jueves, diciembre 09, 2010

SALUDO AL SOL




La palabra "rutina" suele tener ciertas connotaciones negativas, con frecuencia escuchamos la expresión "caer en la rutina", sin embargo, si no fuese por maravillosas rutinas, como la cotidiana salida del sol, no existiría la vida en nuestro planeta. Por otra parte, los seres humanos somos animales de costumbres y a nuestros cuerpos les encanta la rutina, en el sentido de que cada cosa se haga a sus horas y con un cierto orden y regularidad, así Robert Svoboda en su libro sobre "Ayurveda" dice:

"Al organismo humano le encanta la rutina y prospera cuando come, hace ejercicio y descansa con regularidad.

Tengamos la constitución que tengamos, la comida, el sueño y el sexo son los tres pilares de nuestra vida… Estos tres pilares equivalen a la digestión, el descanso y la creatividad. Alimento es todo aquello que el cuerpo digiere, lo que nutre el organismo. Abusar de la comida agrava principalmente a pitta y conduce a la mala digestión física y mental. El sueño es lo que obliga a la mente a descansar de su incesante proyección exterior y permite que nuestra identidad consolide su control sobre todo el organismo. Dormir demasiado agrava sobre todo a kafa y entorpece el dinamismo del cuerpo y de la mente. El sexo es lo que procrea y permite que nos unamos temporalmente a otro ser. Abusar del sexo agrava sobre todo a vata y debilita la creatividad y la capacidad de comunicarnos.

La comida que se come y se digiere correctamente nos proporciona la energía necesaria para la creación, la proyección en el entorno de la unicidad de nuestra individualidad. Podemos proyectar nuestra energía en la materia para crear una forma artística, o un balance, o podemos disiparla proyectándola en actividades improductivas como ver la televisión. Si durante el día no conseguimos crear con nuestra energía ni disiparla, por la noche estaremos tentados de proyectar esa energía en otro ser humano a través del acto sexual: para crear otra forma humana, engendrar satisfacción en la pareja o simplemente para disiparla. Después de la transmisión, descansamos de nuestro afán de proyectarnos y expresarnos y entramos en el estado de reposo conocido como sueño, que nos prepara para la admisión y el gasto de energía del día siguiente. La digestión, la creación y el descanso son indispensables cada día para todo individuo sano de cualquier constitución. Todos necesitamos el alimento, el sueño y el sexo preciso; ni más, ni menos.

La meditación es una forma de alimentación, un consumo de energías sutiles que son digeridas por los fuegos digestivos sutiles de la mente. La meditación es un elemento crucial de cualquier programa diario, porque satisface el apetito mental. La meditación inadecuada o insuficiente deja hambrienta a la mente, y hace que se vuelva hacia los órganos de los sentidos en busca de satisfacción en los objetos sensoriales, incluida especialmente la comida física.

El control del deseo, que es el apetito mental, es la clave de la longevidad y la inmortalidad.

Meditación puede serlo todo, en la medida en que sea sincero y realmente sentido. Desde el punto de vista estrictamente de la salud del organismo, la más sencilla de todas las meditaciones concierne al sol, sin cuya luz y calor no existiríamos. El color dorado del sol es de entre todos el más saludable, el más nutritivo y el que da más fuerza y vigor. El ayurveda recomienda el consumo diario del color dorado.

Los yoguis suelen hacer acopio de ese color mirando fijamente al sol, en el momento del amanecer, al mismo tiempo que meditan sobre su magnificencia. Cuando la luminosidad del sol alcanza un grado de intensidad que resulta molesto y dañino, podemos cerrar los ojos y continuar mirando fijamente un rato más a través de los párpados cerrados. Unos poco minutos al día nos fortalecerán el Yo y nos mejorarán la vista.

Si no tenemos acceso a la contemplación del sol o vivimos en un clima nuboso, podemos obtener color dorado por el método ayurvédico de fijar la mirada en un cuenco dorado lleno de gui de vaca, que es de color dorado. O podemos valernos del procedimiento denominado trataka, que consiste en colocar a la distancia del brazo y la altura de los ojos una lámpara llena de gui, que arde con luz dorada, y mirarla fijamente hasta que se nos salten las lágrimas. También podemos cerrar los ojos e imaginar el sol, o un globo de oro incandescente. Tras cualquiera de estos procedimientos, hay que lavarse los ojos e instilar una o dos gotas de agua pura de rosas en cada uno de ellos para eliminar todo exceso de calor".

Finalmente, al hablar de los efectos beneficiosos del ejercicio moderado, sobre todo si este es de tipo meditativo, como el yoga o el tai-chi, para evitar la torpeza mental y asegurar la correcta circulación de energía por todo el organismo, describe un sencillo ejercicio de saludo al sol o "surya namaskara" como el que describe el siguiente vídeo:



Lo cierto es que, aunque no tengamos el tiempo ni los medios necesarios para realizar todas las rutinas, prácticas y ejercicios descritos anteriormente, el mero hecho de imaginar y meditar sobre el sol al levantarnos y realizar alguna actividad creativa y algo de ejercicio físico y mental durante el día, mejorará mucho nuestra conexión con el mundo, nuestra vitalidad y nuestro estado de ánimo ¡Animaos a probarlo! Ya veréis.

Las "setas sol" de las fotos de arriba, corresponden a un carpóforo de Amanita muscaria, descolorido por efecto de la lluvia, en el suelo de un pinar, la primera; y la segunda a la pequeña seta Tubaria hiemalis, que aparece de diciembre a marzo, sobre restos leñosos semienterrados en zonas herbosas (Sierra de Cameros, otoño de 2010).

Resuena en el sombrero: "Here Comes The Sun".- The Beatles (Liverpool (UK), 1969), quienes también quedaron fascinados en su día por la milenaria sabiduría hindú; y, aunque esta canción está compuesta por George Harrison, valga como pequeño homenaje a John Lennon, un día después de cumplirse el 30 aniversario de su fatídica muerte.

6 comentarios:

WODEHOUSE dijo...

este post no es un post, es todo un reportaje que bien podria ir incluido en la revista mas prestigiosa, tio te sales... te sales ya del mapa. me lo he imprimido que lo sepas. besazos alternativos.

Mad Hatter dijo...

Tas pasao paisanaaa... Pero si casi todo ha sido cortar y pegar!
De todas formas, muchas gracias "Wood", tú sí que eres un sol!

MK dijo...

..por eso me salen tan rapidamente los dibujos ultimamente y hablo tanto !??

Mad Hatter dijo...

Ya... "MK", no será para tanto, mujer... Bueno, ya sabes, será cuestión de practicar un poco más ¿Seguro que eso de "MK" no viene de "MeKachis"?

Yuri Zhivago dijo...

No hace mucho que vi una película de Ang Lee "Come Beber y amar".Este finde he acabado el libro "Come Reza y Ama" y en mi regreso al mundo Blog prácticamente hablas de lo mismo Mad.
Seguramente estas rutinas son de las más gratificantes para el cuerpo sobre todo la tercera.
Saludos y espero que estas Navidades veamos el sol en La Rioja.

Mad Hatter dijo...

Hola Yuri.
En este comienzo del siglo XXI estoy observando un cierto regreso hacia la espiritualidad. Si el siglo XX fue el siglo de la tecnología, el XXI creo que va a ser el de la espiritualidad.
Aprovecho para felicitaros las navidades a todos y que tengais una feliz entrada en el 2011!