miércoles, abril 01, 2009

La Belleza de la Discreción







Es casi imposible no fijarse en las grandes corolas de colores vistosos. Pero lo pequeño, lo verde y lo discreto también puede ser bello, sólo hay que esforzarse un poco en mirar, agacharse y descubriremos todo un mundo de formas y texturas.

Son formas y diseños naturales de una gran delicadeza y complejidad, perfectamente adaptados a su medio y a las funciones que desempeñan, porque en la Naturaleza no hay lujos, no hay caprichos, no hay formas inútiles, todo tiene una causa y una larga historia detrás, de miles de años de evolución, afinada y pulida por la dura e implacable selección natural.

Los estilos y estigmas del gineceo de los amentos femeninos de la Salciña (Salix atrocinerea, en la cuarta foto), tienen la forma aerodinámicamente precisa para facilitar al máximo la captura de los granos de polen que transporta el viento.

La flor del Heléboro verde (Helleborus viridis), como el de la tercera foto, no precisa de más colores ni de una mayor complejidad en sus flores, le basta con producir unas gotas de néctar y florecer en una época muy temprana, a finales del invierno y principios de la primavera, en la que hay poca competencia con otras flores, para atraer a los escasos, pesados y entumecidos abejorrros que se aventuran a salir de sus nidos subterráneos, durante los días soleados pero todavía fríos de principios de abril.

En la primera foto, puede verse un Espino albar o Majuelo (Crataegus monogyna) con las hojas brotando, en la corteza de una de sus ramas crece un liquen en forma de costra cubierta de diminutos cuencos, junto a un amento masculino de avellano (Corylus avellana) que ha caído desde el dosel arbóreo. Más abajo, sobre las ramas caídas que se descomponen en el suelo del bosque, crecen otros líquenes grisáceos y ramosos, de formas arborescentes (segunda foto).

Por otra parte, los Tusílagos (Tussilago farfara), que florecieron hace un par de semanas, ya han fructificado desplegando sus blancos penachos de semillas provistas de vilanos (quinta foto), para que sean dispersadas por el viento. Muy cerca, la gran hierba mágica de las brujas, el venenoso Estramonio (Datura stramonium), muerto y reseco desde el otoño pasado (sexta foto), todavía conserva sus pinchudos frutos llenos de semillas, donde reside el futuro de la siguiente generación.

Fotos by Mad Hatter tomadas en Sojuela (La Rioja) hace pocos días. Se recomienda, más que nunca, pinchar para ampliar las fotos.

19 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Muy buenas las fotos. Una vez ampliadas, pagina atras, ampliadas pagina atrás y así sucesivamente, mi voto para el Estramonio, no solo por el punto de foco que tiene frente a las demás, sino además por lo mágico, venenoso, etc que se adivina con su mera observación.

No prepareis bebedizos...

Mad Hatter dijo...

Gracias "F.B."
Dentro de la espinosa cápsula del Estramonio, además de semillas, hay algo más alojado dentro ¡A ver quién adivina lo que es!

frikosal dijo...

Como me gustaría saber de botánica como tu. Pero soy impermeable.

Mad Hatter dijo...

Pues yo me conformaba con saber la mitad de fotografía que tú "Friko".
¿No me digas que un entomólogo como tú no ha descubierto lo que se esconde dentro de la cápsula del Estramonio?

Le Mosquito dijo...

Estoy muy, pero muy de acuerdo contigo en que hay que mirar, fijarse, para descubrir pequeñas grandes bellezas que se esconden muchas veces en aparentes fondos monocromáticos.
Una pradera verde, un secarral... esconden multiples tonalidades y formas increíbles, fantásticas.
Tú lo has dicho: están ahí y sólo hay que mirar.

Mad Hatter dijo...

Gracias "Mosquito".
Pero cómo es posible que tú, que habrás pasado más de una noche dentro de una cápsula de Estramonio, ¿tampoco has visto lo que se esconde dentro???

