martes, noviembre 30, 2021

DE LA QUIJADA DE ASNO AL VIBRASLAP


De mis años del B. U. P. (1979-1980), recuerdo con cariño a un compañero de clase de nuestra pandilla (al que llamaré con las siglas “A. A.”), con el que solía jugar al futbol, excelente persona, buen estudiante, gran deportista, moreno, alto y delgado. Únicamente tenía un defecto, era un poco “hortera” en cuanto a la ropa y los gustos musicales. Le gustaba calzar mocasines negros con hebilla dorada, cinturón a juego para abrocharse unos pantalones de pinzas blancos, del mismo color que los calcetines.

En cuanto a los gustos musicales, tenía debilidad por el “Disco Funk” (Jackson Five; Earth, Wind and Fire; Kool and the Gang; Imagination, etc.), o sea algo totalmente inaceptable para unos modernitos como nosotros que empezábamos a interesarnos por grupos más rockeros, punkies y alternativos, de la incipiente “Movida Madrileña”.

Tampoco es que nosotros fuésemos unos jovenzuelos intrépidos ni revolucionarios, pero nos llamaba la atención la mentalidad tradicional y conservadora de A. A., para un chico de su edad. Es cierto que, de joven, uno tiende a ser más radical, revolucionario, rebelde e intolerante. Con los años nos vamos apaciguando y acomodando, por lo ahora, con la perspectiva de los años unos se da cuenta de que los gustos musicales no tienen por qué ser una bandera inmutable, a la que jurar eterna fidelidad, sino que se puede disfrutar de las diferentes músicas dependiendo de cada momento.

Por ejemplo y aunque pueda parecer lo contrario, hace pocos días “salí de mi zona de confort musical” y me sorprendí a mi mismo degustando un tema de The Manhattans, que comienza con un instrumento de percusión que me parece muy interesante y curioso, se trata del “Vibraslap”, su sonido y funcionamiento son difíciles de describir por lo que al final he puesto un enlace a un excelente vídeo en el que lo explica perfectamente. En él se dice que este instrumento procede de otro mucho más antiguo, la “Quijada” (puede ser de caballo o de asno), del que también he puesto otro vídeo muy ilustrativo de los sorprendentes sonidos que pueden sacarse de este hueso que, según la Biblia, fue la primera arma de la Historia, con la que Caín asesinó a Abel.

Es curioso cómo, partiendo de un instrumento tan antiguo, hemos llegado hasta una música tan sofisticada, cuyas raíces provienen de los ritmos tribales africanos.

Resuenan en el sombrero: 1º) Quijada de asno, 2º) Vibraslap. 3º) The Manhattans (New York, 1981).

domingo, noviembre 28, 2021

LOS REYES DEL BONY


El recuerdo más dulce y uno de los primeros que guardo de la infancia, es merendar un “Bony”, un genial invento consistente en un bizcocho relleno de crema, con una lengua de mermelada de fresa en su parte superior, todo ello recubierto de chocolate, que degustaba sentado en mi habitación, durante una cálida tarde de verano, mientras por la ventana abierta que daba a un patio interior de un bloque de viviendas, en el madrileño barrio de Argüelles, entraba la empalagosa voz de Karina, en la radio, cantando las “Flechas del Amor”.

Aquella temprana inmersión en esa melosa confitura tan “pop” y “tardo-ye-yé”, repleta de vivos colores pastel, quizás explique el hecho de que, años más tarde, tras atravesar una oscura etapa siniestra “afterpunk”, a principios de los 80, llegado el año 86, muchos jóvenes de todo el mundo, casi de forma simultánea, quedamos hipnotizados por unos ritmos, sonidos y ecos procedentes de los años 60, traídos por una serie de grupos, en su mayoría estadounidenses, que nos descubrieron bandas como The Sonics o The Kingsmen.

Ah,,, Pero en los 60 hubo quién hizo esta música??? Dónde había estado escondida todos estos años???”. Nos preguntamos muchos.

Para unos críos que habían mamado una versión edulcorada de la música de los 60, mutilada y censurada por la dictadura franquista, aquel primitivo “Sixties Punk” fue un auténtico descubrimiento y el poderoso riff del “Louie Louie” nos golpeó en lo más profundo de las tripas y nos abrió los ojos y los oídos.

