lunes, enero 07, 2008

El Cuarto Poder


Esta entrada ha sido inspirada por Carmen, nuestra periodista favorita.

Es un hecho que el control de la información que llega al gran público y la forma en la que lo hace constituye un gran poder en nuestra sociedad actual, si bien este poder se está diluyendo o liberalizando en los últimos tiempos, cada vez más, gracias a internet.

La mayoría estaremos de acuerdo en que lo ideal sería contar con unos medios de comunicación veraces, fiables e independientes, que denunciasen las injusticias y que no estubiesen sujetos a los poderes políticos, económicos o religiosos. Cosa que cada vez se me antoja más utópica, por cierto.

En lo que quizás no estemos tan de acuerdo es en algunos preceptos de la comunicación que los profesionales del medio y el conjunto de la sociedad parecen haber dado por supuestos, cuando no debería ser así en absoluto. Y, aunque el asunto es complejo, voy a tratar de explicarme.

Hay mucha gente que pensamos que tanto el "mal rollo" como el "buen rollo" son tremendamente contagiables. Por ejemplo, el pasado año en España hemos podido comprobar como la famosa crispación política lo ha ido invadiendo todo, incluso hasta el carácter del habitualmente cortés y afable Rey Don Juan Carlos, quien hace poco nos sorprendió con un sonoro, escueto e impactante: "¡Por qué no te callas!", que ha dado la vuelta al mundo.

La consecuencia de este hecho es que se crea una especie de "estado de ánimo" o consciencia colectiva, de forma que si una gran mayoría de la población tuviese pensamientos positivos en un mismo instante, todos a la vez, el efecto positivo de ese "carma universal" generado se extendería por todo el mundo como una ola de energía positiva. Y me temo que lo que está sucediendo es todo lo contrario. En esto se fundamenta la importancia que todas las religiones del mundo conceden a la oración.

Con esto no pretendo decir que los medios sólo tuvieran que dar noticias buenas y que los telediarios se convirtieran en una especie de "Alicia en el País de las Maravillas", pero tampoco es conveniente regodearse en el mal y en el morbo, ya que eso sólo beneficia a los malvados. Por ejemplo, ya he dicho en varias ocasiones que frente a un problema como el terrorismo, en el que no hace falta convencer a casi nadie, ya que la inmensa mayoría de la población ya sabe de sobra que es algo totalmente inadmisible y execrable, cuanto más se hable de los atentados más publicidad gratuita e inútil se les dá a los terroristas, que lo único que persiguen con ello es que todos pensemos que su "problema" es lo más importante del mundo, única y exclusivamente debido al hecho de que alguien muere de forma violenta. Quizás pueda parecer algo un tanto duro para los familiares de las víctmas, pero a mi juicio estaría plenamente justificado ignorar al máximo los atentados, ya que entiendo que el derecho a la vida está muy por encima del derecho a la información.

Personalmente, pediría a los medios de comunicación masivos que hay cosas y sucesos de los que preferiría no tener noticias o, al menos, que se diesen a conocer de la forma más escueta posible, ya que su divulgación detallada conlleva más efectos negativos que positivos. Por ejemplo, todos los que nos dedicamos a la lucha contra los incendios tenemos mucho miedo cuando en verano empiezan a dispararse las noticias sobre fuegos porque eso puede "animar" a más de un pirómano o desalmado a querer "salir en los medios" a cualquier precio.

Desgraciadamente, hay muchos monstruos por ahí sueltos, para los que lo importante es darse a conocer, ser famosos aunque sólo sea por un día, haciendo cualquier barbaridad que se les ha ocurrido al "inspirarse" después de ver un telediario o un periódico cualquiera.

Sobretodo ahora que, como decía antes, la mayoría de la gente puede acceder a internet y si desea profundizar por su cuenta en cualquier asunto lo puede hacer sin influir en la vida o la muerte de los demás.

También sería deseable que los periodistas fuesen algo más creativos y no se limitasen a los tópicos, trucos, gracias y coletillas lingüísticas de siempre. A mí, por ejemplo, me saca de quicio el abuso que se hace de la expresión "Por activa y por pasiva", como ya comentó en cierta ocasión mi amigo el "Futuro Bloguero".

Por favor, señores periodistas sean más positivos y menos morbosos, menos sangre y más trabajo, menos crispación y más ternura, menos gritos y más sonrisas. Sí, ya sé que ustedes no tienen la culpa de que en el mundo pasen cosas tan horribles, pero alguna cosa buena pasará también ¿No? O es que va a haber que sacar una Ley que imponga una cuota mínima de buenas noticias (¿5%?). Y que conste que no es para que "ZP" se parezca todavía más a "Bambi", sino es que el personal se nos deprime, el índice de suicidios aumenta y la pelota del "mal rollo" cada vez se está haciendo más grande hasta que un día nos aplaste a todos.

