miércoles, noviembre 18, 2009

Plumas y Espinas Invisibles






Es el tiempo de las criaturas de la noche. Los días, aunque soleados, cada vez son más cortos, y hay que pasarlos escondidos, camuflados en el mundo pardo, ocre y gris de las cortezas, los líquenes, los troncos, las ramas y las hojas secas del bosque, para no ser molestado por los bandos de los ruidosos y valientes pajarillos que afrontan la proeza de pasar el otoño y el invierno en nuestras inhóspitas y solitarias sierras norteñas.

En el sotobosque, el Rosal silvestre (Rosa pimpinellifolia) protege sus frutos con un espeso y pinchudo alambre de espino, a prueba de ratones.

Unos ratones que en estas fechas se entretienen royendo bellotas y los desmogues de los corzos, ricos en sales minerales, recién caídos sobre la hojarasca que cubre el suelo.

Estos pequeños y activos roedores serán cazados y tragados enteros por las rapaces nocturnas, como el Cárabo común (Strix aluco) y el Búho chico (Asio otus), que descansan durante el día pegados a los troncos o en el interior de huecos y se deshacen de los restos no digeribles de sus presas, vomitando unas bolas de pelo y huesos llamadas egagrópilas.

Mientras el Hidno imbricado (Sarcodon imbricatus) fabrica sus agujas apuntando hacia abajo, hacia el mantillo del que extrae su sustento, descomponiéndolo, al igual que hacen las lombrices de las que se alimenta la misteriosa “Dama de los ojos de terciopelo” que también descansa durante el día, quieta e invisible, echada en algún tranquilo y silencioso rincón del suelo del bosque.

Resuena en el sombrero: En el enlace de “bandos” se pueden escuchar y ver unos pájaros que ahora ya se sienten mucho mejor y de lo más animados, bailando casi tan rápido como yo en el concierto de los "Fleshtones" de mi entrada anterior.

Fotos y dibujos by Mad Hatter: 1) Cárabo descansando tras la primera nevada. 2) Cárabo durmiento en el interior del hueco de un haya. 3) Cabeza de Búho chico. 4) Frutos y espinas del Rosal silvestre. 5) Carpóforos de Hidno imbricado en el suelo de un pinar.

6 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Es el tiempo de las criaturas de la noche, parece una promoción de la peli de Crepúsculo...

Vuelven tus dibujos fascinantes.

Arriba Julio, eso es...

Mad Hatter dijo...

Es que como el martes pusieron en la tele "Crepúsculo" y ayer echaron Van Heiling ¿De qué me sonará a mi ese sombrero negro?
Los búhos y todas las rapaces en general siempre me han fascinado.
Muchas gracias "F.B." Un abrazo desde lo alto del hueco del árbol.

Erna Ehlert dijo...

Me encantan tus dibujos!

Saludos

nancicomansi dijo...

¡¡¡Que chulos los dibujos!!!
Yo soy incapaz de entretenerme tanto...

Que bonito eso de "dama de los ojos de terciopelo" y que "malas esas setas con pinchos...(yo es que soy muy "disneyana", lo se, y me cuesta hacerme cargo de que cada especie lucha por sobrevivir...)

atikus dijo...

Totalmente de acuerdo con el FB, esos dibujos son fundamntales en tú blog.

Yo ando algo mayorcito para trasnochar pero la semana pasada me di un atracon...el viernes con los fleshtones, como he leido en el post anterior el concierto mas o menos como el que tú ya has comentado, eo si en una de esas bajadas casi me obliga el bajista a cambiarme mi psicodelica camia con la suya...no estaba mal pero estaban sudadas y no estoy yo en plan futbolista, aunque si hubiera sido Bruce la hubiera vendido como el guante de M. Jacson por unos miles d euros ;)

abrazos

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias Nanci y Erna.
Las agujas del himenio de esas setas son blandas y aunque son un poco amargas se pueen comer si se cuecen y se tira el agua.

Me alegro "Atikus", seguro que fue un conciertazo, yo te hubiera comprado la camisa de Keith Streng a un precio razonable ¿Era una tipo cowboy negra con adornos blancos y un esqueleto?
Un fuerte abrazo.