miércoles, agosto 22, 2007

Le Chapelier Fou





En alguna ocasión he comentado que el nombre de "Mad Hatter", además del peculiar personaje de "Alicia en el País de las Maravillas", proviene de una canción de los "Stranglers" con ese mismo título. "The Stranglers" fueron un grupo pionero del After-Punk británico que tuvo una personalidad y una calidad fuera de lo común. Se formaron en Guilford (Inglaterra) en 1974, si bien el nombre y apellido del bajista y cantante, Jean Jacques Burnel, denotan un origen francés, lo cual se puso de manifiesto en su LP y canción de 1981, titulados "La Folie", que podría traducirse como "la locura" (en su sentido más romántico), con el tema que le dá nombre cantado en francés. Se trataba de un álbum conceptual en el que exploraban el concepto del amor, e incluía el que sería uno de sus mayores éxitos: "Golden Brown".

Esto viene a cuento, porque, tal y como ya había anunciado la familia "Hatter" ha estado cinco días de vacaciones en las playas de la costa atlántica francesa, concretamente en la bella ciudad de La Rochelle. Un activo puerto y centro comercial desde el siglo XI, que ha sufrido muchos abatares por su desafortunada tendencia a ponerse del lado equivocado: el de los ingleses y los calvinistas, por citar un ejemplo. Ello desembocó en la cruel destrucción de la ciudad por el Cardenal Richelieu en 1628, razón por la que susbsisten tan pocos recuerdos en el centro histórico anteriores a esa fecha.

La gloria de La Rochelle es el antiguo puerto rodeado de augustos edificios, convertido en el mayor centro de vela de la costa francesa del Atlántico. La entrada del puerto está guarnecida por dos soberbias torres situadas a ambos lados de la misma: la Tour de la Chaîne y la Tour de St. Nicolas. Muy cerca también se encuentra la Tour de la Lanterne, del siglo XV, cuyos muros interiores están cubiertos por antiguos graffitis realizados por los presos que allí estuvieron encerrados, en su mayoría marineros extranjeros, entre los siglos XVII y XIX.

En la actualidad, la ciudad sigue manteniendo estrechas relaciones con el pueblo británico, debido a que en las proximidades hay un aeropuerto en el que opera una línea de vuelos baratos (Ryan Air), que trae todos los días, principalmente en verano, a cientos de turistas del Reino Unido, los cuales disfrutan del privilegiado microclima y la excelente gastronomía de La Rochelle.

Muy cerca, en el extremo Oeste de la costa, a una distamcia de 3 km., se encuentra la Isla de Ré, famosa por sus criaderos de ostras y por sus salinas, en las que se produce una de las mejores sales del mundo, la "Fleur de Sel". Desde La Rochelle se puede ir tanto en barco, en los cruceros que salen diariamente del puerto, como por tierra (en coche, en bici o a pie), a través del puente de 3 km. que se construyó en 1988 y que aún sigue provocando disputas entre los lugareños. En la isla también se cultivan algunos viñedos que producen vinos de excelente calidad, y se crían unos graciosos burros lanudos autóctonos (ver foto de abajo).

La Rochelle es una ciudad excelente para pasear y andar en bici, ya que, además, fuera de las zonas peatonales y los parques, el tráfico suele ser bastante horrible y caótico, especialmente durante la época estival. Nosotros, nada más llegar, dimos un paseo junto a la playa y por el puerto, donde nos encontramos con el bello y efímero "monumento" de arena que veis en la foto de arriba, y degusté algunas de sus afamadas ostras regadas con un buen vino blanco (Musquette), más que nada para quitarme la arena de la boca (je, je)(foto del centro).

Otros días tuvimos ocasión de probar los platos típicos de la zona: "Moules avec frites" (mejillones al vapor con patatas fritas), muy suaves y exquisitos; un delicioso y contundente cocido de Cous-cous con verduras, garbanzos y carnes de todo tipo; los afamados quesos franceses; así como las dulces y sabrosas "Mirabelles", unas pequeñas ciruelillas muy ricas y que vienen muy bien para "regularizar" nuestro maltrecho tracto digestivo, tan propenso a desequlibrarse durante los viajes, ya se sabe.

La Rochelle les encanta a los niños por los muchos atractivos que tiene para ellos como son: el minizoo que hay dentro de su mayor parque, donde pueden dar de comer a gamos, cabras, patos y burros, montar unos curiosos coches de caballos a pedales, jugar al minigolf, retozar en los castillos hinchables, ver espectáculos callejeros de mimos, magos o perros amaestrados, visitar el curioso "Museo de los Autómatas", repleto de muñecos y robots antiguos, así como de preciosas maquetas de barcos y trenes, y, por supuesto, atiborrarse de creps, gofres, helados, chichis (churros) y chucherías.