Porque yo me pregunto ¿Para qué amargarnos aún más la vida? Si total son cuatro días y al final de lo único que nos vamos a acordar es de aquel "Rosebud" de nuestra infancia.

14 comentarios:

Bloggesa dijo...

¿No morbo? ¿No mal rollo? ¿No manipular la información? Desgraciadamente, cada vez quedan menos periodistas así.
Que una noticia no te estropee un buen titular, ésa es la norma.

Un abrazo.

nancicomansi dijo...

SIIIIIIIIIIIIIIIIIII!!! te doy toda la razón...además, en nombre de la INFORMACIÓN muchos medios, sobre todo los televisivos (por que se basan en la imagen...) se regodean mediante el morbo amplificando la desgracia y contribuyendo bien poco en la solución o al menos paliativo de esta...
y esto crea a su vez una impotencia que no ayuda en nada...y te perjudica gratuitamente...por ejemplo, veo hoy mismo en las reseñas de noticias que uno puede ampliaren YAHOO una relacionada con la terrible masacre de ¿Nigeria? (guardame de mentir, igual he metido la pata...)¿ de que me sirve a mi saber, con pelos y señales, una y cada una de las barbaridades que se cometieron contra la gente? pues en ella se "ofrecía" un amplio muestrario del horror: hachazos en la cabeza, rostros quemados...y esto sólo era el "aperitivo"...uno ´sólo tenía que clicar y el detalle estaba servido...
No me extiendo más, pero es una visión de una parte del periodismo (cada vez más extendido) que comparto plenamente.
Chapeau en como nos lo has expuesto, Mad...

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias queridas amigas. También se me olvidó mencionar la importancia del peso que los medios conceden a los diferentes temas. Me parece impresentable el enorme tiempo que se concede a las "motitos" y al futbol, en detrimento de temas infinitamente más importantes como los medioambientales, por ejemplo. Así como el poco tacto que supone que en los titulares, después de ver imágenes de una masacre salga un piloto de carreras descorchando una botella de cava y rociando al personal ¡Es inmoral! Dan ganas de vomitar.
¿Alguien ha visto alguna vez un titular del tipo: "Hoy se ha terminado de plantar el último árbol de una forestación con una superficie de nada menos que 1000 hectáreas en una zona semiárida!!!?" Y os aseguro que haberlas haylas.

frikosal dijo...

Me parece razonable todo lo que dices.

Pero yo creo que el estado actual de las cosas no obedece solamente a la propia dinámica de los medios, ni tampoco a la voluntad de los periodistas. El asunto está como está por que interesa que así sea.

Mad Hatter dijo...

Por supuesto "Friko", los periodistas no son extraterrestres, representan perfectamente el sentir del conjunto de la sociedad. Pero el resultado está siendo que al final todos nos dejamos llevar por la corriente general predominante y cada vez estamos peor, si queremos que algo vaya cambiando todos tenemos que poner nuestro granito de arena, y el granito de los periodistas es muy gordo y se vé mucho, por lo que puede tener mucha influencia.
Ya lo dice el sabio refranero: "Camarón que no nada se lo lleva la corriente". A pesar de que ya se sabe que lo que más vende siempre es el "main stream".

Letizia dijo...

Yo tb soy periodista. Maripuri no. Ella es una mezca de Cela y Umbral con faldas y a lo loco.

Besos de Princesa

Mad Hatter dijo...

Que en paz descansen, Señora hay que cuidar esas formas, que la noto un poco despendolada este año que comienza, si me permite el atrevimiento.
Su Alteza sí que ha sabido moverse entre los poderes fácticos del Estado, del 4º poder pasó usted al máximo poder de representación con el mínimo de responsabilidades, las cuales está usted cumpliendo muy bien, dándole descendencia a nuestro futuro Rey.
¡Felicidades!

treehugger dijo...

Hace tiempo que no veo el telediario y del periodico salto directo a los articulos de opinión. Cada vez las noticias 'serias' se parecen mas y mas al 'caso', pura pornografia informativa.

La sociedad actual esta perdiendo unos valores que resultaran dificiles de recuperar. No hay mas que ver el fracaso escolar.

-th

atikus dijo...

Será que algunos no tienen infanciá, nada que recordar...glups serán nexus 6...unos androides!!!...alguien se ha fijado en el album familiar de Rajoy!!!...y le han hecho eltest de Voigt-Kumpf a ZP!!!!!


Madre que dios nos pille confesados!!!!...buahhhhhhhh!!!!

Mad Hatter dijo...

¿Pornografía? ¿Fracaso escolar? ¿Rajoy? ¿Test de Voigt-Kumpf (en su casa lo conocerán)? ¿Estais seguros de que todo eso tiene algo que ver con esta entrada?

Coronel Kurtz dijo...