El nexo de unión perfecto entre el punk más oscuro y el garage sesentero fue una banda tan emblemática como los neoyorquinos The Fuzztones. Poco después fuimos descubriendo todo un aluvión de bandas que salían como setas alucinógenas por todas partes: The Lyres, Chesterfield Kings, Yard Trauma, The Miracle Workers, The Tell-Tale Hearts, The Vipers y Plasticland (en Estados Unidos), The Dukes of Stratosphear y The Dentists (en Inglaterra), The Nomads y The Creeps (en Suecia), , Chocolate Factory (en Alemania), The Vietnam Veterans (en Francia), Sick Rose (en Italia), The Last Drive (en Grecia), The Stems (en Australia), y en España tenemos a Sex Museum (en Madrid) y Los Negativos (en Barcelona).

Constituyeron las denominadas ”Hordas Violeta” que, armadas con viejas guitarras, vetustos órganos, anticuados amplificadores de válvulas y baterías con tambores de piel sintética y baquetas de palo, se enfrentaron a un mundo postmoderno dominado por los sintetizadores, las hombreras y las cajas de ritmos.

Algunos grupos tenían un sonido realmente crudo, acid-rock, con un garage más genuino, mientras que otros tiraban más hacia un pop psicodélico más sofisticado, como era el caso de los mencionados Negativos, formados en 1984, en el barrio barcelonés de El Carmel, por Carles Estrada (bajo y voz), Roberto Grima (guitarra), Valentín Morato (batería) y Alfredo Calonge (guitarra y teclados, tristemente desaparecido el 14 de mayo de 2014), también amantes de los bollitos “Bony”, a los que se aficionaron tras ver el anuncio “Bony Sicohiélico” con música de Los Jemax, acuñando el grito de guerra “Bony es Dios y Los Negativos sus profetas en la Tierra”.

Indiscutiblemente, la esencia del “Bony”, desde su envoltorio, con su diseño de vivos colores y círculos concéntricos, hasta su corazón de mermelada, encajaba muy bien en la estética pop de raigambre “mod”, de la que muchos de los nuevos “garageros” provenían.

En 1986, Los Negativos publicaron un gran álbum “Picnic Caleidoscópico”, del que ya había salido un adelanto “Viaje al Norte”, en el volumen IV del recopilatorio “Battle of the Garages”, junto con sus amigos Sex Museum, en representación de las bandas españolas.

La relación amistosa de ambas bandas parte desde sus inicios. Tuve la enorme suerte de asistir al debut en directo de ambos grupos, en aquel legendario concierto del Chaminade, el 17 de enero de 1986 (ver foto del cartel).

El grupo barcelonés incluso tuvo su momento en el famoso programa de televisión española “La Bola de Cristal”.

Los Negativos fueron considerados una “rara avis” dentro del panorama musical español de aquella época, pero yo los relacioné en seguida con el movimiento que habían iniciado, en los primeros 80, bandas norteamericanas como Plasticland y Chesterfield Kings, sin restarles por ello un ápice de talento y originalidad, porque un temazo como es “Graduado en Underground”, tiene un ritmo y un piano muy similares al “At he Hustler” (una versión de un tema original de The Sonics que publicaron Chesterfield Kings, en 1982). Tampoco es casual, dada la temática y el protagonista de la canción, que Greg Prevost sea una auténtica enciclopedia ambulante de la música americana desde el “Blues” hasta la “Psicodelia”.

Ayer sábado 27 de noviembre de 2021, en el mítico bar “La Vía Láctea” del madrileño barrio de Malasaña, se presentan los libros “Bony es Dios. La Historia de Los Negativos” (Alex Oro) y “Efecto Estroboscópico” (Carles Estrada, cantante de Los Negativos) ¡Una lástima no haber podido asistir a tan histórico evento! Espero que acudiese algún representante de The Rescuers.

En 2009, la banda barcelonesa se reunió para grabar su álbum “Dandies entre Basura” y en 2015 grabaron el disco que más ahonda en los inicios e historia del grupo, “Duplexin”.

