lunes, mayo 28, 2007

Mad about Pocahontas


En la entrada del 17 de marzo dedicada a Pocahontas, quizás me centré demasiado en los antecedentes de la fundación de colonia inglesa de Jamestown, de la que este año se cumple el 400 aniversario, y se me quedó en el tintero lo más interesante de su historia, que es de lo que trata la primera película de dibujos animados "Pocahontas" (1995) de la factoría Disney. Me estoy refiriendo a su apasionante relación con el Capitán inglés John Smith.

El verdadero nombre de Pocahontas fue en realidad el de Princesa Matoaka, también llamada Amonute. Pocahontas significa "pequeño capricho" y fue el apodo que le puso su padre, el Jefe Powhatan, debido a su naturaleza juguetona, muy viva y curiosa, que la hacían especial de entre sus numerosísimos hermanos y hermanas, ya que su padre tenía cien esposas o, dicho de una forma más correcta, 100 mujeres que cuidaban de sus hijos.

En uno de los tres primeros barcos que llegaron a Jamestown viajaba John Smith, un apuesto Capitán inglés, aventurero y bravucón, cuyo carácter un tanto rebelde y arrogante le llevó a ser apresado y sentenciado a la horca en dos ocasiones por sus propios compañeros. Pero, sin duda, la vez que estuvo más cerca de la muerte fue cuando, habiendo sido capturado por una tribu de indígenas, iba a ser ejecutado en un ritual "Algonquiano" por el Jefe Powhatan y fue rescatado "in extremis" por la hija del Jefe, una salvaje y bella princesa de los bosques llamada Pocahontas, de la que quedaría prendado para el resto de sus días.

Pocahontas fue uno de los pocos personajes femeninos al que el Capitán Smith le dedicó unas líneas, dentro de su voluminosa colección de escritos, de ella dijo: "Sobresalía con mucho sobre el resto de su pueblo, no sólo por su semblante, su figura y sus proporciones... sino por su agudeza, su ingenio y su espíritu, sin parangón en su país".

No es muy conocido que Pocahontas salvó la vida de John Smith por segunda vez, cuando corrió a avisarle de una inminente emboscada, arriesgando para ello su vida, al atravesar ella sóla un oscuro bosque por la noche. Y durante el duro invierno de 1608, Pocahontas ayudó a la colonia inglesa llevándoles carne de castor y de venado, entre otras provisiones, que fueron traídas por algunos guerreros acompañados por ella.

Sin embargo, las relaciones entre colonos e indígenas siempre fueron tensas. Al año siguiente, Pocahontas fue enviada a Jamestown para negociar la liberación de media docena de prisioneros indios.

Después de estar dos años y medio en Virginia, Smith regresó a Inglaterra, y los colonos le dijeron a Pocahontas que éste había muerto. Ella contaba entonces con tan sólo 14 años, y durante los cuatro años siguientes no se dejó ver por Jamestown. Hasta que en la primavera de 1613, cuando Pocahontas tenía 18 años, fue rapatada por un marinero inglés. Por lo que su padre se vió obligado a entregar a varios prisioneros blancos, armas y un bote lleno de maiz, sin embargo los colonos retuvieron a la princesa en un refugio aguas arriba de Jamestown, justo en el lugar donde el comerciante John Rolfe había establecido una incipiente y próspera plantación de tabaco.

Rolfe se sintió inmediatamente atraído por la encantadora y singular Pocahontas, produciendo en él un doloroso conflicto interno por una relación que, con la mentalidad de aquella época, él consideraba pecaminosa y sublime a la vez. Tal y como se pone de manifiesto en la carta que Rolfe envió al Gobernador de Virginia, Thomas Dale, en la que primero le pedía disculpas por haberse enamorado de la hija de un Jefe indio, para terminar pidiéndole permiso para casarse con ella, en lo que es el primer registro documentado de un matrimonio mixto entre un caballero inglés y una mujer nativa americana, a lo que acompañó un período de relativa paz en la colonia.

Dos años después, la pareja anglo-americana, junto a su hijo Thomas, viajaron a Londres como parte de una estrategia comercial de la endeudada Virginia Company, con la esperanza de que el exotismo de una Princesa del Nuevo Mundo les ayudara a obtener fondos para reflotar el arriesgado negocio de su aventura en América.

Nadie siguió la anunciada visita de Pocahontas a Inglaterra con mayor interés que, el todavía influyente aunque venido a menos, John Smith, quien escribió a la esposa del Rey Jaime, la Reina Ana, para recomendarle que se recibiese a Pocahontas con los honores propios de una Alteza Real Algonquiana.

Pasaron algunos interminables meses, antes de que Smith reuniese el valor suficiente para contactar con Pocahontas. El encuentro fue cálido y tierno, aunque no estuvo exento de cierta tensión, cuando la altiva Princesa le dió la espalda a John y le concedió un máximo de dos horas para escuchar lo que tenía que decirle. Ella le acusó de haber traicionado a su pueblo, y le recriminó el hecho de haber estado tantos años sin tener noticias suyas.

Semanas después, descendiendo por el río Támesis a bordo de un barco rumbo a Jamestown, Pocahontas se sintió enferma, y murió en Gravesend en marzo de 1617, donde fue enterrada. Smith vivió durante 14 años más, y murió soltero.



Resuena en el sombrero: "Pocahontas", como han quitado la versión de Johnny Cash (Nashville, 2003), he puesto la original de Neil Young (California, 1979).

6 comentarios:

Futuro Bloguero dijo...

Que prolífico eres Julio. No hay semana que no hagas al menos tres entradas. Se despista uno un día y me pierdo a Siouxsie y a los Banshees.

Me gustaba su versión española para mí era Ana Curra, de los pegamoides.

Y hoy sigues con indios, Pocahontas, nada menos. Parece que cambiamos los papeles, yo hablando de floración en mi blog y tú contando una de indios.

La verdad no sé mucho de la historia del capitán Smith y la bella Pocahontas. Voy a leer tus entradas al respecto. El saber no ocupa lugar.

Futuro Bloguero dijo...

acabo de oir el oukelele de tu post de Bonsais y me tiemblan las piernas. Increible.

Y hablando de virtuosos, prueba en you tube la versión mas rockera del Canon de Pachebel.

Aún no me la creo...

http://www.youtube.com/watch?v=fN4fIRjMf-M&mode=related&search=

maite dijo...

me encanta Pocahontas, gracias por esta entradita mad!!!
un beso

Carmen dijo...

Qué bien encontrar la historia auténtica. Los dibujos animados suelen ser tan edulcorados...

atikus dijo...

En la primera entrada de Pocahontas no sabía nada de ella, por supuesto lei sobre el tema y vi la peli que yo soy muy obediente, me parece un tema muy interesante el de esta mujer, por cierto en la película que vi el otro día "la reina de nueva york" de 1937, protagonizada por Carole Lombard, sale una alusion a Pocahontas, ¿es curioso no? jaja!!

Mad Hatter dijo...

Gracias a todos por vuestros comentarios.
Decir que la referencia a Marlon Brando en la canción de Neil Young es debido al famoso incidente de cuando Brando obtuvo un Oscar en 1972 por su papel en "El Padrino" y éste rechazó recogerlo, en protesta por el trato discriminatorio que recibían los nativos americanos en Hollywood, y envió en su lugar a una chica vestida de india, supuestamente llamada Sacheen Littlefeather y que en realida era una desconocida actriz californiana llamada María Cruz.