viernes, marzo 16, 2007

COMPOSITORES


Casi siempre nos centramos en los cantantes, ya sean principalmente intérpretes o cantautores, y a menudo olvidamos que lo realmente importante en la música son las canciones, canciones que alguien debe componer, claro.

Por eso siempre he envidiado sobremanera a los compositores, a los autores de las canciones. Realmente, es un auténtico milagro que, con los millones de canciones que ya existen, todavía sigan habiendo personas capaces de idear nuevas canciones, podrán ser mejores o peores, según los gustos de cada cual, pero no cabe duda que el mero hecho de ser capaz de componer una nueva canción tiene mucho mérito.

Hoy quiero recordar a Boudleaux Bryant, un violinista clásico, nacido en Georgia, que tocó en la Orquesta Sinfónica de Atlanta durante 1937 y 38, para luego pasarse al "fiddle country" a principios de los años 40.

En 1945, cuando tocaba en Milwaukee (Wisconsin), conoció a una ascensorista llamada Matilda Genovieve "Felice" Scaduto, con la que enseguida se casó. Juntos escribieron numerosas canciones de éxito del pop y el country de los 50, como: "Bye Bye Love", "Wake Up Little Susie", "Problems", "Poor Jenny", "Take a Message to Mary", "All I Have to Do is Dream" y clásicos como "Love Hurts" o "Rocky Top". Ésta última se convirtió en la canción oficial del estado de Tennessee en 1982, y en el "cántico de guerra" de los equipos deportivos de la Universidad de dicho Estado.

En 1987, fueron inducidos a la "Songwriters Hall of Fame", justo unos meses antes de su muerte. En 1991, fueron inducidos a la "Country Music Hall of Fame". Durante su carrera ganaron un total de 59 premios musicales de Country, R&B y Pop.

Uno de sus grandes éxitos que más me gusta es sin duda "Love Hurts", una canción delicada, elegante, intensa y estremecedora donde las haya. Gram Parsons la cantó con Emmylou Harris para su LP de 1974 "Grievous Angel". Y también la han cantado los Everly Brothers, Roy Orbison, Little Milton, Don McLean, Cher, Pat Boone, Nazareth, Joan Jett y más recientemente, de nuevo Emmylou Harris, esta vez junto a Elvis Costello:




Y para enlazar con la entrada de ayer, aquí los teneis de nuevo cantando "I Still Miss Someone":



Resuena en el sombrero: "Love Hurts".- Emmylou Harris & Elvis Costello (Nashville, 2005).

3 comentarios:

atikus dijo...

Interesante post, la verdad es que es imposible tener una canción sin la composición pero también muchas canciones tienen personalidad propia gracias a grandes cantantes aunque aquí el mérito debe ser compartido, en ningún caso sólo del último la cuestión es determinar el porcentaje que se le debería dar a cada uno pero eso me parece muy matemático para algo tan subjetivo.

Mad Hatter dijo...

Efectivamente, no es una cuestión matemática, sino de magia y de sentimiento. Hay quien piensa que las canciones están ahí, en algún sitio, esperando a que alguien las coja, las "componga", luego otro pone su voz y su sentimiento, y luego tiene que haber alguien que las escuche a quien le hará sentir otra cosa, a cada uno algo distinto. Todos aportan algo, todos son necesarios para que el resultado sea esa magia, ese milagro que llamamos canción.

Red River dijo...

Camaleón Costello.
Cómo me gusta cuando interpreta o compone en cualqueir palo: pop, rock, jazz, blues, country...

Y el misterio es que nunca sabes por dónde viene la magia, pero un acanción de repente te aguijonea, y ahí se queda, a avivir contigo para siempre.