jueves, octubre 08, 2009

MAMUTS



Enlazando con la entrada anterior, uno de los grupos que siguió los pasos de los "Outsiders" holandeses en el revival garajero de mediados de los 80 fueron los suecos "Wylde Mammoths". Estos mamuts lanudos de la tundra escandinava se pasearon por media Europa repartiendo dosis corrosivas de uno de los sonidos más "sucios" y primitivos del momento, con un Rythm & Blues crudo repleto de guitarras ácidas y ásperas voces.

Siempre me ha gustado esa estética oscura y misteriosa de ilustraciones antiguas de animales ya extintos, por eso de entre las muchas imágenes que hay de mamuts en internet me he quedado con la de arriba.

Sin embargo, no he encontrado ninguna de las fabulosas canciones de su primer álbum, pero os dejo con esta que tampoco está nada mal en la que le cantan a las cosas que realmente importan:

Resuena en el sombrero: "Gone away".- The Wylde Mammoths (Suecia, 1988).



P.D.: Que se extingan las llamas de los fuegos que azotan nuestros bosques y el ex–tinto básico, pero que nunca se extinga la llama del amor ni la del es-tinto de La Rioja, claro. Get primitive!

12 comentarios:

India Ning dijo...

Como de costumbre, de nada conozco tampoco a este grupo del que hablas; demasiado cañero para mí ;)
De los mamuts ya, ni te cuento.

Saludos!

El futuro bloguero dijo...

Siempre me pareció mucho más interesante el mamut que los dinosaurios, pese al interés que, Spielberg mediante, despertasen en los niños de medio mundo.

Qué buena página la que recomendabas en el post anterior.
Abrazo

Mad Hatter dijo...

¿Demasiado cañeros? Pero si estos chicos suecos son unos angelitos ¿No te gusta el Mammuthus primigenius? India ¿Con lo mono, lo chiquitín y primigenio que es?
Si es que los garajeros somos una especie en peligro de extinción, por eso nos caen simpáticos los mamuts, los uros, los dodos y las alcas gigantes, todos ellos de sangre caliente, suaves al tacto y achuchables (mamíferos y aves), los fríos y despiadados reptiles del Jurásico son más para los heavy metals, je, je.
Abrazos primitivos!

Le Mosquito dijo...

El pie con que extingue esta entrada es filosofóa pura, jo jo jo.
¿Cuántos pelos en la lengua tendría un mamut?

Abrazo.

Xiada María dijo...

A mí esos bichos me dan repelús.

Besos

letizia dijo...

En mi Palacio sólo hay perritos y caballos. Es una pena no tener un mamut de esos.

Besos de Princesa

Mad Hatter dijo...

¡Ostras "Mosqui"! "The Mammoths Tongue Hairs" ¡Qué buen nombre para un grupo!

A mi lo que me dan repelús son los pelos en la lengua, Xiada.

A ver si ahora su Alteza le va a pedir al Museo de Ciencias Naturales que le mande uno para decorar el Palacio y total ¿Pa qué? ¿No habrá abusado usted del ex-tinto? ¡Menuda trompa real!

atikus dijo...

Estupenda canción,es que los mamuts eran mus 70,s con esos pelos tan largos y esas patas tan anchas eh!!
siempre me parecieron unos animales muy interesantes, cunado he visitado algún museo de ciencias naturales me imagino con taparabos y con un mazo entre bichos enormes jeje!!

Que viva el tinto y el rioja...( me acabo de levantar de una grandisima siesta, ayudado por un Marques de Riscal, jiji!!)

Saludos

Le Mosquito dijo...

He intentado pintar el MAMUT que encontraron en las excavaciones de Las Vistillas, pero no sé yo si me ha salido bien.
¿Crees que me subvencionarán?

Mad Hatter dijo...

Los mamuts juegan al mus
en el museo a Xiada le da repelús
se pasan señas con el colmillo
creo que el de la izquierda lleva solomillo.

Pero al Marqués no le dan subvención
No encontró nada en la excavación
en el museo a Xiada le da repelús
mientras los mamuts siguen jugando al mus.

nancicomansi dijo...

¡¡QUE BONITA ARQUEOLOGÍA BICHO_MUSICAL!!!!

A mi también me entusiasman esos dibujos a pluma un tétricos, y las fotos tal cual ñesta...
Pero, caray!!! ¿Tbn enormes eran? yo creía que lo único que los distinguía de los elefentes actuales era el pelazo y los enormes colmillos...¡¡QUE IMPRESIÓN!!!

Mad Hatter dijo...

Ja, ja! ya sabía que esa estética decimonónica te gustaba, Nanci.
A decir verdad, la foto juega un poco con el efecto de la perspectiva, de forma que, al estar la gente detrás, el mamut parece algo más grande de lo realmente es. Aunque eran más grandes que los elefantes africanos actuales.