Sólo tiene un par de inconvenientes: el primero es que no resulta nada barato; y el segundo es que en verano hay mucha, demasiada gente, y los días de lluvia, que por estas latitudes siempre toca alguno, todo el mundo se concentra en dos lugares: el centro comercial (Carrefour) y el espléndido "Aquarium", ambos enormes, pero no lo suficiente como para acoger a la ingente cantidad de turistas que durante los días de sol se distribuyen por las numerosas playas, restaurantes y diversos centros de ocio al aire libre.

Y para terminar igual que como he empezado, retomo el tema musical (cómo no), de los 80 (para variar), ya que no han sido muchos los grupos franceses que han llamado mi atención, entre ellos están: Les Spurs (beat), Les Thugs (garaje), Kid Pharaon & the Lonely Ones (una mezcla entre Jonathan Richman y John Cale) y Gamine, éstos últimos son quizás los que alcanzaron una mayor fama a nivel internacional con su gran éxito, "Julie, Julie", incluido en un disco producido nada más y nada menos que por Chris Wilson (Flaming Groovies) y Robin Wills (Barracudas), del cual podeis disfrutar en el siguiente video:




Resuena en el sombrero: "Julie, Julie".- Gamine (Bordeaux (France), 1984).

7 comentarios:

Á. Matía dijo...

Nunca he estado allí pero, gracias a tu descripción tengo la sensación de conocer esa zona.

Un saludo

Carmen dijo...

Las ostras son una de las cosas más deliciosas que pueden entrar en la boca... ¡qué envidia me da verte en esa foto! Bueno, ya estoy de vuelta, y me encanta ver tus vacaciones por aquí. Comparto el gusto por Francia, el año pasado estuve en Conques y ya estamos pensando en volver el verano próximo. Civilizados y estéticos franceses que disfrutan de la vida. Qué gusto. ¡Besos!

atikus dijo...

Pero como te cuidas macho!!, la verdad es que a los gabachos les encantan las ostras, recuerdo cuando estuve por Burdeos hace un montón de tiempo como le daban a ese manjar, si bien allí se estilaba mas el tinto.
Además de historia andas muy bien, un buen estudiante eh!!

Mad Hatter dijo...

Lo cierto es que las ostras no me entusiasman demasiado, me resultan algo indigestas, así tan crudas y tan frías. Prefiero los mejillones, más calentitos, en Francia son más pequeños pero más suaves y sabrosos que los de España, así como los "chichis", es decir, los churros, más ligeros y dulces que los españoles.
Con respecto a la historia, lo he copiado de la guía turística.
Francia me ha parecido un país muy limpio, refinado pero práctico.
Y con respecto a la polémica de qué hacer con los pederastas reincidentes, creo que tienen mucha suerte de que sólo se haya propuesto la castración química, porque los bordes de las conchas de las ostras son realmente afilados... ¡Buf! Releo el comentario y me ha quedado de lo más políticamente incorrecto.

WODEHOUSE dijo...

Estoy un poco harta de lo políticamente correcto o incorrecto, de tener que ir midiendo con sumo cuidado cada palabra.A la mierda, me parece genial que seas incorrecto(que no lo eres) en tu propio blog que para eso es tu casa.
Los chicos sois un poco "basic" os poneis contentos con la comida, por eso aprendí tan bien a cocinar...

En serio, me has engañado con "Esa", te he visto cómo la mirabas y la besabas, es broma de nuevo!!!. La hiciste tú?

Pues me encanta lo que cuentas de la Rochelle, conozco gente que veranea allí (Manolo y Anique() los mejores amigos de mis padres,y siempre me lo han descrito como un paraíso de tranquilidad y buen gusto. Vas a sitios buenos...
Ahí no fue donde se rodó la pelicula de Las Vacaciones del sr. Ulot de Tatí??? O fue en La Bole. No sé si escribo bien o mal(seguro!)estos nombres que no sé como se escriben . Sorry!. Un besazooo!. Oye, Los Stranglers que buenos, me encantan, son absolutamente necesarios para respirar!

Mad Hatter dijo...

Pero qué exagerada eres "Wood" ¡Vive la diference! como dicen los franceses, porque yo creo que sois las chicas las que sois demasiado complicadas (je, je).
No, no, la estatua femenina de arena no la hice yo, estaba allí cuando llegamos "esperándome" tumbada en la playa, muy provocativa (ja, ja).
No sabía que se había grabado ninguna peli en La Rochelle, aunque no me extraña porque es precioso.
Los "Stranglers" necesarios para respirar??? Peró qué exagerada, repito.
Y para darte más envidia he de decirte que el "Bicho-Ramone-Riojano" me acaba de dar el libro-disco de homenaje riojano a los Ramones "Gracias Amigos" que mencioné en la entrada de "Disco Rioja", además de un disco de grupos riojanos del Centro Cultural "La Gota de Leche" de Logroño. Un tipo muy interesante el tal Bicho.
Escucharé atentamente los discos y los comentaré en próximas entradas.

El futuro bloguero dijo...

Veo que has repuesto fuerzas, se nota. Me gusta verte en forma, sombrerero.