domingo, noviembre 08, 2009

Olvidar el azul



¿Es posible olvidar un color?

Según dicen, la gente que pierde la vista por un accidente o una enfermedad, con el tiempo, acaba por olvidarse de cómo eran los colores.

¿Y el dolor? ¿Es posible olvidar un dolor, una sensación o un fuerte sentimiento?

¿Se puede aprender a olvidar?

El “toque azul” lo pone en esta ocasión la flor del “Nomeolvides” (Myosotis arvensis) de la primera foto, y el “toque outsider” viene de la mano de esta canción que versionearon los Lyres a mediados de los 80:



Resuena en el sombrero: “Teach me to forget you”.- The Outsiders (Amsterdam, 1968).


13 comentarios:

Cristina dijo...

Si inventan una pastilla para olvidar... guárdame una.

No se olvida, es mentira. Creemos que sí, pero cuando menos lo esperamos, el recuerdo que creímos perdido vuelve.

No es consuelo. A veces no lo hay.

Lo siento, a mí también me gustaría poder olvidar, por el recuerdo a veces corroe.

Un beso

Mad Hatter dijo...

Por supuesto que no se olvida, Cristina. Los colores cuando uno se queda ciego, puede que sí, pero las personas que han supuesto algo importante en nuestras vidas nunca se olvidan.
Es una contradicción más de nuestras vidas, por un lado queremos olvidar para evitar el dolor, pero por otro deseamos que perdure nuestra memoria.
El sentimiento de pérdida duele, es inevitable, pero la experiencia hay que tomarla como algo positivo, bonito y propio de la vida, si nunca sintiésemos dolor es porque estaríamos muertos.
Gracias por tu comentario y un beso agridulce.

atikus dijo...

Bueno la verdad es que dl cerebro se sabe poco o nada...aveces la gente se bloquea y olvida cosas por un hecho traumático, hay pelis al respecto...pero vamos lo normal es no olvidar, tener dolor y sentimientos de triteza, porque precisamente somos humanos.

Abrazos pitufadamente azules

Mad Hatter dijo...

Cierto "Atikus", aunque en estas cosas sobran un poco las palabras, es mejor escuchar la canción. Hay miles de canciones y películas al respecto, pero supongo que todos tenemos las que nos tocan más de cerca.

Abrazos multicolores, pitufo!

Carmen dijo...

Si olvidásemos nos quedaríamos desnudos, dejaríamos de ser lo que somos.
Recordar. Sin empeñarse en nada, ni en olvidar.
Besitos en azul con un toque rojo.

Lula Fortune dijo...

Nada se olvida, aunque no seamos capaces de recordarlo. Ah! el dolor, cómo nos gusta sentir ese dulce sufrimiento. Es la vida, querido Mad, la jodida e inevitable vida.
Besos y caricias.

nancicomansi dijo...

¿Olvidar?
No se...quizás todo quede enterrado en la memoria de tal manera que creamos que eso jamás existió...
Pero algún día, haciendo arqueología sentimental...

me encanta el azul por su fresca y limpia tristeza.

Un besote (alegre, eh?)

WODEHOUSE dijo...

La vida me ha enseñado a que cuanto antes aprendamos a convivir con el dolor, major que mejor, porque tarde o temprano nos tocará sufrir y mucho. Besazos enormes. Aquí una amiga.

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios, vuestra comprensión y vuestro apoyo, queridas amigas, sois estupendas. Aunque, como diría el Hombre de Negro: "I still miss someone".
Besos.

a-escena dijo...

Quiero pensar que no se olvida un color. Y también quiero olvidar si se puede o no olvidar un dolor.
Me encanta tu entrada.
Besos.

nancicomansi dijo...

¡¡¡EOOOO!!!!
¿POr dónde andas?

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias por vuestro interés y por vuestros cometarios.
No os preocupéis, ya se me pasará este bache tan azul, supongo.

El futuro bloguero dijo...

Siento llegar tan tarde pero me uno a los abrazos y comprension generales...

Un fuerte abrazo julio.