martes, marzo 09, 2010

SISONES




El Sisón (Tetrax tetrax) es una pequeña avutarda (Otididae) propia de las zonas esteparias del noroeste de África, Sur de Europa y regiones asiáticas situadas al Norte de los Mares Negro y Caspio, así como de los lagos Aral y Balkhash. En Europa está protegida por la Directiva Aves (79/409/CEE, Anejos I y II) y por el Convenio de Berna (Anejo II). En la Península Ibérica es una ave bastante rara que nidifica en las regiones que conservan zonas esteparias, estando declarada especie en peligro de extinción en La Rioja y en el País Vasco, debido a lo reducido de su amenazado hábitat en estas Comunidades Autónomas; asimismo está declarada como especie vulnerable en Aragón, Castilla-La Mancha, Murcia y Navarra; mientras que en Extremadura y Madrid está considerada como especie sensible a la alteración de su hábitat.

La inmensa mayoría de los paisajes esteparios de la Península Ibérica, especialmente los del Norte, tienen su origen en la antigua y milenaria actividad humana que transformó el primigenio mosaico de bosques, matorrales y pastizales en llanuras cerealistas, producto de la actividad agrícola, así como en páramos, eriales y barrancos, fruto de las actividades ganaderas, mineras, la extracción de leña y madera y de los incendios, junto con la subsecuente acción erosiva del agua y del viento en nuestro extremado clima mediterráneo.

Es decir, fue el hombre quien propició la entrada de las especies esteparias en nuestra fauna autóctona y está siendo el hombre quien ahora las está expulsando debido a la intensificación de la agricultura, el declive de la ganadería extensiva y la construcción de infraestructuras, zonas industriales y urbanas.

A pesar del colorido críptico de su plumaje que ayuda a estas aves a pasar desapercibidas, mimetizándose en los áridos paisajes en los que viven, la combinación de ocres, pardos, dorados, grises, negros y blancos en delicadas texturas, les confiere una gran belleza y elegancia.

Los machos adultos en época de celo resultan más visibles al exhibir sus contrastadas corbatas, pañuelos o baberos que combinan el blanco y el negro en un elegante a la vez que llamativo diseño. Muy pronto comenzarán a marcar el territorio pavoneándose y exhibiéndose desde sus tribunas, estirando el cuello, emitiendo sus llamadas o resoplidos "prettt", "prrrit", saltando y batiendo las alas, de cara a la próxima estación reproductora, en la que las hembras, mucho más discretas, pondrán 3 ó 4 huevos en una ligera depresión del terreno que les sirve de precario nido y de los cuales eclosionarán los pequeños pollos nidífugos cubiertos de críptico y suave plumón.

Otras aves esteparias igualmente raras y bellas son: la Avutarda (Otis tarda), la Ganga (Pterocles alchata), la Ortega (Pterocles orientalis), el Alcaraván (Burhinus oedicnemus), la Alondra de Dupont o ricotí (Chersophilus duponti) y las Terreras común (Calandrella brachydactyla) y marismeña (Calandrella rufescens).

En la primera ilustración se puede apreciar el plumaje de ambos sexos del Sisón en época de celo (primavera-verano); debajo podéis ver una foto de algunas de sus variopintas, bellas y delicadas plumas; y en la tercera foto, el primer plano permite contemplar con deleite y detalle los increíbles colores que luce el macho de Ganga.

Nota de esperanza y de color que también ponen en los áridos y pardos paisajes de nuestras estepas o pseudoestepas, las bellas y alegres flores blancas de los almendros de nuestra flamante campeona de la observación: Cristina.

2 comentarios:

El futuro bloguero dijo...

Siempre había oído hablar de las avutardas con su despegar violento, y objeto de deseo para cazadores. Nunca había visto una avutarda hasta que en Namibia, me hinché a verlas, siempre por sorpresa. No había ninguna, (estaban perfectamente camufladas) y de repente... al acercarte... flas flas flas, despegaban de sopetón, huyendo, lo que alegraba a los cazadores, que ni las disparaban, pues iban a buscar Orix, Spring Box y otros animales de más enjundia...

Me ha gustado el nombre de Sisones.

Mad Hatter dijo...

La avutarda africana, que también hay en Fuerteventura (Canarias) es conocida como Hubara (Chlamydotis undulata). La Avutarda europea (Otis tarda) tiene un plumaje más bello, sobre todo los machos en celo son espectaculares, y es una especie protegida y por lo tanto no cazable.
Lo de Sisón creo que viene por el ruido que hacen al volar, su vuelo y tamaño recuerda al de un pato pequeño. Este ave, justo antes de ser atrapada por su gran enemigo el Halcón peregrino, esconde un último as en la manga, en el último momento defeca en vuelo sobre la cara de la sorprendida rapaz, lo que a veces le salva la vida.
Un abrazo.