miércoles, enero 30, 2008

Los chicos con las chicas


El Tribunal Constitucional ha fallado en contra del recurso de inconstitucionalidad que interpuso el PP contra la Ley de Igualdad que establece la obligación de presentar listas paritarias en las elecciones nacionales, autonómicas y locales. Y, aunque no comparto muchos de los planteamientos de dicho partido, en especial los de sus máximos dirigentes. En mi opinión, esta sentencia refleja, una vez más, que, por más que nos empeñamos en decir que no se debe discriminar en función del sexo y que hombres y mujeres somos iguales ante la Ley, lo cierto es que nos seguimos fijando demasiado en la distribución de los cromosomas X e Y para muchos aspectos de nuestra vida cotidiana.

A mi modesto entender, la igualdad y la no discriminación por sexo debería significar que lo importante es la PERSONA, con independencia de su condición sexual, al igual que se supone que sucede con otras características propias del ser humano como son la raza, la religión, el estado civil, el color del pelo, la tendencia política, los gustos personales, etc.

¡Hombre (o mujer)! ... Está bien que los vestuarios, servicios y cuartos de baño continúen estando separados por sexos (faltaría más), pero ¿Qué nos parecería si una Ley de Igualdad dijese que en las pruebas selectivas para empleados públicos debería seleccionarse un determinado intervalo prestablecido en la proporción de sexos?

Quizás se podría argumentar que es que las listas de representantes políticos en los parlamentos deben ser un reflejo de la realidad social, pero... ¿Por qué hay que fijarse sólo en el sexo? ¿Por qué no exigir también determinados porcentajes de casados y solteros, o entre las distintas religiones, edades, clases sociales, niveles educativos o razas?

¿Es que acaso un hombre está mentalmente incapacitado para comprender los problemas que tienen las mujeres? ¿Acaso hombres y mujeres vivimos en mundos totalmente aislados? ¿Olvidamos que la inmensa mayoría de los hombres tenemos madre, abuela, esposa, hijas, sobrinas, primas, tías, novias, amigas, vecinas, compañeras, jefas, empleadas, etc? ¿Es realmente tan importante la condición sexual de una persona para ejercer correctamente la actividad política en una democracia occidental moderna? ¿No deberíamos fijarnos únicamente en la capacidad intelectual, de trabajo, de servicio, en la coherencia ideológica, en la honestidad o en la credibilidad a la hora de elegir a nuestros políticos y políticas?

Resuena en el sombrero: "Los chicos con las chicas".- Los Bravos (Madrid, 1967).


17 comentarios:

lateral zurdo dijo...

Moderador, propongo que impongas paridad en estos comentarios.
En fin, recuerdo con emoción la llegada de Cou a mi colegio ( de curas, solo tíos), porque llegaban "ellas".
Hoy mi hijo tuvo esa emoción desde los 3 años ...

ibirque dijo...

Lo único que ha hecho el PP en toda la legislatura es recurrir y estar en contra de todo y ahora claro le esta saliendo todos los tiros por la culata.

Mad Hatter dijo...

Bueno "L.Z." de la educación mixta o diferenciada hablaremos en otro momento, porque no es tan sencillo como parece.

Bienvenido o bienvenida (?) "Ibirque". Al PP, o mejor dicho a los señores Rajoy y Acebes, lo que les pasa es que no han asumido como deberían los errores que cometieron justo antes y después de las anteriores elecciones generales. Su afán de permanencia en el poder lo van a pagar mucho más caro que si hubiesen optado por una salida digna en su momento (el 15M), pero allá cada cual y quien les vote.

¿Veis? En este blog hay paridad, porque los comentarios los respondo a pares.

Raquel dijo...

Yo no le veo ningún sentido a lo de las cuotas. Un saludo.

WODEHOUSE dijo...

Tienes mucha razón , lo importante es la persona y no deberíamos fijarnos en el sexo. Pero, vivimos en una sociedad muy encorsetada y resulta un tanto forzado todo. Aparte, sufrimos la época del etiquetaje, a todo se le pone una etiqueta, hombre, mujer,gay, inmigrante, como en las tiendas de música, que todo está por especialidades. Y lo que no encaja...pues le ponen en el socorrido estand de "Nuevas Músicas"...o "Fusión". un beso.

Carmen dijo...

A discutir!!!! Primero sí, en la teoría estoy totalmente de acuerdo contigo, lo que importa es la persona, no su sexo o su color, su raza y demás. Pero si esto fuese así de sencillo, jamás hubiésemos tenido que hablar de paridad o de discriminación. Si esa justicia social existiese, no habría ningún problema, la mujer siempre hubiese ocupado un lugar similar y junto al hombre. Pero la historia nos está demostrando que no es así: que la mujer, por ser mujer, ha sido relegada. Igual les pasa a los negros. Al reconocer que existe el problema hay que buscar soluciones. Y las leyes, como esta de paridad, lo que intentan es poner en su sitio una situación que estaba desequilibrada. Que puede esto llevar a que algún hombre quede fuera de una lista... sí. ¿pero cuántas mujeres han quedado fuera durante años y años... y siglos???
La pelea por conseguir que las mujeres estemos junto a vosotros, a vuestro lado (y únicamente encima o debajo cuando lo decidamos juntos, ejemm.. jejeje) la tenemos que ganar juntos también. Las cuotas, que tan mala fama han tenido, han conseguido que la mujer sea visible. Han hecho que las mujeres estemos ahí, que socialmente seamos tenidas en cuenta. De una forma forzada, pues sí, pero de otra forma ¿creeis de verdad que muchos hombres hubiesen dejado su situación de privilegio? Las cuotas han llevado a las mujeres al Parlamento, al Senado, a los gobiernos... y ahora se está en la pelea del mundo empresarial. A cuántas ruedas de prensa voy constamenente en las que no aparece ni una sola mujer en la mesa!!! Eso deja de manifiesto que nosotras, todavía, no ocupamos el lugar que numéricamente (aunque sólo sea eso) nos corresponde.
Las cuotas han funcionado en los países nórdicos, y están haciendo que las mujeres también seamos visibles aquí... Pero lejos de entenderlo como una confrontación con los hombres, yo lo vivo como un esfuerzo conjunto. Besos coordinados.

