miércoles, agosto 08, 2007

Lord Buffington


Esta entrada me la ha inspirado la plaga de topillos que asola la Tierra de Campos castellano-leonesa y que no ha alcanzado La Rioja, todavía.

En los alrededores de mi casa, ha habido años en los que se ha observado una gran abundancia de estos roedores, que llenan el césped de madrigueras, sin mayores consecuencias que las meramente estéticas o las derivadas de algún que otro tropezón. Al año siguiente, suele haber un extraordinario número de víboras, quizás debido a que estos reptiles sulen predar sobre las camadas de topillos y otros roedores. Y al año siguiente, vaya usted a saber por qué, suelen observarse gran número de avispas, y al otro hay "plaga" de mariquitas. En fin, que cada año abunda algún bicho en concreto y siempre sale algún paisano que jura y perjura haber visto un helicóptero del Gobierno tirando cajas del bicho en cuestión, aduciendo motivos de lo más rocambolesco e imaginativo. Es algo a lo que estamos acostumbrados todos los compañeros que nos dedicamos a esto del medio ambiente y la vida silvestre.

Al objeto de explicar la gran complejidad de los ciclos ecológicos y la interrelación entre las distintas especies, un profesor discípulo de Darwin, T. H. Huxley, explicaba en sus clases el ejemplo de una teoría, según la cual, los gatos aseguraban su propia supervivencia a la vez que la del mismísimo Imperio Británico. Esta teoría venía a decir lo siguiente:

La carne de buey en conserva (cecina) era el alimento básico de los soldados del Imperio Británico. Las guerras y las enfermedades causaban una gran mortalidad en los jóvenes británicos que formaban el ejército que mantenía el Imperio y, como consecuencia, quedaban en las ciudades muchas solteras y viudas que, dado el carácter abnegado de la mujer británica y la escasez de hombres ya comentada, no se volvían a casar, sino que canalizaban sus sentimientos al cuidado de animales como los gatos de las ciudades. De esta forma, decía Huxley, los abundantes gatos comen un mayor número de ratones. Al haber menos ratones, éstos comen un menor número de nidos de abejorros, de tal forma que los abejorros polinizan más y mejor las flores de los tréboles que son el principal alimento de las vacas y bueyes británicos, con lo cual se cierra el círculo. En conclusión: los gatos han encontrado la manera de proteger a su propia especie, provocando un número elevado de viudas y solteras en Inglaterra, mediante un ciclo que sostenía al Imperio Colonial Británico.

Lo que está claro es que la mujer es el principal pilar sobre el que se sostiene la especie humana y es una "prueba viviente" de la continua carrera de obstáculos que supone la vida en todas las épocas, lugares y culturas, como bien pone de manifiesto Chan Marshall en este curioso vídeo:



Resuena en el sombrero: "Living Proof".- Cat Power (New York, 2006).

En la foto: "Lord Buffington", que ilustra muy bien esta entrada por su imagen ciertamente británica y "victoriana". Pero la pregunta es: ¿Por qué a tantas mujeres les apasionan tanto los gatos?

Por cierto, hablando de animales, acaban de decir en el Telediario que un equipo de científicos británicos que estaban estudiando el Delfín del Río Yangtse o Baiji, en China, no han sido capaces de encontrar ni un solo ejemplar y dan la especie como extinguida, tal y como se veía venir desde hace tiempo. Es el primer cetáceo que se ha extinguido por causas humanas ¡Adiós Baiji!

4 comentarios:

WODEHOUSE dijo...

Pues tienes razón. Mi abuela alimentaba a montones de gatos cuando vivía, en su casa de Málaga. No tenía ni un ratón. Cosa que ahora sí hay.
En mi rellano de tres vecinas dos tienen gatos más de dos y yo cero. Mi parte masculina debe ser la predominante en este tema...si no lo dices a mi no se me ocurre pensar sobre ello. Ahora hay plaga de medusas porque faltan tortugas. Así va todo un poco...Los que se alimentan de topillos están hartitos de topillos y como no tienen nevera para guardarlos pues no se los pueden comer todos...un besito.

El futuro bloguero dijo...

Habrá que buscar que depredador tenían los topillos antes de reproducirse como lemmings e invadir todo. (Además es preocupante la variante de gripe que contagian, TAMBIEN A LOS HUMANOS)

Por cierto Madha, que post tan entretenido y bien contado...

Mad Hatter dijo...

Gracias por vuestros comentarios.
Las plagas de topillos, como las de Lemings que comenta "Futblo", pueden deberse también a causas naturales, siempre se han producido de vez en cuando, es una estrategia de superviviencia de algunas especies.
Aunque a mí me dá la impresión que en estas plagas tienen mucho que ver las medianas de autovías y autopistas que actúan como auténticos refugios y vías de expansión de estos roedores, ya que muchos predadores tienen un acceso muy difícil o imposible.
Lo que sí que es realmente una tragedia es la desaparición del Defín del río Yangtse o Baijí ¡Qué horror! No hay vuelta atrás.

memento dijo...

Pues yo me hago otra pregunta: ¿Por qué a tantos gatos les gustan las mujeres? (lo digo por experiencia propia)