miércoles, julio 22, 2009

Esa ciencia lunática del amor y del odio







Es bien sabido que una gran parte de los avances tecnológicos más importantes que se han producido a lo largo de la Historia, como por ejemplo los satélites artificiales y el "Sistema de Posicionamiento Global" (GPS) basado en ellos, tienen su origen en la consecución de objetivos militares, es decir, fueron inicialmente ideados por científicos del ejército y posteriormente se desarrollaron las aplicaciones civiles correspondientes. O, dicho de otra forma, surgieron inicialmente con el objetivo de vencer y destruir al enemigo, o sea que surgieron de la guerra y el odio.

El 20 de julio, con motivo del 40 aniversario de la llegada del hombre a la Luna, se ha comentado que gracias a la tecnología desarrollada para ese viaje espacial se idearon cosas tan útiles para la vida doméstica como los pañales que no mojan, el teflón o el velcro. Es curioso que, hasta 1969, a los científicos de todo el mundo les importase un pimiento que millones de bebés tuviesen el culito escocido debido a la humedad de los pañales, pero que cuando un señor astronauta americano se iba a pasar un montón de tiempo embutido en un traje espacial, no era de recibo que se mojara ni un centímetro cuadrado de su delicada piel de universitario.

Sin embargo, hablando de la influencia militar en los avances tecnológicos, también se ha comentado que en el momento que hubo que decidir cual de los astronautas que tripulaban el Apolo XI iba a ser el primero en pisar la superficie lunar, pesó bastante el hecho de que Armstrong fuese el único civil.

Por desgracia, también suele ser habitual que las Administraciones Públicas y las empresas no muevan un dedo para solucionar un problema, hasta que no sucede una desgracia. ¿No es mucha casualidad que siempre que se produce alguna víctima como consecuencia del funcionamiento anómalo de algún sistema, ya se tenían previstas una serie de medidas que, justamente, se iban a poner en práctica a los pocos meses del momento en el que se produjo el accidente?

En resumen, parece que la creatividad y la innovación tecnológica y legislativa avanzan empujadas principalmente por el odio y el miedo (a golpe de telediario y alarma social, como se dice ahora) y casi nunca nos mueve el amor y el respeto a nuestros semejantes, al resto de los seres vivos o al planeta.

En aquella época en la que se pisó la luna por primera vez, a finales de los 60, eran muchos los jóvenes que le cantaban al amor y a la libertad y pretendían con ello cambiar el mundo. Entre ellos se encontraba un grupo de cuatro muchachos británicos de Liverpool, estoy hablando de los Beatles, claro está. Y en esa misma ciudad inglesa, a principios de los 80, surgió otro grupo con otros cuatro muchachos que se hacen llamar "el Eco y los hombres conejito (Echo & the Bunnymen)" que, en 1984, le cantaron a los enigmáticos poderes de una luna asesina: "The killing moon, will come too soon. Fate, up against your will…" ("La luna asesina, vendrá demasiado pronto. El destino va en contra de tu voluntad…"):



Resuena en el sombrero: "The Killing Moon".- Echo & the Bunnymen (Liverpool (UK), 1984).

El viaje espacial del Apolo XI influyó también incluso en la moda de la época, como puede comprobarse en las imágenes que ilustran esta entrada (de arriba abajo):

Traje espacial del Apollo, modelo A7L.

Jane Fonda en el papel de "Barbarella" (1968), vestida con un traje espacial diseñado por Jaques Fonteray y Paco Rabanne.

Modelos con ropa diseñada por André Courrèges.

Portada de la revista "TIME" del 1 de diciembre de 1967, con el diseñador Rudi Gernreich.

Chubasquero diseñado por Pierre Cardin en 1970.

6 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Hombre Barbarello, como está notándose la influencia de la luna, y de tu musa en tus gustos por la moda y la ilustración.

Qué bien.

Besos y abrazos

Lula Fortune dijo...

Es evidente que los mundos de yupi son una pura ficción y por desgracia, la mayoría de los avances( no todos, por supuesto) de nuestro mundo traen detrás un historial nada digno. Incluso esta Red que ahora nos acerca. Besitos prehistóricos.
Por cierto, te veo muy puesto en moda jejejejejeje.

Mad Hatter dijo...

Ja, ja! "Futuro Barbarello" suena muy bien ¿Verdad?

Sí, Lula, yo también soy más del estilo "caveman" que "tecno-futurista". Te voy a regalar uno de esos coleteros de hueso como los que llevaban las "Pandoras". Get primitive!!!

¡Ay madre! Que está ardiendo media España y mientras el equipo femenino de natación sincronizada gana la medalla de oro a ritmo de los "Led Zeppelin" ¡Qué tiempos!

atikus dijo...

Desde luego el mundo bélico ha aportado multitud de cacharritos a la vida civil entre otros el mismo internet, y es que de algún modo todo influye lo malo es que sea de forma indirecta, que no se investigu por amor ;(

Las modas galacticas estan de moda ahor también mir florentino jeje!!

Pues recuerdo de peque que tenía youn trajeespecial impresionante ceo que cazaba moscas con mi escopeta antimarcianos, ..porsupuest con mi bndera yanqui y todo!!

Que grandes los Echo...tocaon no hace mucho por los Madriles.

Buenono me quero liar mucho, pero también le dedique un post a la luna, cro que se lo merece ;)

saludos

Mad Hatter dijo...

Muy bien, Dr. Amor Galactiko Atikus.
Besos con eco en las paredes de la pecera-escafandra.

WODEHOUSE dijo...

Barbarella esta fantastica, es total. y toda seria...ni una mueca, que estoicismo posando.

El impermeable es algo digno de elogio, si tiene hasta "Guifi" en el redondel, madre mia. yo me quiero comprar uno. Tuve uno parecido en verde, algo tremendo cuando tenia 15 o 16 años...creo que aun lo tengo por ahi...