En esta ocasión las canciones que resuenan en el sombrero están en los numerosos enlaces que he ido poniendo a lo largo de este breve pero sentido homenaje a una de las mejores bandas de rock y pop que ha habido en nuestro país.

viernes, noviembre 26, 2021

PITO NEGRO


Un grupo de aves que siempre me ha fascinado es el de los llamados “Pájaros carpinteros”. Desde la más tierna infancia, alucinaba viendo los dibujos animados del “Pájaro Loco”, recuerdo que imitaba a la perfección su frenético canto.

Muchas especies de esta familia (Picidae) lucen un vistoso plumaje de contrastados y vivos colores, en ocasiones con plumas en la cabeza a modo de cresta o tupé. Unos “peinados” que parecen haber servido de inspiración a “tribus urbanas” como rockers y punks (ver foto inferior derecha).

Años más tarde, cuando me aficioné a la ornitología y recorría los bosques de la Sierra de Cameros (La Rioja), disfrutaba observando las evoluciones del Pico Picapinos (Dendrocopos major) y del Pito Real (Picus viridis) sobre los troncos y las ramas de los árboles, así como su poderoso vuelo ondulado. Es impresionante cómo son capaces de encontrar (por el sonido) y extraer a picotazos e introduciendo su larguísima y pegajosa lengua, las larvas de insectos xilófagos de las que se alimentan.

Recuerdo que en el “Libro de las Aves de España” admiraba boquiabierto las ilustraciones del Pito Negro (Dryocopus martius): ¡“Alaaa 45 centímetros, es tan grande como una Corneja”! Lástima que sólo habite en los Pirineos y la Cordillera Cantábrica, quién lo pudiera ver por aquí”!

Recientemente, me he enterado que este gran Pícido está en expansión en España. A partir del 2011, las antaño disjuntas áreas de distribución de la Cordillera Cantábrica y los Pirineos se unieron a través de los Montes Vascos (Montes Obarenes, Sierra de Cantabria y Macizo de Gorbeia), tal y como se aprecia en el mapa incluido en un trabajo que publicó José María Fernández-García, en 2013.

También está presente en la turolense Sierra de Gúdar, como atestigua la foto (cortesía de Armand Paz Rico) del característico orificio ovalado, excavado en el tronco de un Pino negro (Pinus uncinata) seco, hace pocos días (noviembre de 2021).

Como vemos, ya tenemos a esta gran ave forestal muy cerca de las sierras y montes riojanos, cualquier día de estos, algún afortunado lo avistará y tendremos que celebrarlo brindando con un buen Rioja, claro.
Resuena en el sombrero: “Woodpecker”.- The Handsome Family (Alburquerque (New Mexico), 2013).

domingo, noviembre 14, 2021

COP 26 ¿DE VERDAD CREEMOS QUE ES POSIBLE EL CONSENSO?


Hace quince días, en el programa que Isabel Coixet tiene en Radio 3, “Alguien debería prohibir los domingos por la tarde”, nos contó el texto que el Doctor en Ciencias Biológicas por la Universidad Complutense de Madrid, Fernando Valladares publicó en la web “The Conversation”, en relación al cambio climático, del que destaco las ideas siguientes:

Para no superar un incremento de 1,5º C respecto a la Era preindustrial debemos reorganizar y limitar la economía, transformando completamente la energía y el transporte de mercancías y personas; reducir la agricultura y la ganadería convencionales; reorganizar las ciudades mediante la gestión del tráfico y los residuos, así como el aislamiento de las viviendas.

El término “desarrollo sostenible” es contradictorio en sí mismo y una panacea inalcanzable, por lo que ya se está empezando a hablar de “decrecimiento programado”, una palabra que aterroriza a mucha gente, pero que siempre es preferible a una “recesión sobrevenida”.

No basta con electrificar todo el transporte y las ciudades, sino que habría que limitar y reorganizar sectores tan importantes como: la agricultura convencional, la aviación, la gestión de los residuos, las industrias del acero y el cemento, y sobre todo reducir el consumo. Para lo cual son necesarias profundas reconversiones, así como mucha información y diálogo social.

Hasta aquí, el resumen del texto de Fernando Valladares, a partir del cual expongo mis propias reflexiones.

Tal y como se está desarrollando la COP 26Cumbre Mundial del Clima”, en Glasgow, lamento ser pesimista, porque, conociendo la Historia y el ego ¿De verdad creemos que vamos a poner patas arriba la economía y acometer una revolución mundial sin precedentes por métodos pacíficos, mediante el diálogo y el consenso?