Mad Hatter dijo...

Sí, Carmen, lo has explicado muy bien y hay una justificación histórica innegable. Pero, francamente, en el sector público y en la política, en el momento actual, no creo que sea necesario, aunque quizás de aquí a nada nos venga bien a los hombres para que nos dejeis un huequito en la Administración Pública(je, je).
Donde sí se deberían aplicar es en el mundo empresarial, ahí sí que hace falta, como bien dices.

Lula Fortune dijo...

Querida Carmen, me has quitado las palabras de la boca. Y me has ahorrado el coment. Suscribo punto por punto lo que dices. Eso no quita que no te mande un beso, Mad, faltaría plus.

Bloggesa dijo...

Pues Carmen también ha puesto las palabras exactas a lo que yo pienso.

Hace ya tiempo, no sé si oí o leí una frase de Pilar Miró, que le preeguntaban sobre la igualdad y vino a decir algo como esto: "Las mujeres seremos iguales a los hombres cuando haya tantas mujeres inútiles como hombres inútiles hay en altos cargos."

Me pareció una tontería, pero, con el paso del tiempo, creo que no lo es tanto, porque plantea una cuestión interesante a mi entender. El sistema de cuotas asegura un porcentaje de mujeres. En caso contrario, como dices, tendría el puesto la mujer que se lo mereciera, pero seguro que seguiría habiendo algún hombre que está y no se lo merece.

Hace unos meses, una amiga se presentó a una entrevista de trabajo. Le preguntaron si tenía previsto tener familia. Y, que yo sepa, una mujer embarazada no pierde neuronas ni la habilidad para desarrollar un trabajo. Tal vez por eso hay más mujeres en el paro que hombres, porque tal vez mucha gente no se fija en la capacidad de trabajo, ni en esas cosas. Sólo en que va a estar de baja y le va a costar dinero.

Triste, pero cierto.

Un abrazo, Hatter.

Mad Hatter dijo...

De acuerdo chicas, pero que se diga claramente: "El sistema de cuotas es para compensar la tendencia injusta que significa la maternidad en nuestra sociedad actual". Que es parecido pero no es lo mismo, por esa manía que tenemos de simplificar, de dar las cosas por supuestas y de no utilizar de una manera correcta y precisa el lenguaje.
En cualquier caso, está claro que en los comentarios de este blog no hay paridad ni nada que se le parezca ¡Venga chicos animaros!
Por cierto, qué me decís de "Los Bravos", uno de los mejores grupos españoles de todos los tiempos, no os perdais el "Black Is Black" que viene entre los recuadros en pequeñito de otros vídeos relacionados. Y sí, el órgano TAMBIÉN es "Continental Vox", para variar (je, je).

Sergio dijo...

A mi, sinceramente, me parece una tontería.. Lo importante es que sean buenos... si las mejores son mujeres , pues bien, si son la mitad pues tmb...

abrazosss

_::Sergio::_

Mad Hatter dijo...

Vaya, menos mal, un chico (nunca pensé que llegaría a decir esto). Bienvenido Sergio, me he pasado por tu blog y no me he atrevido a comentar nada. No es por nada, simplemente no es mi estilo de posts.
Saludos.

El futuro bloguero dijo...

Bravo CARMEN, tu comentario explica muy bien lo que pienso. Cada día trato de contrarrestar a los que argumentan en contra de la discriminación positiva, desde mi ppuesto de trabajo en la DG de la Mujer, a los que ven una tontería estas medidas. Y eso que allí, somos tres varones entre doscientas mujeres... (ahí necesitariamos otra paridad como la que dice Julio MADHATTER)

Saludos

Mad Hatter dijo...

Muy bien, muy bien, "FutBlo" otro chico, que aunque trabaje en la Dirección General de la Mujer me vale. Ya, ya nos vamos acercando a la paridad, ya me quedo más tranquilo, oyesssss.
(Pues no va ahora el "blogger" este y me sale abajo la palabra a verificar: "ZPZPZPZP" ¡Esto es un complot! Para contrarrestar el comunicado de la Conferencia Episcopal de hoy ¡Seguro!¡Que país!¡Dios mío!¡Qué país!)

frikosal dijo...

Es necesaria la discriminación positiva!
En un par de semanas habré podido hacer los papeles para el cambio de sexo y por fin podré llegar a concejala de urbanismo...

Mad Hatter dijo...

No me cabe la menor duda de que serías una excelente Concejala de Urbanismo o de Medio Ambiente, "Frikosaldelarmario".
(Perdona la broma, pero es que me lo has puesto a güevo, je, je).

frikosal dijo...

Mad,
Nada de salir del armario. Seré una concejala transexual, sin operar y lesbiana. Femenina en todo lo legal y dispuesta a pedir la custodia en caso (Dios no lo quiera) de divorcio.