jueves, mayo 24, 2007

Inocente Monstruosidad


A menudo culpamos de la creciente violencia y crispación de la sociedad actual al modelo educativo, al cine, a los medios de comunicación, a ciertos políticos, a la competitividad capitalista y a la carencia generalizada de valores éticos y espirituales. Sin embargo, hay algunos estudios científicos que parecen apuntar a que una de las causas de nuestra creciente violencia e irritabilidad hay que buscarla en lo que comemos y bebemos.

Los axones o terminaciones nerviosas de las neuronas están recubiertos de mielina, cuya función es similar a la del recubrimiento plástico de los cables eléctricos. De la mielina depende la velocidad con la que circulan los impulsos nerviosos y que éstos no se pierdan o distorsionen por el camino. La mielina está compuesta principalmente por grasas unidas por enlaces fosfóricos.

La clave del asunto, todavía no bien estudiado, parece estar en el equilibrio fósforo-magnesio-calcio. Sin embargo, en la información que he podido encontrar he visto algunos aspectos aparentemente contradictorios:

Debido a la importancia del fósforo en la composición de la mielina, hay algunos medicamentos a base de fosfato cálcico y fosfatos orgánicos que se usan para combatir el estrés y el insomnio debido a su acción reforzadora de la mielina.

Sin embargo, parece ser que un exceso de fosfatos interfiere en la correcta asimilación del magnesio, y una deficiencia en magnesio produce unos bajos niveles de serotina, lo que, a su vez, es causa de trastornos nerviosos tales como la depresión, tendencias suicidas y violencia irracional. Es significativo que el magnesio es usado rutinariamente en las granjas de cerdos para prevenir las peleas y los mordiscos entre los machos.

Lo cierto es que se abusa bastante de los fosfatos en la agricultura, en la ganadería y en la industria, y esto podría estar afectando de manera importante a nuestro comportamiento, como podrían estar poniendo de manifiesto los cada vez más frecuentes casos de niños y jóvenes incontrolables, que agreden de manera insólita y exageradamente violenta a sus padres, compañeros y profesores.

En tanto la ciencia se aclara y se estudia con más profundidad este asunto, parece recomendable evitar el exceso de fosfatos, comiendo productos naturales procedentes de la agricultura ecológica, la ganadería extensiva y la caza; evitar los productos muy procesados como salchichas, hamburguesas y quesos industriales; y evitar el café, el alcohol y el exceso de azúcar. Especialmente nocivos parecen ser los "cubatas", una de las bebidas con mayor aceptación entre la juventud, ya que contiene cafeína, azúcar, alcohol y ácido carbónico. La acidez también es nociva, debido a que, para ser compensada, consume las reservas de calcio de nuestro cuerpo, contribuyendo a la osteoporosis. El calcio participa de manera importante en el metabolismo y la asimilación del fósforo y del magnesio.

Así que ya lo sabéis, a beber agüita mineral rica en magnesio y en calcio, si no queréis que vuestros retoños os salgan unos "monstruitos", como los de la entrañable familia "Munster" ¿Os acordáis?



Dedicado a la bella actriz Yvonne De Carlo, nacida en Canadá en 1922 y tristemente fallecida el pasado 8 de enero de este año, quien encarnó a la inolvidable "Lily Munster" y a la que, imperdonablemente, se me olvidó recordar en su momento.

14 comentarios:

maite dijo...

...es la hora de tomar una nueva trayectooooria!!! me apunto la frase, me viene genial...acabo de pinchar el enlace que me pusiste, me ha encantado, gracias,
y la familia monster, ´qué recuerdos, madre mia!!!
un beso

Mad Hatter dijo...

¡Hey tía! Me alegro de que te guste la canción y seguir contando con tu presencia.
Yo sigo buscando la aguja en medio de la paja (ja,ja).

Carmen dijo...

Pero... entonces dejamos la vida habitual y nos pasamos al agua mineral embotellada? Yo, no sé, como que no lo veo. El paso a la agricultura ecológica es complicado, porque no se puede acceder a todos los productos, y es carísimo. Pero ya el pescado y la carne también ecológicos son menos accesibles aún. Y vale, nada de salchichas (que no tomo), ni hamburguesas (que ya he conseguido que Mario ni me pida), ni cubatas (que para uno al siglo que me tomo tampoco creo que sea para tanto)... pero si no me deja el fosfato ni un simple vino... ¡que me dejen bajar que me voy!

Ah, y si nos convertimos en Monster como estos que todos recordamos, me parece maravillooooso. Un buen vampiro que me muerda, por favor.

Mad Hatter dijo...