Mucho me temo que unos cambios tan drásticos que, además, implican el acceso y control de recursos naturales tan valiosos como el agua, los minerales y la energía, no van a ser posibles hasta que lleguemos a situaciones límite que nos conduzcan al uso de la fuerza y la violencia ¡Ojalá me equivoque!

Resuenan en el sombrero: “Planet Earth 1988” y“Poison Heart” .- The Ramones (New York, 1988).

miércoles, noviembre 10, 2021

GÉNERO, EDAD Y TALENTO


Al conocerse la noticia de que Carmen Mola, ganadora del último Premio Planeta, no es una mujer sino tres hombres, una editorial especializada en obras de escritoras se pronunció diciendo: “Nosotros no hemos publicado nada de ella, porque ya sospechábamos que, en realidad, no se trataba de una mujer”.

¿Realmente puede saberse si una obra ha sido escrita por un hombre o una mujer? ¿A quién le importa el sexo de un autor o de cualquier otro artista? Y la edad?

A raíz de esta noticia, también se ha sabido que el escritor Sergi Puertas, de 50 años de edad (foto izda,), se hizo pasar por una chica de 25 años (Lidia) para que una editorial le publicase su primera novela “Estabulario”. Un crítico literario analizó este asunto en un programa de televisión y dijo que, en estos momentos, en el “mercado literario” hay una gran demanda de escritoras, sobre todo jóvenes de estilo fresco, rebelde, intrépido e impactante.

Me parece triste, cruel y propio de una sociedad decadente, hipócrita y enferma que, en un mundo dominado por hombres que peinan canas, se busque juventud, frescura y femineidad únicamente para el “entretenimiento” y “asuntos menores” como el arte, la cultura y el ocio.
Por supuesto que estos “asuntos” no tienen nada de “menores”. Sabremos que habrá verdadera igualdad cuando a nadie le importe el sexo ni la edad del artista, sino que únicamente se valore la belleza, el talento y la innovación que demuestra en su obra.

En la foto de la derecha: Retrato de Mary Shelley (autora de la novela “Frankenstein”.

Resuena en el sombrero: “Donde habitan mis canciones”.- Fran Aguilar (Sevilla, 2021). Es un hombre de unos 50 años, pero… Juzgar vosotros mismos.

martes, noviembre 09, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LXIV)


El reloj de arena es el sistema más clásico de medir el paso del tiempo. La arena se forma por el lento y progresivo desmenuzamiento de rocas tan duras y sólidas como el granito, por acción del hielo, la lluvia, el viento y los embates del mar.

En las costas de Galicia, se alternan los roquedos de granito y las playas arenosas, a menudo recorridas, en otoño e invierno, por una bella ave limícola de abigarrado plumaje conocida como Píllara riscada (gallego), Vuelvepiedras (castellano), Turnstone (inglés) o Arenaria interpres (latín). Así llamada porque, con su fuerte pico, es capaz de voltear piedras y algas, en busca de los pequeños crustáceos que se ocultan bajo ellas y que le sirven de alimento. En la fotografía (cortesía de Ted Keyer, 01/01/2020) se puede apreciar el contrastado diseño de su librea invernal.

Curiosamente, hay una planta, también amante de los fríos climas norteños y de los ácidos suelos arenosos y rocosos, que comparte el nombre en latín de “Arenaria”. Perteneciente a la familia del clavel (Caryophyllaceae), es mucho más humilde y modesta, floreciendo en primavera con sencillas corolas de cinco pétalos blancos. Siendo Arenaria montana la especie más frecuente en los montes del Norte de la Península Ibérica, que considero mi casa y a los que, irremediablemente, vuelvo una y otra vez.

Hablando de rocas, arena, tiempo, voltear, volver al hogar y a las raíces, tengo que recordar al gran Merle Haggard, leyenda del country que nació y murió en California, el día 6 de abril (1937 – 2016), que publicó en 1968 la canción “Sing me back home”, la cual fue versionada por Keith Richards, en 1977 e incluida en el álbum “Let´s Go Get Stoned” (1994) de mis queridos Chesterfield Kings (Rochester, New York) que, como suelo decir a menudo, muchas veces son más “stonianos” que los propios “Rolling Stones”.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Merle Haggard (California, 1966).

