lunes, mayo 26, 2008

BANDERAS


A raíz del comentario de "Frikosal" en mi anterior entrada, en la que hablaba algo sobre los "Rockers" y "Rockabillys", así como después de leer la entrada del amigo el "Trenti" sobre simbología americana, he querido reflexionar sobre este tema de afiliarse a grupos y los símbolos que éstos conllevan, eso tan manido de "sentir los colores".

Siempre me ha llamado la atención que el movimiento "Rocker" haya adoptado como símbolo la bandera sureña, confederada o rebelde americana. Si bien es cierto que puede tener una explicación bastante lógica, también estoy seguro de que la inmensa mayoría de la gente a la que nos gusta el rock´n´roll clásico de los 50, no compartimos para nada muchos de los principios y estereotipos que suelen asociarse a dicha bandera, la cual suele tener ciertas connotaciones racistas, conservadoras y tradicionalistas del llamado "Viejo Sur".

Resulta bastante anacrónico y sorprendente que esta bandera confederada pueda verse todavía en los lugares más insospechados (y que no se mosquee mi amigo Jimmy & Bola 8 del estupendo blog "Carretera Sin Fin"), tal y como trata, con gran humor e ironía, el gran Jason Ringenberg (ex-Jason & the Scorchers), en una divertida canción titulada "Rebel Flag in Germany", incluida en su fabuloso LP de 2004, "Empire Builders".

Es el problema de los que utilizan símbolos preexistentes para asuntos distintos o más peculiares. Y volvemos a lo que comentaba en mis anteriores entradas, nunca he entendido por qué se le da tanta importancia a los símbolos. No hay que fijarse tanto en las apariencias, en las banderas, en los símbolos, ni en los ropajes externos.

Una de las instituciones con más amplia tradición en el uso de rituales y simbología es la Iglesia Católica, algo que resulta paradójico cuando los propios Evangelios hablan a menudo de que no hay que fijarse tanto en las apariencias externas y de que lo importante está en el espíritu, en las obras y en los hechos, tal y como expresa la famosa frase: "Por sus hechos los conoceréis"; o ese otro conocido consejo cristiano de que "hay que predicar con el ejemplo".

Resuena en el sombrero: "Rebel Flag in Germany".- Jason Ringenberg (Nashville (Tennessee), 2004).




Dedicado a las víctimas de las recientes tormentas y tornados que han asolado el centro y el sur de los Estados Unidos. Gracias a Dios mis suegros están bien, en el extremo N.E. del Estado de Iowa, donde apenas han sufrido las consecuencias de estas tremendas inclemencias meteorológicas.

5 comentarios:

Carmen dijo...

Las banderas me han parecido siempre símbolos simplones. No me he identificado nunca con ninguna. No siento amor por los colores, ni entiendo lo que sienten por las barras y las estrellas. Históricamente han sido tan peligrosas y, lo peor... lo siguen siendo... miedo es lo que me dan.

Mad Hatter dijo...

Cierto Carmen, parece mentira lo que puede hacer un trapo con dos o tres colores. Para mi son un símbolo más de que, por lo general, nos quedamos siempre en lo externo, en los ropajes y si son de nuestra "tribu" mejor, y si tapan o quedan por encima de los de la "tribu" rival del vecino, ya es la repera.
Yo me considero un pacífico ciudadano del mundo, aficionado a la "música cósmica".
¡Paz y amor queridos hermanos y hermanas!

el trenti dijo...

Lo de Paz y Amor te ha quedado un poco hippy pero, bueno, no está mal.

Mientras que no ofenda, que cada uno lleve la bandera que le de la gana. ¡Cómo si se la pone en la cabeza!

Mad Hatter dijo...

Je, je, me has pillao "Trenti", el toque hippy ha sido para contrarrestar los últimos tupés.

atikus dijo...

Siempre me gustaron las banderas, pero creo que es porque soy muy friky o porque me encanta el diseño gráfico...no sé...otra cosa es la simbología claro.

Como quieres a tu familia política, qué buen chico!!