jueves, junio 13, 2013

EL REY LAGARTO




Hace poco he leído la noticia de que han descubierto el fósil de un enorme lagarto (primera foto), cuyo nombre específico “Barbaturex morrisoni” ha sido puesto en honor al legendario cantante de los “Doors”, Jim Morrison (segunda foto), apodado “Lizard King”, fallecido en París el 3 de julio de 1971. Una gran ocasión para recordar la música de este grupo imprescindible de la historia del rock y cuyo teclista Ray Manzarek falleció hace pocos días (20 de mayo), si bien ya le había dedicado una entrada en el 2007 (ver enlace anterior), por tratarse de uno de mis teclistas favoritos.

El lagarto en cuestión es una especie similar a las iguanas actuales, vegetariano, al igual que ellas, pero de gran tamaño (unos 2 metros de longitud y 27 kilos de peso), que vivió hace 40 millones de años, en la zona del sureste asiático donde actualmente se ubica Myanmar. Este período del Eoceno, ha sido denominado por algunos “Squamozoico”, debido al predominio de grandes lagartos de colas espinosas, en un mundo que ya estaba dominado por los mamíferos, posiblemente debido al hecho de que fue una época caracterizada por un clima muy cálido, en el que incluso se habían fundido los polos, que favoreció un gran desarrollo de los reptiles de sangre fría (poiquilotermos).

Es curioso como el rock´n´roll siempre se ha inspirado bastante en el mundo de los reptiles, desde los aligatores del bajo Mississippi donde nació ("Alligator Blues", no puedo olvidar aquel espeluznante “Alligator Wine” que interpretaron los Fuzztones junto al maestro Screamin´ Jay Hawkins, a los madrileños Downtown Alligators), hasta la "Iguana de Detroit" (Iggy Pop), pasando por las numerosas alegorías a lo camaleónico y a los camaleones, o aquella canción de mis queridos The Church titulada “Reptile” (1988), o aquella otra de los Bauhaus titulada "Lagartija Nick" en la que se inspiraron un grupo de chicos granaínos para denominar a su banda, sin olvidar al gran segundo baterista de los Rescuers y primero de los Imposibles, el inolvidable y entrañable Gonzalo, “El Lagarto”.

Supongo que el cerebro reptiliano, la parte más primitiva de nuestro cerebro que regula el mundo de los instintos, los impulsos y las emociones, tiene algo que ver con eso. Como también el hecho de que a muchos roqueros les guste enfundarse en una segunda piel de cuero negro, calzar botas de serpiente y proteger su vista tras unas gafas oscuras, todo ello les confiere una fría y dura apariencia reptiliana que, en la mayoría de los casos, no es más que pura fachada, una coraza tras la que suele esconderse una cálida personalidad, frágil y tímida. Artistas sensibles, con espíritus libres, corazones cosidos a cicatrices y cuerpos castigados por los excesos que conlleva la nocturna vida bohemia.

Resuena en el sombrero: “Light My Fire”.- The Doors (L.A. (California), 1967).


4 comentarios:

CarlosRADAR dijo...

Por lo visto el 4% de los ciudadanos de U.S.A. está convencido de que hay seres extraterrestres entre nosotros que bajo su piel humana ocultan su cuerpo y escamas de reptil, los así llamados reptilianos. Y en España también los hay, lamentablemente. Estoy detrás de que me presenten a una chica que defiende estas memeces para escucharla atentamente y reírme o llorar, según me de.

martincx dijo...

Interesante, sólo una acotación, en mí mente suena People are Strange.

Saludos,

Mad Hatter dijo...

Ten cuidado Carlos, que lo mismo esa chica es Diana (la mala de "V") disfrazada. Es muy probable que, si no se hubiesen extinguido los dinosaurios, hubiese seres bípedos inteligentes reptilianos dominando la tierra en lugar de estas torpes ratas-mono-humanas que somos. Aunque, como digo en la entrada, todos tenemos una parte reptiliana en lo más profundo de nuestros cerebros.
People are realy strange "Martin". Bienvenido al blog.

Sex Shop dijo...

Muy buenooooo!!!!!!!!!