miércoles, marzo 07, 2007

TRAUMAS


Por desgracia, vivimos en un mundo traumático, sólo el hecho de nacer ya es una experiencia traumática, de repente nos sacan de un medio líquido, cálido y estable, y nos obligan a salir por un estrecho conducto a un inestable y frecuentemente hostil mundo exterior.

Luego vienen los traumas y complejos infantiles, con los compañeros de colegio y los chavales del barrio, cualquier pequeño defecto es objeto de burla y escarnio por parte de las crueles criaturitas.

Después la adolescencia, el primer beso, el primer corazón roto, la soledad, los riesgos del alcohol, las drogas y las malas compañías.

En la juventud pasamos por la desazón de no encontrar trabajo, no encontrar piso, no lograr independizarnos.

Ya más maduritos, debemos enfrentarnos cada vez a mayores responsabilidades, la hipoteca, los niños, el coche, las tareas domésticas, la rutina, el envejecimiento y la pérdida de padres y otros familiares.

En definitiva, problemas, siempre problemas: grandes y pequeños, breves y duraderos, físicos y mentales, familiares y laborales, internacionales y domésticos. ¡Ay!... quizás sean esos pequeños traumas domésticos y cotidianos los que más consiguen exasperarnos, y suelen ser "la gota que colma el vaso" ¿Por qué siempre se estropean todos los electrodomésticos durante la misma semana? -Como cantaron "Alaska y los Pegamoides", hay veces que parece como si los electrodomésticos cobrasen vida propia y se rebelasen contra nosotros. Y es que, ... amigo mío, en este mundo sólo hay una ley verdaderamente infalible, y esa es la "Ley de Murphy".

Para trauma, al que nos someten los políticos en los medios de comunicación, los hemiciclos parlamentarios y los plenos de ayuntamientos, día sí y día también.

Pero no hay que desesperar, en la vida también hay pequeños momentos de alegría, breves y preciados lapsos de felicidad. La esperanza es lo último que se pierde, y de vez en cuando se produce alguna sorpresa agradable, pequeños milagros cotidianos que hacen que nuestra existencia sea soportable. Quién sabe, quizás, hasta en el crispado y enrarecido ambiente de nuestro decepcionante y vergonzante ruedo político pueda surgir una brisa refrescante y revitalizadora que nos saque del tedio y de la corrupción.

Resuena en el sombrero: "I´ve seen you walking".- Yard Trauma (Phoenix (Arizona), 1985).

5 comentarios:

Red River dijo...

Como dice Ella, vengan problemas a mí!!!
Eso sí, lo de los políticos es otra cuestión.

Nada de agobios, mad.

atikus dijo...

Ahhh y que me dices del trauma de los jurgoleros como los culés o merenges (soy merenge) eliminados de la champión!!

Menos mal que nos queda Portugal!..y buen cine, buena música, buenos amigos,...

¿...traumas, que traumas!!?

Mad Hatter dijo...

No os preocupeis, no es que esté especialmente traumatizado, sólo era una escusa para poner el video de "Yard Trauma" (colegas garajero-psicodélicos de juventud).
Con respecto a la política, es que estoy considerando el afiliarme en un nuevo partido que tiene listas abiertas y sin disciplina de voto, llamado "Innovación Democrática":
http://www.innovaciondemocratica.org
Aunque sólo sea para fastidiar al PP, PSOE y todos los demás partidos al uso.
No es broma.

Red River dijo...

mad, ándate con ojo, que andan por ahí metidos políticos que eran de Unidad Alavesa, democratiquísimo partido que ha terminado como el rosario de la aurora con demandas de apropiación indebida entre sus antiguos dirigentes.

Si quieres un buen partido, busca uno en el que no haya políticos por medio.

Difícil, sí, ya sé.

Mad Hatter dijo...

Sí, la verdad es que no acaban de convencerme del todo, quizás sean un poco de "derechas" para mi gusto, por mucho que insistan en preconizar su independencia y que no tienen nada que ver con Jiménez Losantos.
Aunque siempre me cayó simpático aquel alcalde de un pueblo del Bierzo, rockero, melenudo y del PP!!! ¿Os acordais? Quizás yo podría ser otra "rara avis" de la "Nueva Derecha". Ja, ja! ¡Temblad Rajoy y ZP que llega Mad Hatter!(¡Jo! creo que estoy peor de lo que pensaba, a lo mejor sí que estoy algo traumatizado, sí).