2) Keith Richards (UK, 1977).

3) Chesterfield Kings (Rochester (New York), 1994).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, noviembre 08, 2021

ESTOFADO DE ARCOIRIS


Una de mis cenas favoritas es pechuga de pollo con alcachofas al limón, a primera vista puede parecer un plato vulgar y aburrido, sin embargo esta noche las he preparado de una forma distinta y el resultado me ha sorprendido tanto que no me he podido resistir a escribir la receta:

Se corta un diente de ajo en láminas y una pechuga de pollo en dados medianos, mientras se pone a calentar la sartén con un chorro de aceite de oliva, en la que se echa el ajo, la pechuga y una hoja de laurel
.
Mientras se fríen se pela una alcachofa, con el rabo incluido, y se corta en cuatro cuartos y el rabo por la mitad, a lo largo, que se añaden a la sartén.

Luego se cortan un par de baby zanahorias por la mitad, también a lo largo y se colocan en los huecos que queden en la sartén.

Y ahora es cuando viene lo bueno, se añade por este orden: un par de pellizcos de sal, una pizca de azúcar, el zumo de medio limón, una cucharada de miel y un buen chorro de bourbon o whisky.

Se remueve todo con una cuchara de palo hasta que se reduce la salsa y los trozos de pechuga adquieren un color tostado claro.

Es sorprendente como el whisky realza el sabor de la alcachofa y el pollo, al degustar el plato las fosas nasales quedan totalmente despejadas, se respira mejor y uno se siente muy relajado, además la cocina queda perfumada con un agradable aroma que recuerda al regaliz.

Por lo que le va muy bien acompañarlo con una buena cerveza tostada o negra Comprobado, definitivamente, el whisky vale para todo.

Me temo que después de esta entrada voy a ser expulsado de La Rioja y llevado hasta la costa cantábrica donde seré embarcado rumbo a Irlanda, Escocia o Virginia.

Resuena en el sombrero: “Rainbow Stew”.- Una canción de Merle Haggard en la magnífica versión que hizo Jason Ringenberg en su LP “Empire Builders” (Sheffield (Illinois), 2004):

Cuando encuentren la manera de quemar agua, y los coches de gasolina hayan desaparecido, cuando los aviones vuelen sin ningún combustible, y la luz del sol caliente nuestro hogar. Uno de estos días cuando el aire se limpie, y el sol brille a su través, todos estaremos bebiendo esas burbujas libres y comiendo ese estofado de arcoiris”.

jueves, octubre 21, 2021

NO COJAS LAS ACEROLLAS


El problema de utilizar nombres vulgares para referirse a especies de flora y fauna es que, a veces, surgen equívocos o confusiones y no se sabe bien de lo que estamos hablando. Un buen ejemplo de ello es una especie de árbol caducifolio autóctono de la familia de las Rosáceas: Sorbus domestica, que es conocido como: Serbal común, Pomar; Azarollo, Sorbo, Sorbeira, Zurbal, la Silba, Jerbo o Jerbal. Por lo que a veces es confundido con otro arbolillo de la misma familia, pero de distinto género Crataegus azarolus, conocido como Acerolo, cuyos frutos tienen una apariencia y sabor muy parecidos.

Pese a su nombre específico “domestica”, se trata de una especie silvestre autóctona en la Península Ibérica, propia de los encinares, quejigares y pinares submediterráneos, siendo sus semillas dispersadas principalmente por mamíferos silvestres (zorros, tejones, ginetas, garduñas, y jabalíes). Si bien, el ser humano, tradicionalmente, ha gustado de plantarlo en huertos y ribazos, debido a su dureza, rusticidad, frugalidad y utilidad, ya que su madera es de excelente calidad, produce flores melíferas y frutos comestibles. En la antigüedad, era una de las pocas frutas a las que tenían acceso los pobladores de las zonas más frías y secas de lo que actualmente conocemos como la “España vaciada”.