Tampoco hay que exagerar, Carmen, el tema está en estudio y es muy complejo, y supongo que, como en todo, habrá gente más sensible que otra. La agricultura convencional no tiene por qué producir un exceso de fosfatos siempre, pero es más fácil sobrepasar las dosis y a la larga es perjudicial para el recurso más valioso: EL SUELO FÉRTIL. Con el que nuestra sociedad especula, desprecia, derrocha y contamina alegre, irresponsable e inexplicablemente.
Mi única intención era hacernos caer en la cuenta de que lo que comemos, bebemos y respiramos puede afectar no sólo a nuestro cuerpo, sino también a nuestro comportamiento social.
Al final volvemos otra vez a la misma pregunta incómoda de siempre ¿Realmente es necesario que seamos tantísima gente en el mundo y tener que hacer todo a gran escala?

atikus dijo...

Mad tío no me seas Hippy!!

Viva el vicio!
Viva la Salchiha!
Viva germán Monster!
Amor Industrial!

Yo también soy un monstruito :D

PD:Carmen déjame ser tu Vampiro!!

nancicomansi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
nancicomansi dijo...

Y tanto que me acuerdo!!! eran geniales...
Lo de la alimentación...somos pura química ¿cómo no nos va a influir? a mi todos estos temas me parecen interesantísimos, y cuanta más información tengamos al respecto, mejor...
¿Te acuerdas de lo que Buddy el vaquero de TOY-STORY le dice a no sé que muñeco respecto al nerviosismo creciente de unos niños jugando? pues dice: "DEmasiado azúcar, han tomado demasiadas golosinas"....
Pues tendrá razón el tio, al final...

Mad Hatter dijo...

Atikus, como ya sé que lo tuyo no tiene remedio, te propongo un trato: Cuidamos a Doña Carmen como una princesa, a base de jamón ibérico, solomillos de corzo, espinacas, vino y cerveza ecológicos con abundante calcio, magnesio y potasio, que luego irían a parar a tí como su vampiro particular de lujo ¿Qué os parece esta relación improvisada de hiperparasitismo? (puede que en el fondo sí que sea un poco hippy, sí, je, je).

Nanci, lo de azúcar es evidente, creo que todos los padres sabemos que no se les puede dar caramelos ni chocolate a los niños al acercarse la hora de dormir. Pero tú puedes tomar lo que quieras porque te veo muy requetebien, muy serena y equilibrada.
Besos y felices sueños para todos y para todas.

Futuro Bloguero dijo...

Conoceis la teoría de la manada de búfalos? Resulta que la manada se mueve en grupo y lógicamente adapta su velocidad a la de los miembros más débiles de la manada, es decir los enfermos, los ancianos, las crías...

Cuando los depredadores persiguen la manada prefieren atacar a esos miembros más enfermos o ancianos, y se produce una depuración de la manada, que alcanza mayores velocidades una vez "liberada" de esos "lastres??"

Bien, pues se dice que conviene drogarse, emborracharse, etc, porque el alcohol y las drogas afectan a las neuronas y las matan. Según los defensores de la teoría del búfalo, esas sustancias, en las que incluiriamos las salchichas, los fosfatos y todo lo que nos quieran prohibir, prefieren atacar las neuronas más debiles o con menos sinapsis e interconexiones, por lo que el resultado de su ingesta es una mayor velocidad en el cerebro, una mayor agilidad mental.

Andrés Calamaro tenía otra teoría: " ya sé que la marihuana mata neuronas. Pero, si solo utilizamos un 5-10% del cerebro, ya sería mala suerte que precísamente fuera a tocar a ésas neuronas y no a las del otro 90-95%"

Así que, como dice el gran Atikus, Viva el Vicio,
Viva la salchicha
Viva el Pun
y viva la madre que nos pario.

Carmen dijo...

Mad... qué podría decir ante tan magnífica, generosa y riquísima propuesta que haces (pero quítame el doña que a ver si va a haber que moderte a ti)??? Aquí está mi cuello Atikus...

Futuro bloguero, y mira que lo que expones me parece acertado!

Red River dijo...

Vaya, eso de la teoría del búfalo me ha convencido totalmente.

Ya me siento más agil y grácil!

Mad Hatter dijo...

Vale "Búfalo Rojo", me imaginaba que esa teoría te convencería.
Perdona por el "doña" Carmen, pero es que no sé por qué te identifico con una famosa "Doña Concha" de nuestros tiempos de salir por la zona de "Galaxia". Pero no me hagas ni caso, ya sabeis lo loco que estoy. Mil perdones.
Quiero dejar claro que yo no he hablado de prohibir nada de cara al consumidor (faltaría más), sino que lo que habría que hacer es un mayor control sobre los fabricantes de abonos y pesticidas, así como de su uso por parte de agricultores y ganaderos, y premiar o subvencionar a los que produzcan alimentos más sanos y de mayor calidad, de forma que repercutiese lo menos posible en el bolsillo del consumidor, aunque la ley de la oferta y la demanda es inexorable.
Buen finde "jornada de reflexión-electoral" a todo/as.

maite dijo...

no está de más ser conocedores de estos temas, saber lo que nos venden, por otro lado yo no podría pagar el precio de la alimentación ecológica, ya bastante tengo con el coste de los productos sin gluten para mis dos celíacos!!!
buen fin de semana a todos!!!

WODEHOUSE dijo...

Me en-can-tan. De siempre.