jueves, julio 02, 2009

UROGALLOS LOCOS


El Urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) de la foto no es un ejemplar domesticado criado en cautividad, ni enfermo, sino que se trata de un animal salvaje y sano que desde el año 2007 se ha estado paseando por diversos municipios de León y Asturias.

A mediados de mayo de 2008, unos guardas de Castilla y León lo encontraron en una carretera, lo capturaron, le pusieron un transmisor y lo llevaron al pinar de Lillo, en León.

A finales de ese mismo mes de mayo apareció en la aldea de Tarna, en el concejo asturiano de Caso, en el Parque Natural de Redes.

No se deja tocar, pero sí deja que te acerques. Duerme en un árbol o en los tejados, se sube a su posadero para mirar el pueblo y se las apaña muy bien para comer hierbas y frutas en los huertos o campos cercanos. Es como si fuera una paloma de la ciudad. Sin llegar a atacar ni ser peligroso, se exhibió y retó a los que se acercaban, y los vecinos lo llamaron "Mansín" por lo bien que se porta.

Lo sorprendente del caso es que el Urogallo es una especie sumamente escasa, declarada en peligro de extinción en España, que en las últimas décadas ha sufrido un notable descenso en sus poblaciones, especialmente la subespecie cantábrica, la cual fue censada en los años 1981-82, a raíz de que se vedase su caza, contándose un total de 576-589 machos adultos en sus cantaderos, durante la época de celo, distribuidos de la forma siguiente: 18 en Lugo, 13-27 en Cantabria, 274 en Castilla y León (casi todos en la provincia de León y unos pocos en Palencia) y 270 en Asturias. Mientras que en el año 1998 se censaron 250 machos (7 en Cantabria, 104-120 en León y 123-139 en Asturias), habiéndose extinguido de Lugo y Palencia.

Hasta principios del siglo XIX el Urogallo cantábrico se extendía por la Cordillera Cantábrica (Lugo, Asturias, León, Palencia y Cantabria), existían poblaciones aisladas en las Sierras de la Demanda, Neila y Cebollera (Burgos, Soria y La Rioja), en los Montes Obarenes (Burgos), Montes Aquilianos y Sierra del Teleno (León) y en la Sierra de Cabrera entre León y Zamora.

Según el último censo, realizado en el 2005, se confirma que el Urogallo cantábrico sólo ocupa el 30% de sus cantaderos históricos y la población total se estima en unos 400 ejemplares adultos, encontrándose al borde de la extinción en Cantabria.

La situación de la subespecie pirenaica no es tan dramática, pero también ha reducido notablemente sus poblaciones, habiendo pasado el número de machos de 942 (15 en Navarra, 154 en Aragón y 773 en Cataluña) en los años 1983-1991, a 703 (3 en Navarra, 100 en Aragón y 600 en Cataluña) en 2001, hasta 562-573 (2 en Navarra, 48-50 en Aragón y 512-521 en Cataluña) en 2005. Estimándose el número total de ejemplares en unos 1.400 en el Pirineo español, mientras que en Francia se han contabilizado 1.800 machos y otros 209 en Andorra.

El motivo de este declive, se debe a su baja tasa de renovación (sólo sobreviven 0,77 pollos por hembra), lo cual, a su vez, está propiciado por diversas causas, tales como: inclemencias meteorológicas adversas, predación por jabalíes y zorros, reducción y desconexión de hábitats debido a infraestructuras humanas (carreteras, caminos, estaciones de esquí) y a incendios, evolución desfavorable de algunos hábitats (sustitución de céspedes y arandaneras por matorral alto) y algunos casos, afortunadamente cada vez menos frecuentes, de furtivismo.

Felipe González, biólogo delegado de la Sociedad Española de Ornitología en Cantabria (SEO/BirdLife), indica que este comportamiento anormal de algunos individuos no es nuevo. En Europa se conocen casos de machos y hembras mansos, y de machos agresivos, con comportamiento territorial, como uno que tomó posesión de una pista forestal en Somiedo (Asturias) y no dejaba pasar a nadie.