En La Rioja se le conoce como “Pomar”, era frecuente verlo en los ribazos de las viñas, si bien, debido a que es susceptible de sufrir la enfermedad del “Fuego bacteriano” (Erwinia amylovora), de nefastas consecuencias para los frutales de pepita, especialmente el peral, cada vez resulta más raro y escaso. Sus frutos, las “pomas”, aún pueden verse, a comienzos del otoño, en algunas fruterías tradicionales de barrio, sobre todo en pueblos y ciudades de la zona de Burgos-Rioja-Navarra-Aragón.

Se trata de un árbol muy duro, resistente, bello, útil e interesante, cuya plantación y conservación debería promocionarse mucho más, en gran parte de nuestro país. Curiosamente, nuestros vecinos franceses disponen de “material selecto”, mejorado para la producción de madera de calidad. Ciertamente, su madera es similar a la del Cerezo (Prunus avium), incluso de mejor calidad, aunque requiere de turnos de corta de mayor duración (80 a 100 años).

De manera natural, su porte tiene tendencia a la dominancia apical, fuste recto y escasa ramificación, por lo que apenas precisa de poda y ésta es muy sencilla. Es un árbol muy adaptable a todo tipo de suelos (ácidos, calizos, secos en verano, encharcados en invierno, arcillosos, arenosos o pedregosos). Soporta el frío en invierno y el calor en verano.

Resuena en el sombrero: “No cojas las acerollas”.- José Antonio Labordeta (Zaragoza, 1975). Casualmente, el añorado cantauror maño falleció el 19 de septiembre de 2010, en plena época de recolección de pomas o acerollas.

domingo, octubre 10, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LXIII)


Durante el revival ochentero del “sixties punk no sólo se reciclaron las canciones sino también los nombres de algunas bandas, tal es el caso de una de las más conocidas y queridas de la época como son The Cynics, grupo formado en Pittsburgh (Pensilvania) a mediados de los 80, que tomaron prestado el nombre a una banda tejana de 1966 (en la foto), cuando compusieron el tema “I´ll go”, que en 1987 fue versionada por otros imprescindibles del género como son los no menos queridos Chesterfield Kings (Rochester, New York).

La canción trata de esa noble e indestructible voluntariedad ligada al verdadero amor, porque no hay mayor prueba de amor que estar ahí cuando se necesita y hacer cosas reales, útiles y prácticas para ayudar a la persona amada.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Cynics (Fort Worth (Texas), 1966).

2) Chesterfield Kings (Rochester (New York), 1987).

Anteriores entradas de esta sección:


martes, octubre 05, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LXII)


Una de las canciones consideradas como una de las mejores del “Garage” es “I Never Loved Her”, compuesta en 1965 por los californianos Starfires y que llegó a mis oídos gracias a los suecos Wylde Mammoths, quienes la interpretaron en 1985, exacerbando su tono melancólico, mientras que, 20 años después de los “Mamuts suecos” y 40 años más tarde que la versión original, los valencianos Wau y los Arrrghs, la cantaron en castellano, con el título “Nunca la quise”, resaltando su tono más ácido e histriónico.

La versión original del tema incluye un ejemplo muy claro del magistral empleo de un instrumento esencial en el “Garage” como es la pandereta. Os reto a que tratéis de acertar el momento exacto en que va a caer el siguiente “panderetazo”… Dificil!!! Eeeee???

La foto no tiene nada que ver, se trata de Steve Nicks, la cantante de los “Fleetwood Mac”, que nunca fueron santos de mi devoción, pero, con ese sombrero de copa y esa pandereta, tenía que ponerla.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Starfires (L. A. (California), 1965).

2) Wylde Mammoths (Suecia, 1985).

3) Wau y los Arrrghs (Valencia (España), 2005).

Anteriores entradas de esta sección:


lunes, septiembre 20, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LXI)


La “Canción de Septiembre” (September Song) es uno de esos clásicos o “standards” imperecederos, un auténtico himno del espíritu romántico, compuesta por Kurt Weill a principios del siglo XX, e interpretada por primera vez por Walter Huston, en 1938, formó parte de la banda sonora de la película “September Affair” (1950), tras lo cual ha sido versionada por innumerables artistas, de los que únicamente voy a citar al gran Frank Sinatra (1946) y al culpable de que llegase por primera vez a mis oídos que no fue otro que mi querido Ian McCulloch (Echo & the Bunnymen), quien la cantó en 1984, dándole un aire más decimonónico y “Lordbyroniano” que nunca.

