como Jack Nicholson, en el film “Something´s Gotta Give” (Cuando menos te lo esperas, 2003), Pero he querido destacar las versiones a cargo de estas estrellas del Punk, que me tocan más de cerca.

Mucha salud y disfrutad de las canciones!!!:

1) Édith Piaf (Paris, 1946).

2) Iggy Pop (Miami, 2012).

3) Nick Cave (London, 2024).

Anteriores entradas de esta sección:


jueves, mayo 09, 2024

MÚSICA Y PSYCHE (VIII)


Los contrastes nos producen una sensación de choque o sorpresa que nos toca, tanto a nivel estético como emocional, por lo que es un truco que no falla de cara a la comunicación. Incluso es empleado por no pocas plantas y animales para advertir de su carga venenosa o su peligrosidad.

A finales de los 70, la “New Wave” nos trajo bandas de un pop muy colorido que necesitaban el contraste de músicos pálidos con gafas oscuras, uno de cuyos ejemplos más singulares fue el añorado Ric Ocasek (tristemente fallecido en 2019, y que hace pocos meses hubiese cumplido 80 años), al frente de sus Cars.

Una estética con la que nos han sorprendido gratamente los hermanos Reid, ósea The Jesus and Mary Chain, en su último disco, sobre todo en la canción “Girl 71”, recordando quizás a alguna fan nacida en 1971 ¡¡¡Jesús, María y José!!!.

Muchas gracias por vuestra atención y disfrutadlas:

1º) “Magic”.- The Cars (Boston (Massachussetts), 1984).

2º) “Girl 71”.- The Jesus and Mary Chain (East Kilbride (Escocia), 2024).

Anteriores entradas de esta sección: I
, II, III, IV, V , VI y VII.

martes, mayo 07, 2024

MÚSICA Y PSYCHE (VII)


Los chicos jóvenes veinteañeros tienen fama de ser excesivamente impulsivos, irreflexivos y brutotes, dominados por un exceso de testosterona en su sangre. Sin embargo, también los hay con una sensibilidad extraordinaria, como el tándem formado por los músicos británicos Morrissey y Johnny Marr que lideraron, a principios de los 80, los legendarios The Smiths, unos auténticos “chicos encantadores”.

Cuarenta años más tarde, otro grupo de chicarrones vascos (del mismo Bilbao), que se hacen llamar Galerna han sacado un gran disco que me recuerda mucho la forma de cantar de Morrissey, reflejo de esa “nueva masculinidad” que no tiene reparos en mostrar su sensibilidad y fragilidad. Al menos, eso es lo que me ha sugerido su canción “Cena en Luzzi”.

Muchas gracias por vuestra atención y disfrutadlas:

1º) “This charming man”, The Smiths (London, 1984).

2º) “Cena en Luzzi”, Galerna (Bilbao, 2023).

Anteriores entradas de esta sección: I, II, III, IV, V y VI.

jueves, mayo 02, 2024

VERSIONES DE UNA VIDA (CXIV)


Las orquídeas más conocidas y vistosas son de origen tropical, la mayoría de ellas viven de forma epífita sobre los troncos y ramas del dosel arbóreo de la selva. Existen numerosas especies e híbridos artificiales, siendo muy apreciadas por su belleza sofisticada, exótica y sensual.

En nuestras latitudes, también viven numerosas especies de orquídeas silvestres y autóctonas. Al contrario de lo que sucede con las orquídeas tropicales, éstas viven en el suelo, desarrollando bulbos subterráneos (la forma de algunos recuerda a la de los testículos “Orchis”, que da nombre a uno de los géneros y a la propia familia Orchidaceae). Al llegar la primavera, emiten sus vistosos tallos florales. Las especies del género Ophrys son conocidas como “abejeras”, debido a que sus flores imitan el aspecto de las hembras de diversas especies de abejas solitarias, incluso emiten una copia de las feromonas sexuales con las que las hembras atraen a los machos, de forma que éstos acuden a las flores, no para libar néctar, sino con la esperanza de aparearse y transmitir sus genes. Al intentar hacerlo, los polinios de la flor quedan pegados al cuerpo de la abeja y salen volando, algo aturdidos y frustrados. Sin embargo, inagotables testarudos, vuelven a caer en el engaño de otra de estas pérfidas flores, y dejan su carga de polen en el estigma, completando la polinización de las orquídeas.

Las mencionadas características: exotismo, sofisticada belleza sensual, bulbos en forma de testículo, perversa y engañosa atracción sexual, llevaron al Arzobispo de Ávila, en 1941, a prohibir el empleo de orquídeas para las ofrendas florales en honor de la Santísima Virgen.

Una de las especies más bellas del género Ophrys es la O. tenthredinifera (en la foto), que florece a comienzos de primavera en los prados, pastizales y claros de bosques, sobre suelo calizo, en diversas zonas de la Península Ibérica. Sus irresistibles colores, formas y aromas invitan a los machos de las abejas solitarias del género Eucera a aparearse con la “falsa hembra” de la que se disfraza la flor.

Hablando de exotismo y atracción, en 1966, los tejanos The Exotics publicaron el tema “Come with me”, que fue versionado, en 1982, por nuestros queridos, asiduos y recurrentes Chesterfield Kings.
Mucha salud, feliz jueves y disfrutad de las canciones!!!:

1) The Exotics (Dallas (Texas), 1966).

2) The Chesterfield Kings (Rochester (New York), 1982).

Anteriores entradas de esta sección: