miércoles, febrero 17, 2010

Esa manía de reprimir


A buen seguro que a mucha gente (por muy acostumbrada que esté a los saltos acrobáticos y a las imprevisibles locuras de este blog), la portada de arriba les habrá parecido cuanto menos impactante, pero miremos la imagen de nuevo, esta vez haciendo un esfuerzo por tratar de eliminar todo tipo de prejuicios ¿Qué es lo que vemos? Pues a dos mujeres besándose en un ambiente íntimo y tranquilo, mientras una tercera las observa desde un discreto escondite ¿Hay algo que no concuerde con el previsible comportamiento humano en el que prima el amor, la atracción sexual y la curiosidad por naturaleza? ¿Acaso hacen daño a alguien?

Con esta entrada no pretendo suscitar ningún tipo de polémica sobre unos asuntos tan personales, íntimos y delicados como son las creencias religiosas, la ética, el sexo y el sentido de la justicia, ni mucho menos banalizar sobre algo tan grave como los abusos a menores, pero no me gusta rehuir los temas, por muy espinosos y problemáticos que pudieran parecer, y recientemente me han llamado la atención un par de noticias que aparentemente no tienen ninguna relación entre sí, me explico:

Según parece, el Vaticano ha dejado de mirar para otro lado y se ha propuesto hacer justicia con respecto al escándalo de los casos de pederastia y abusos a menores realizados durante años por miembros del clero, en colegios católicos de Irlanda.

Ya se han producido las primeras dimisiones de obispos y sacerdotes, y se espera que haya algunas más, mientras que las víctimas anuncian que van a reclamar indemnizaciones millonarias.

En fin, nunca es tarde para tratar de corregir los errores del pasado, pero estos casos no son más que la consecuencia de un problema de fondo de índole histórica y cultural (que no espiritual ni religiosa) que viene arrastrando la Iglesia desde hace demasiados siglos, y creo que ya va siendo hora de que la Jerarquía Eclesiástica se dé cuenta de que las leyes divinas nunca pueden estar en contra de las leyes naturales.

Porque cuando se reprimen los sentimientos y la propia naturaleza se producen fuertes contradicciones internas que generan reacciones traumáticas y comportamientos antinaturales, aberrantes, profundamente negativos e injustos como son los abusos a menores.

La frase que más me impresionó de la pasada ceremonia de los Premios Goya, fue cuando, al presentar a los nominados al premio al mejor director novel, la directora encargada de presentar a los directores de la película “Yo también”, Antonio Naharro y Álvaro Pastor, dijo: “La peor minusvalía es reprimir los propios sentimientos”.

Pero, hablando de cine, resulta que esa manía por reprimir los sentimientos propios y ajenos no es exclusiva de instituciones tan conservadoras y retrógradas como puede ser la Iglesia Católica, sino que las Academias del Cine, tanto la española como la de Hollywood, que se supone que están en la vanguardia del liberalismo, la tolerancia y la modernidad, recomiendan a los premiados a los Goyas y los Óscars que repriman sus emociones y que se ahorren las lágrimas y las dedicatorias a familiares, y que el discurso debe ser corto, aséptico y sin emoción, para lo cual se recomienda hacer uso de los servicios de un guionista (¡?).

Vamos a ver, me parece correcto que se procure ser breve para no cansar al personal y que no se exagere, pero si las emociones son sinceras, brota el llanto y uno se acuerda de sus seres queridos ¡ES NATURAL! Y al que no le guste que no mire o que se tape los oídos, el protagonista es el premiado y hay que RESPETAR sus sentimientos, siempre y cuando sean sinceros y no resulten ofensivos para nadie.

Pero, volviendo al más serio asunto inicial, me gustaría que la Jerarquía Eclesiástica recapacitase sobre el amor, la naturaleza humana y la justicia, con una mayor apertura de miras y sin absurdas mojigaterías, y que la cosa no se quede únicamente en rezar siete Ave Marías.

Resuena en el sombrero: “Seven Hail Marys”.- Flesh for Lulu (Berlín, 1985). Canción incluida en el disco "Blue Sisters Swing", cuya portada figura arriba:



P.D. dirigida a Pedro Almodóvar: En el discurso del próximo Óscar que recibas procura reducir la lista de familiares, Santos y Vírgenes, si es que puedes reprimirte y si no pues nada ¡Tú mismo! La Iglesia estará encantada con tanta publicidad gratis. (Lo cual no dejaría de ser curioso, después de “La Mala Educación”).

Espero haber sido correcto y educado y no haber ofendido a nadie, pero creo que es bueno reflexionar en público sobre estas cosas. Y si alguien se siente ofendido, lo siento, pero alguien tenía que hacerlo.