La canción, aunque ciertamente romántica y melancólica, trata sobre el pragmatismo y el realismo de un hombre maduro, que ya no tiene tiempo que perder en los rituales del cortejo y el “juego de la espera”, haciendo una genial metáfora con la estación otoñal, el final de un ciclo y esa atormentada idea o sensación de que con cada día que pasa estamos más cerca de la muerte.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Walter Huston (California, 1938).

2) Frank Sinatra (New York, 1946).

3) Ian MacCulloch (Liverpool, 1984).

Anteriores entradas de esta sección:


martes, julio 27, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LX)



El 17 de julio de 2021 se ha publicado un álbum de tributo a Roky Erickson, fundador en los años 60 del grupo de rock psicodélico “13th Floor Elevators”, hasta que las drogas y la demencia lo llevaron a un psiquiátrico por orden judicial y falleció el 31 de mayo de 2019, a los 71 años de edad, en Austin (Texas).

Una de las canciones con las que The Rescuers solíamos cerrar los conciertos, a finales de los 80, es el clásico “You´re gonna miss me”, que compuso Roky, en 1966 y cuya versión, en este disco de tributo, ha corrido a cargo de la gran Lucinda Williams. Curiosamente, el álbum se titula “May the Circle Remain Unbroken” y ciertamente en muchos aspectos, especialmente para mí, supone la conexión entre la rebeldía “hippy” y la tradición “country” o “folk”.

Aunque la versión más salvaje que se ha hecho nunca fue la de los californianos “Lazy Cowgirls” (1989). Por no hablar de la que hicieron los australianos Radio Birdman, también en los 80.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The 13th Floor Elevators (Texas, 1966).

2) Lazy Cowgirls (L. A., California, 1989).

3) Lucinda Williams (California, 2021).

Anteriores entradas de esta sección:

I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXI, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, XXXII, XXXIII, XXXIV, XXXV, XXXVI, XXXVII, XXXVIII, XXXIX, XL, XLI, XLII, XLIII, XLIV, XLV, XLVI, XLVII, XLVIII, XLIX , L, LI , LII, LIII, LIV, LV, LVI, LVII, LVIII y LIX.

domingo, junio 27, 2021

LAGARTOS LEGENDARIOS





Cuenta D. Domingo Hernández Zabala desde Santiago de Chile y en su libro sobre la Ermita de la Virgen de Lomos de Orios que el tío Lino Manriquez Pérez, un pastor trashumante vecino del cercano pueblo soriano de La Póveda, en junio de 1.822, descubrió a un lagarto (gardacho) que estaba comiendo los restos de su caldero de sopas de leche, en el aprisco de Los Reoyos, y que desde entonces le puso el nombre de "Zagalito" y se dedicó a alimentarle con más sopas de leche, con lo que creció mucho y muy deprisa.

Dos años más tarde, en 1.824, el trashumante volvió a la misma majada y, el 15 de julio, víspera de Nuestra Señora del Carmen, al ver asustadas a sus cabras creyó que las acosaba el lobo, qu en aquel entonces abundaba por allí. Se trataba del lagarto "Zagalito" que medía ya más de 1,20 metros, corrió asustado hacia la ermita pidiendo la protección de la Virgen, perseguido por el lagarto. Tras entrar en la ermita Lino, la puerta se cerró de golpe, milagrosamente, partiendo al lagarto en dos.

Una rústica escultura de un lagarto, hecha con dos cuernos de vaca (3ª foto), colocada a la puerta de la ermita, conmemora la famosa leyenda.

Antes de ayer, en una visita a la Ermita de Lomos de Orios (Villoslada de Cameros, La Rioja), casualmente vimos dos ejemplares de Lagarto verde (Lacerta viridis), un macho adulto, luciendo tonos azulados en su cabeza (1ª foto), y otro macho más joven (2ª foto), junto a unos pedruscos que salpican los verdes prados cercanos a la ermita, junto a vetustos fresnos y abedules.

Resuena en el sombrero: "Spanish Caravan.- The Doors; (L. A. (California), 1968). Dudo mucho que "King Lizzard, el gran Jim Morrison y sus chicos pensasen en la ganadería trashumante y en los lagartos, cuando compusieron este gran tema.

lunes, mayo 24, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LIX)



Una de las nefastas manías que tiene mucha gente, en nuestra sociedad actual, es la de querer llegar al límite de todo, comprobar hasta dónde va a resistir, forzar las cosas hasta el máximo posible, dar media vuelta más de tuerca, tensar la cuerda confiando en que aguantará sin romperse, pero claro, muchas cuerdas terminan por cascar.

Dejar un mínimo de holgura, un pequeño margen de seguridad, se considera un síntoma de debilidad y cobardía. Vivimos en un mundo cada vez más acelerado, en el que nos fuerzan a ir cada vez más deprisa, a tomar más riesgos, a vivir constantemente en el filo de la hoja del cuchillo.

Ya, en 1966, los californianos The Seeds se quejaban de que “You´re pushing too hard on me… Pushin´ too hard”, un clásico del garaje psicodélico que recientemente ha versionado un gran cantautor paisano suyo llamado Nick Waterhouse.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) The Seeds (California, 1966).

2) Nick Waterhouse (California, 2021).

Anteriores entradas de esta sección:


viernes, abril 30, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LVIII)



Verano de 1984, cuando gran parte de la juventud occidental continuamos vestidos de negro, encendemos la tele y vemos a un joven Bruce Springsteen en todo su esplendor, contoneándose sobre el escenario con cara sonriente, vestido con una sencilla camisa blanca y vaqueros ajustados, ilusionando a medio mundo cuando, de repente, se agachó, dejó el micro y estiró su musculoso brazo invitando a una chica del público para subir al escenario a bailar con él. Aquel inocente y sencillo gesto fue como un oasis de humildad, generosidad y luminosa normalidad, en medio de un oscuro mundo, repleto de sofisticación y estrambótica modernidad afterpunk y neopsicodélica. La canción tenía el significativo y emblemático título de “Dancing in the Dark”.

Esta mañana, el Telediario me ha sorprendido con la noticia de que el músico colombiano Juanes acaba de sacar una versión en castellano de esta gran canción del Boss. También me ha llamado la atención su nueva imagen, con bigote, larga melena y ropa tardosesentera o de principios de los 70 (parece un híbrido entre Frank Zappa y Rudi Protrudi).

Ciertamente, la canción es muy oportuna y agridulcemente esperanzadora, en estos duros tiempos que vivimos.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Bruce Springsteen (Saint Paul (Minnesota), 1984).

2) Juanes (Colombia, 2021).

Anteriores entradas de esta sección:
I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI, XVII, XVIII, XIX, XX, XXI, XXII, XXIII, XXIV, XXV, XXVI, XXVII, XXVIII, XXIX, XXX, XXXI, XXXII, XXXIII, XXXIV, XXXV, XXXVI, XXXVII, XXXVIII, XXXIX, XL, XLI, XLII, XLIII, XLIV, XLV, XLVI, XLVII, XLVIII, XLIX , L, LI , LII, LIII, LIV, LV, LVI y LVII.

jueves, marzo 25, 2021

VERSIONES DE UNA VIDA (LVII)



Alone Again Or” es una de las grandes canciones que publicó el grupo californiano Love, en 1967, compuesta por uno de los miembros de la banda, Bryan MacLean (el del bigotito que levanta el codo, en la 1ª foto).

Aunque Love fueron uno de los máximos exponentes de la música psicodélica del “flower power” más “hippy”, de finales de los 60, curiosamente, en las postrimerías de los 80, “Alone Again Or” disfrutó de una especial predilección entre algunos pioneros del Punk, que evolucionaron hacia un estilo más refinado y sofisticado, como fueron los ingleses The Damned, en 1986, y el español German Coppini, cuando, en 1989, versionó el tema en castellano, cambiando la letra y titulándolo “Mujer”. Algo sorprendente, teniendo en cuenta que, tan sólo siete años antes, un aguerrido Germán (2ª foto) cantaba sobre “Matar hippies en las Cíes”.

Mucha salud y disfrutadlas!:

1) Love (California, 1967, versión remasterizada en 2015).

2) The Damned (London, 1987).

3) Germán Coppini (tristemente fallecido el 24 de diciembre de 2013, Madrid, 1989).

Anteriores entradas de esta sección: