lunes, marzo 17, 2008

Se busca: Alguien que haga de Dios


¡Por fin! Alguien se ha atrevido a hablar de un espinoso tema, casi un tabú, como es la reproducción humana, y además ha sido una periodista de una revista de tan amplia difusión como es "TIME", se trata de Nancy Gibbs, que cierra el número del 10 de marzo con un brillante artículo titulado: "Wanted: Someone to Play God. Science has given us childbirth miracles. Now we need laws to create some boundaries". Sí, habeis leído bien, "boundaries" (límites), por fin hay alguien que se atreve a hablar de límites en esta sociedad permisiva en la que sólo se habla de satisfacer deseos y disfrutar de derechos.

Nancy Gibbs advierte en su artículo sobre el gran peligro que entraña dejar en manos privadas, al libre albedrío de los investigadores, los científicos, las empresas y los progenitores, algo tan importante y delicado como es la producción, conservación, almacenamiento, destino, futuro y hasta el posible mercado de embriones humanos.

Las técnicas de reproducción asistida, así como la capacidad de identificar todo el genotipo de los embriones que se producen, están avanzando muchísimo cada día que pasa, lo cual está obligando a algunos países a legislar sobre una materia tan delicada como es el sagrado derecho a la libertad de reproducción. En España, la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre técnicas de reproducción humana asistida, prohibe la implantación de más de 3 embriones en cada mujer, por cada ciclo reproductivo. También está prohibido que cada donante de gametos tenga más de 6 hijos nacidos. Inglaterra limita a dos el número de embriones que pueden ser implantados en una mujer, tres, si ésta tiene más de 40 años. Suecia y Bélgica sólo permiten uno. En Italia y en Alemania está prohibido almacenar embriones. En USA las asociaciones profesionales abogan porque cada caso sea estudiado individualizadamente, aunque recomiendan que el número máximo de embriones que pueden implantarse en una mujer mayor de 40 años sea de cinco.

La pregunta es ¿Qué hacer con el medio millón de embriones que ya se encuentran congelados (crioconservados)?

Hoy en día, ya existe un "turismo reproductivo", mediante el cual los padres con problemas de fertilidad viajan a los países con la normativa más permisiva, que les hace albergar mayores esperanzas para obtener la ansiada descendencia.

Parece evidente que, en un mundo con una economía globalizada y en el que existen problemas ambientales y ecológicos planetarios, que no entienden de fronteras, todos los países deberíamos llegar a un consenso mundial sobre lo que se puede y no se puede hacer para reproducirnos, así como cuál sería la población humana deseable para no poner en peligro nuestro propio futuro ni el futuro del planeta.

Sí, ya lo sé, puede que sea algo muy difícil, algo utópico, algo que ningún gobierno democrático va a estar dispuesto a asumir, y más difícil aún va a ser que los distintos gobiernos se pongan de acuerdo entre ellos. Pero, si no se llega a un consenso entre los políticos, asesorados por los científicos, los límites, tarde o temprano, acabarán imponiéndose, forzados por los propios políticos, pero, esta vez, ayudados por los militares y por medio de las armas, en lugar de mediante las palabras y las leyes.

Confiemos en que seremos lo suficientemente racionales para no tener que seguir recurriendo a las guerras para solucionar nuestras disputas por el control de los recursos finitos del planeta, así como para realizar los necesarios ajustes demográficos.

Foto de arriba: Embrión humano de 3 días (Universidad de Miami).

13 comentarios:

Coronel Kurtz dijo...

Espinoso asunto este. Al fin y al cabo el instinto más desarrollado en el animal que somos es el de la procreación, el de perpetuar nuestro gen.
Mientras haya gente con dinero por un lado y posibilidades ciéntificas por otro, se mercadeará, sea de acuerdo con la ley o no.
Un saludo

Bloggesa dijo...

Me recuerdas a varios relatos de Asimov donde trata del control numérico de la población.
No sé cuál sería la mejor solución, seguramente ninguna.
Un tema fuerte para antes de las vacaciones, pero muy interesante.
Un abrazo, pásalo bien.

la rata bastarda dijo...

Supongo que ahora que la bolita de nieve echó a rodar...va a ser muy dificil pararla...esa es la evolución del ser humano,y lo que nos queda....soluciones?? Muy dificil lo veo yo.


Por cierto Mad....por qué no tienes mi nombre en tu blog???

Nos vemos a la vuelta de las vacaciones.
Biquiños
;)

la rata bastarda dijo...

vale....acabo de ver mi nombre.....

perdon,perdon,perdon y mil perdones...si es que...estando de vacaciones,una no puede concentrarse,je,je,je

WODEHOUSE dijo...

Yo siempre estoy a favor de aprovechar y utilizar los avances de manera responsable y racional.
En este tema que hoy nos traes, tan apasionante como controvrertido diría que alguien debe poner unas normas y una legislación muy bien articulada para su aplicación. esto sino es un arma de doble filo. Desde luego hay turismo para cada cosa ya...un besazo.

Mad Hatter dijo...

Lo que me ha llamado la atención del artículo es el hecho de que una periodista norteamericana se plantee estas cuestiones y pida una normativa lo más universal posible que trate de regular este tema y que no sea el mercado.
Personalmente, pienso que las normativas y su homogeneización pueden ayudar algo a evitar ese tipo de turismo y algunas desigualdades, pero lo más práctico y humano sería dar educación, cultura e información a la gente, de una forma realista y sin manipular, para que seamos nosotros mismos los que nos autorregulemos, en libertad y sin caer en extremos de ningún tipo.
Y ya puestos a ser utópicos, también sería deseable que los avances científicos y técnicos estuviesen más equilibrado con mayores avances en materia social, cultural, ética y espiritual.
Que paseis una feliz Semana Santa y tened cuidado en la carretera y en la montaña.

frikosal dijo...

"deberíamos llegar a un consenso mundial sobre lo que se puede y no se puede hacer para reproducirnos, así como cuál sería la población humana deseable para no poner en peligro nuestro propio futuro ni el futuro del planeta"

Pero son dos cuestiones muy diferentes, ¿no?

Si, podría pensarse en poner un límite, pero no sería exactamente a la población si no a los recursos consumidos, producto de la población por el consumo per capita. En algunos lugares el consumo per capita de energía es 10 veces el promedio mundial.

Mad Hatter dijo...

Son cuestiones diferentes pero directamente relacionadas, porque, al final, aunque consumiésemos menos que un ratón, si la población sigue creciendo indefinidamente y sin control en un medio finito, tarde o temprano, se producirá el colapso.
Teniendo en cuenta también que por debajo de determinados niveles de espacio vital disponible y de consumo, por muy ecológico que fuese, el nivel de bienestar y felicidad disminuye mucho.
Habría que adaptar la presión demográfica y nuestro modelo de desarrollo, ambas cosas, a nuestro medio y a nuestro ideal de vida, teniendo en cuenta que para que el ecosistema funcione y la vida continue hay que dejar algo de sitio para otros seres vivos, incluso en las zonas costeras con climas suaves y agradables y en los valles fértiles de los ríos.

WODEHOUSE dijo...

Feliz semana Santa, guapetón que eres más apañao que un sol!! yo me quedaré por Madrid...qué remedio...

Carmen dijo...

Soy partidaria del control público, es la única forma de tener un auténtico "control" alejado de los intereses de las empresas privadas, tan poco honestos y altruistas en tantísimas ocasiones. Pero no veo el momento de llegar a un consenso mundial.. uf... ni europeo. MIentras la ideología y la iglesia sigan dando por ¿saco? la investigación y la ciencia seguirán en segundo plano... qué triste! Besitosss

Mad Hatter dijo...

Me acabo de pasar por tu blog para felicitarte como te mereces, Carmen ¡Enhorabuenaaaa! No sé si será indiscreción, pero el tuyo habrá sido totalmente natural ¿No?

atikus dijo...

Un tema tremendamente interesante y que no creo que tenga solución, los intereses de los paises ricos siempre estaran por encima de el de lod pobres y los políticos dominaran esto como les de la gana ayes estuve en el cine viendo la peli Las hermanas Bolena, un ejemplo de como se cambió la histora para satisfacer los intereses de un Monarca en sus apetitos sexuales y de procreación rompiendo las relaciones con la Iglesia Católica, parece una tontería peroda que pensar como los caprichos humanos pueden mas que los de un país y sus subditos llevandoles a una guerra por ejemplo.
Ademas para tener un conducir o trabajar en cualquier cosa se necesita un título, pero para educar a un niño no es necesario nada, bueno si es natural es normal pero si es adoptado o inseminado debería tenerse mas control, hoy todo depende de la pasta me da la impresión, o de ese modo es mucho mas fácil...hay que pensar en la felicidad y educación de los niños, no en la de los padres adoptivos.

atikus dijo...

perdón por las faltas de ortografía...