Interesante reflexión. Decía Kundera en su libro "La inmortalidad" que el exceso de información nos hace infelices, fundamentalmente cuando no es relativa a nuestro entorno y nos resulta imposible de controlar o modificar.
La mejor solución apagar la tele y leer un buen libro en vez del periódico.
Un saludo, Mr Hatter

Coronel Kurtz dijo...

Cuando me refiero a que nos resulta imposible controlar o modificar, no me refiero a las noticias (como parece) sino a los hechos y circunstancias que las han hecho posible.

saludos

Carmen dijo...

Pues ala, ya vengo a llevar la contraria! ;) Ya he comentado alguna vez que no estoy de acuerdo con los silencios, que son infinitamente más peligrosos que la palabra. La crispación de la que hablas al principio de la entrada es perfectamente controlable desde los medios sin necesidad del silencio. Es tan fácil como dejar de ser los altavoces de las palabras, y me explico: si el periodismo que hacemos dejase de ser un reflejo de las declaraciones de los políticos, habría menos crispación. NO se trataría de obviar los temas políticos, sino de acotar el periodismo basado en lo que yo digo y tú respondes. Eso no son hechos, son meras frases que se lanzan al otro.
Informar sobre hechos, sobre propuestas, y la denuncia, esa es la base de lo que sería un buen periodismo. Ahí entraría la parte de trabajo como servicio público y también como investigación. Tendríamos que ser la conexión entre lo que se hace y la gente para la que se hace; tendríamos que ser la voz de los que no la tienen o la tienen cortada; y tendríamos que ser una conciencia colectiva que recordase lo que se ha comprometido y no se ha hecho.
Un periodismo así es útil para la sociedad. No lo es el de la descalificación y los gritos, el de los gestos y la grandilocuencia.
Pero como bien decís hay muchos temas tristes en el mundo y esos hay que tratarlos. Si hay una masacre en Africa o en Latinoamérica, hay que denunciarla. Y para eso, lo siento, hace falta mostrar la crueldad del que corta una mano o un cuello con un hacha. No soy partidaria de censurar las imágenes, como no creo que se debiese hacer con la masacre del 11-M, que se ha quedado reducida a hierros retorcidos. Pues no, es que hubo muchos muertos. Tampoco quiere decir eso sacar el rostro de alguien reconocible... pero el horror existe lo queramos ver o no.
Los que defienden (digo dentro de mi profesión) las noticias en "positivo" y "los temas sociales" son los que pretenden alejarse de lo político. Y lo político en si mismo no solo no es malo, sino que nos incumbe a todos porque hace que tengamos o no centros sanitarios, un sistema educativo o unos impuestos justos.
Y.... seguimos debatiendo cuando querais... que este tema me encanta!!!

(Cuanto más nos alejemos de la realidad, el periodismo tendrá un mayor desprestigio. Eso está ocurriendo ahora).

Y para Mad... millones de besos agradecidos por tratar este tema y, claro, por ser una de sus periodistas preferidas ;)

Mad Hatter dijo...

Muchas gracias Carmen, evidentemente, me interesaba especialmente conocer tu opinión.
No pretendía decir que no se deben tratar los problemas, las catástrofes ni la política ¡Faltaría más! Además que pretender lo contrario sería totalmente absurdo e irreal.
De lo que me quejo es de que muchos medios a lo que van es a sacar punta a todo, enfrentar todavía más a la gente, regodearse en el morbo y sacar todo lo peor del ser humano, y entiendo que la realidad tampoco es así.
Ello es debido a que se dá por supuesto que la desgracia ajena siempre vende mucho más que lo positivo, por lo que simplemente ni se plantea, salvo en las cosas que sean muy llamativas y espectaculares. Simplemente os pido a los medios un esfuerzo para presentar de una forma más atractiva los cosas positivas que pasan, así como la forma de plantear los problemas de una forma más realista y con la vista puesta en buscar soluciones, no en perpetuar y exacerbar los enfrentamientos y crispaciones, y con un orden de prioridades lógico, dando importancia o lo que realmente lo tiene. En lugar de centrarse en presentar las mayores atrocidades con el mayor lujo de detalles posible.
Con respecto al terrorismo, insisto en que, a estas alturas, el silencio, o al menos la mayor discreción posible, daría muchos mejores resultados, porque en ese tema lo único realmente peligroso son los tipejos que ponen las bombas.
El asunto es muy complicado porque se trata de conciliar muchos intereses y derechos: libertad de expresión, derecho a la información, derecho a la vida, respeto a las víctimas, venta de periódicos, índices de audiencia en TV. Pero creo que se debería cambiar algo o llegar a algún tipo de consenso para que no entremos en una espiral negativa que nos lleve a la autodestrucción.
Pero, no te preocupes, sigues siendo mi periodista favorita.