Le Mosquito dijo...

¡Coño, un chinche!
No amplié las fotos, Mad.
Qué bueno.
:)
Gracias por avisar.

Mad Hatter dijo...

Sí Señor Director General, efectivamente, se trata de una chinche de campo. Menos mal. Muy bien, muy bien, así me gusta, no esperaba menos de usted, espero y deseo que continúe en el cargo de Dir. Gral. de Capullos y Bichos durante muchos años.
Atentamente, su Ministro de Sombreros para Nubes y Cocinas al Vapor (que antes me he equivocado con el nombre del Ministerio).

Le Mosquito dijo...

Y cómo no se va a equivocar, Sr. Ministro, si usted se desvive y desvela y se quita el pan de la boca con tal de no ver a unos de sus súbditos pasando penas.

Nada, nada. Usted escribió correctamente, lo que pasa es que el contubernio hardwaresoftwaremasónico ha desvirtuado su egregio discurso.

A propósito del contubernio, y por ahorrar en disgustos, suplico de su excelencia se sirva aumentar en unos ceros la partida presupuestaria destinada a mejorar el servicio de mantenimiento, que dice mi cuñado que ya no le da más de sí.

Siempre suyo.

El Director General.

WODEHOUSE dijo...

Pues vaya...yo iba a asegurar que era un caracol, menos mal que no me precipité...se hubiese oído tus risas desde sebastopol.

El estramonio es la Punkie de las flores, una Nina hagen o así...

nomesploraria dijo...

Hace unos días, andando por el monte con un amigo fotografiando hojas secas me dijo: "qué poco me hace falta para ser feliz, que a una hoja le entre una luz bonita, encontrar una oruga escondida en una rama..."
Efectivamente, Mad, qué poco hace falta. Y tú, lo has comprendido perfectamente.
Un abrazo mi querido Sombrerero loco.

Mad Hatter dijo...

Sr. Director General De Capullos y Bichos, el que tiene boca se equivoca, errar es humano y no me sea usted tan pelota ¡Leche!

Pues sí "Wood", ponerse una cápsula de Estramonio en el pelo queda muy punky. Por cierto, que el Estramonio es pariente cercano de una planta que seguro que te suena más la "Belladona" (por la canción de Siouxsie).

Pues sí, "Nomes", no es más feliz el que más tiene sino el que menos necesita.
Saludos.

atikus dijo...

pues es verdad, estoy de acuerdo con FB, las fotos son alucinantes, la del estramonio en especial....no salía en una letra de Seguridad Social...mmmjope ahora no caigo, leñe!!

para algun enemigo jeje


abrazos sin venenos

Mad Hatter dijo...

Gracias "Atikus".
Estramonio, Beleño y Belladona son plantas solanáceas (familia del tomate, el pimiento y la patata) con las que las brujas preparaban ungüentos disueltos en grasa o aceite que se embadurnaban por el cuerpo con brochas o escobas, al objeto de tener alucinaciones y "viajar". De ahí proviene la leyenda de que las brujas vuelan montadas en escobas.

WODEHOUSE dijo...

Pero tú cuanto sabes, Bellodono!

Mad Hatter dijo...

Cuanto más se conoce algo, más te das cuenta de lo poco que sabes, querida "Wood".
Gracias y que paséis una buena Semana Santa.

Elvira dijo...

Hola: la foto cuarta ¿no podría ser un salix caprea, los amentos femeninos?

Saludos

Mad Hatter dijo...

El Salix caprea y el S. atrocinerea se parecen bastante, las especies de Salix son difíciles de identificar y a veces se hibridan, en La Rioja S. caprea es muy raro, por eso creo que es un S. atrocinerea. Te veo muy puesta en botánica, querida Elvira!

Elvira dijo...

Si no es mucho abusar, ¿podrías mirar la foto de un árbol que he puesto en el blog y que no he sabido identificar? Quizás lo conozcas. Gracias