Otro biólogo, Fernando Ballesteros, de la Fundación Oso Pardo, confirma que esta actitud se ha descrito siempre en poblaciones en mal estado, que pierden hábitat, tienen escasos ejemplares o problemas de socialización con su especie. Parece que es algo así como si "Mansín" acabara buscando al hombre por no tener con quien tratar en el monte.

Resuena en el sombrero: El ronco, grave y extraño cacareo del Urogallo, en el ambiente umbrío y neblinoso de un hayedo norteño.

La información está sacada de una noticia aparecida en "El Mundo", el 14 de junio de 2008, escrita por Pedro Cáceres; así como de la monografía del Urogallo en España, Francia y Andorra de la SEO/BirdLife.

10 comentarios:

atikus dijo...

La verdad es que es un ejemplar cusioso con esa especie de "abanico" que tiene en su parte posterior.
Pues esperemos que no se extinga.

Saludos desde el caluroso Madrid que pienso abandonar en unas horas, aunque sea el finde..que tal tus vacaciones?..te vas en agosto con la chica triste a lagún sitio ;)

Mad Hatter dijo...

¡Ja, ja! "Atikus" con esos calores sólo piensas en abanicos y en salir zumbando pa´l norte.
Todavía no sé lo que haremos este verano, no sé si me dará para ir a ningún sitio, porque estoy pensando en cambiar de coche. Está todo un poco en el aire, como esas aves en peligro de extinción.
En 2005, se aprobó un programa de conservación "ex-situ" de la especie, para lo cuál se construyó en Asturias un centro de cría en cautividad. En los años 70 se soltaron algunos Urogallos por la Sierra de la Demanda en La Rioja, pero no sobrevivió ninguno.
Un abrazo, que lo paseis bien, y si te apetece hacer una paradita en el camino para reponer fuerzas en Laurel, ya sabes donde estamos. Recuerdos para el "Vasko" y para "Guakameri".

WODEHOUSE dijo...

Te has cambiado el perfil, ahora sales de perfil, justo.
Qué curiosos animalillos, que abanico más bonito. Muy util en el verano.

Mad Hatter dijo...

Gracias "Wood", siempre al tanto de todos los detalles. Es que salgo bastante favorecido en la nueva foto ¿Verdad?
La cola del legendario gallo del bosque, mejor no tocarla, que bastante tiene ya el pobre con lo suyo.
Un abrazo y mucha suerte con tu proyecto.

Letizia dijo...

Yo tb estoy un poco chalada.

Besos de Princesa

Mad Hatter dijo...

¡Mira qué oportuna!¡La Princesa de Asturias! Señora, salve usted a los legendarios y bellos gallos de sus bosques.

WODEHOUSE dijo...

Ya lo decia Asterix: "Estan locos estos urogallos"
Si, sales bien guapo.

Mad Hatter dijo...

Gracias "Wood".
En los tiempos de Asterix, todavía había Uros o toros salvajes en los bosques europeos. Los antecesores del ganado vacuno actual.

nancicomansi dijo...

Pobretes...
Y eso que a mi los animales emplumados como que no...
Pero también son de Dios, que caray. Ojalá se logre estabilizar al menso su población...

La cola es todo un lujazo, vaya abanico natural!!!!

besos MAd,que hacia tanto estaba desconectada...

Mad Hatter dijo...

Ja, ja! Es que todas sois un poco "Locomía", siempre pensando en los abanicos... ¡Ayyy! La pluma, la pluma.
Hablando de especies de Cantabria en extinción, debo recordar a un compañero cántabro, cuyas iniciales son J.M. (al revés que las de Michael Jackson, debo confesar que me emocionó el funeral de ayer, a pesar de que no era santo de mi devoción), el cual falleció el domingo en Santander de un infarto, a los cincuenta y pocos años de edad, dejando viuda y tres hijos. Descanse en paz.