10 comentarios:

WODEHOUSE dijo...

La Iglesia no ha tenido más remedio que dejar de hacerse "la orejas" porque lo de Irllanda ya clamaba al cielo y nunca mejor dicho. Es mejor que caigan las cabezas que sean y no toda la cúpula de san pedro con todo el "personal" cardenalicio y demás altas jerarquías dentro.
Pues yo paso, al ver la noticia de lo de los oscars pensé que qué reprimidos-represores son los americanos, vale que no se alarguen pero quién no se ve tentado a decir al menos un "Viva la Virgen de la Vega y la de Valvanera, (para que luego digas que la tengo menos fé)! en un momento como ese. Yo desde luego, lo haré cuando me den el próximo oscar mayer...porque el otro lo dudo.

Mad Hatter dijo...

Wood",los americanos y en menor medida también los españoles, porque había que ver al Alex de la Iglesia (curiosa coincidencia) echando la bronca a los premiados por acordarse de padres, hijos, parejas y hermanos. Me parece que lo que hay es mucha envidia y mucha falsa apariencia de seriedad y profesionalidad ¡Coño si quieres seriedad y profesionalidad no montes un sarao de estos con una alfombra verde! Se publica una lista en internet y prao ¡No seamos tan tristes, tan ridículos ni tan estiraos, por favor!
¡Que vivan!...y la de Castejón, y la de Vico y la de Lomos de Orio. Me gustan las vírgenes madres de Dios, porque en ellas se encarna la Madre Tierra.
Y hablando de madres y de Óscars, te voy a proponer para que te den un premio en el "Gruta 77" a la madre más rockera, más enrrollá y más maja de las cuencas del Manzanares y del Oja ¡Hala!

atikus dijo...

Estupenda reflexión como siempre Mad, sin duda hay que tener cuidado en este pais con las cosas de la religión porque hay mucho susceptible, otros mas comprensibles que además son mas abiertos entienden que las cosas deben ser mas flexibles.

En cuanto a los cineastas es cierto que el señor Almodovar le encanta eso del folcklore de los santos, sin duda sólo folckolre, en cuanto a Alex creo que la frase yo la entendería mas como un "no os enrolleis" que no un "no seais sentimentales",...vamos que quizás se expreso mal.

En cualquier caso sin duda la sociedad sigue siendo arbitraria, ilógica e injusta, incoherente...puff alguien que arregle esto!!!

saludos

Lolita Lamento dijo...

A la voyeur no la ví!

Sobre la Iglesia no me pronuncio porque pecaría nada más abrir la boca, pero me parece sublime esa frase sacadita de los Goya, Mad, genial.

Mua.

Mad Hatter dijo...

Gracias "Atikus".
Lo que pasa es que en cuanto tenemos una pizca de poder siempre caemos en la tentación de ejercitarlo prohibiendo y reprimiendo lo que no nos gusta o nos da rabia que disfruten otros ¡Cochina envidia y cochino afán por creernos superiores a los demás!

Lolita, la voyeur es esa mancha amarilla a la izquierda de las piernas que hay en lo negro, ahí se ve el ojillo de una monja asomada, mirando cómo las otras dos se dan el lote. Por cierto, tú de madre superiora serías la ostia! (de buena, me refiero);)

Lolita Lamento dijo...

Sí, sí, gracias... decía que no la vi en el primer vistazo. Lo de madre superiora lo dirás por mi peinado ;D

WODEHOUSE dijo...

Huy...chiquillo, eso sí que me gustaría. besos.

Mad Hatter dijo...

¡Muchas gracias por vuestra asiduidad y fidelidad!
"Wodehouse" porque es la comentarista nº 1, seguida muy de cerca por "Atikus", y Lolita porque tiene su mérito teniendo en cuenta su "Baja Fidelidad".

El futuro bloguero dijo...

Pues yo creía que había comentado esta entrada...

En fin, habré sido reprimido o no aprobado, jjajajaja.

No me voy a cebar contra la iglesia, que tan bien tapa sus culpas y mira para otro lado. Al fin y al cabo, no soy digno de opinar sobre lo que no creo ni comparto.

Eso sí, los delincuentes, (Y los pederastas son eso) todos a la carcel, sean curas, políticos o actores, todos los culpables, al trullo, donde podrán seguir disfrutando de sexo forzoso...

Mad Hatter dijo...

De eso nada monada, que aquí no se reprime a nadie ¿Eeeeeh?
Por supuesto que puedes opinar sobre la Iglesia, "F.B.", ya que ellos también opinan sobre cosas que se supone que no practican.
Un abrazo y que paséis buen finde.