viernes, abril 30, 2010

AMAPOLAS AMARILLAS






Para los europeos en general y para los españoles en particular, la palabra "amapola" nos evoca un color rojo intenso y luminoso. De hecho, estas flores silvestres forman parte del colorido primaveral más patriótico de nuestros campos, en el que se alterna el rojo de las amapolas (Papaver rhoeas) con el amarillo de los jaramagos (Diplotaxis) y las mostazas (Brassica).

Sin embargo, en los hayedos norteños florece la más rara y menos conocida Amapola amarilla (Meconopsis cambrica, en la primera ilustración). Su fruto es una curiosa cápsula en cuya cúspide se abren unas ventanas por las que salen las semillas. La forma y la estructura de este fruto recuerdan a las del campanario de una iglesia (ver detalle de la segunda foto).

En algunas zonas humanizadas (cunetas, ribazos y urbanizaciones), se ha asilvestrado una especie exótica de amapola, también de color amarillo o anaranjado, procedente de las doradas tierras de California, se trata de la Amapola de California (Eschscholzia californica) ¡Menudo latinajo! El botánico que le puso el nombre debía ser el mismo islandés que nombró al volcán de la famosa nube que paralizó el espacio aéreo europeo.

La Eschscholzia tiene propiedades hipnóticas, sedantes y calmantes (no es que se la esté recomendando a los miembros del Parlament ni del Tribunal Constitucional ¡Dios me libre!). Aunque, no en vano, esta Papaverácea es pariente cercano de la Adormidera (Papaver somniferum), de la que se extrae el opio y la heroína, la cual también se asilvestra con frecuencia en las cunetas y campos baldíos de nuestro país. Por cierto, que nuestra modesta y común Amapola (Papaver rhoeas) tiene unas semillas de un bonito color azul oscuro que se utilizan en repostería para decorar galletas, tartas y bizcochos, pero si las coméis y luego os hacéis un análisis de orina os pueden salir trazas de opiáceos y sembrar dudas sobre la idoneidad de vuestros hábitos saludables. Los pilotos, que están muy controlados con estas cosas, tienen sumo cuidado en no ingerir estas inocentes semillas.

Como se puede apreciar en la tercera y cuarta foto, la Amapola de California tiene unos curiosos capullos en forma de gorro de pitufo que la flor debe rasgar para poder abrirse y mostrar al sol su deslumbrante corola de color amarillo, anaranjado y dorado, con la que atraer a los laboriosos insectos polinizadores, ávidos de néctar y de polen anestésico y relajante.

Resuenan en el sombrero: "I Wanna Be Sedated" y "California Sun".- The Ramones (Queens (New York), 1977-78):



5 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Yo conozco la amapola roja, claro, y la he hecho algunas fotos chulas, alguna incluso muy chula, como ésta:

http://yfrog.com/evamapolanacej

Y tambien la famosa amapola blanca con su mancha negra o morada, el opio, pero nunca vi amapolas amarillas.

No soy botánico pero estas no parecen siquiera amapolas ni tienen su estructura, eso sí, son preciosas estas amarillas...

Buen fin de semana

WODEHOUSE dijo...

Qué curioso, Amapolas amarillas jamás las vi, con poderes sedantes, qué bueno!
Y oye???. Esa vena Ramone tan fuerte que ta dao...???
Me encanta el I wanna be sedated. Eso le viene a Joey de cuando estuvo en el psquiátrico, donde le salían bastantes novias, todas zumbadas y le sedaban constantemente.
Me apetece escribirte un correillo, que hace mucho que no lo hago y ya estoy echando de menos tus noticias frescueeesss.

Marina dijo...

Interesante flor, está amapola no la conocía, muy bonita.
Yo utilizo la amapola roja para el dolor de muelas y funciona, (en enjuagues bucales) cuando empieza la alarma del dolor, y también es relajante aunque no contiene opiaceos, "corrigeme si me equivoco".Este año la primavera tiene una fuerza extraordinaria y sí el rojo y amarillo hacen del campo una alfombra muy española, aunque el verde es magnifico y el blanco, (muy andaluz, jaja) en fin, a disfrutar y respirarla,
Un saludo desde Andalucia.

Mad Hatter dijo...

Sí "Futuro Botánico", esa blanca es la Adormidera (Papaver somniferum) que menciono en la entrada.
Pues aún hay otra papaverácea de flores amarillas, la Celidonia (Chelidonium majus), que vive en los muros y su látex se utiliza contra las verrugas.

Ja, ja, ja! "Wood", me parece que Joey y yo tenemos bastantes cosas en común.

¡Muy bien Marina! ¡Ole la grasia andaluza! Qué mejor manera de demostrar que las plantas de esta familia realmente tienen efectos sedantes, casi tantos como los rollos que suelto.
Y muchas gracias por repasar los colores de la bandera riojana, je, je. El rojo y amarillo también son los colores de la señera (lo digo sin acritud y fraternalmente para quitar hierro al asunto, por si hubiese podido parecer lo contrario).
¡Buen finde!

Josélez dijo...

Hola, Mad; te devurelvo el saludo de hace unos días invitándote a que pases por mi entrada sobre amapolas amarillas, por si no la has visto:
http://regularsolamente.blogspot.com/2009/12/amapola-amarilla-meconopsis-cambrica.html

Muy buena entrada y muy completica, saludos