viernes, septiembre 29, 2006

Fin de campaña, camaradería infinita


Ayer noche celebramos la tradicional cena y fiestuqui de fin de la campaña estival de incendios con los técnicos, pilotos y combatientes de la BRIF (Brigada Helitransportada de Acción Rápida Contra Incendios Forestales) contratada por la Dirección General de Medio Natural del Gobierno de La Rioja, así como de los aviones AT-802 contratados por el Ministerio de Medio Ambiente, todos ellos ubicados en la flamante Base de Medio Aéreos Contra Incendios Forestales que hemos construído en el Aeropuerto de Logroño-Agoncillo, propiedad de AENA.
Para variar, de vez en cuando, también hay que ver el lado positivo y agradable de estas cuadrillas de trabajo formadas por jóvenes que parecen hechos de una pasta especial. Mientras que la mayoría de la gente de su edad se relaja y solea en las playas, se va de excursión a la montaña o acude a fiestas y festejos, estos chavales velan por la integridad de nuestra Naturaleza y trabajan en condiciones muchas veces extremas, luchando contra el humo, el calor, la fatiga y las llamas.
Además, la estrecha convivencia que mantienen en la base durante los largos días estivales, propicia que surjan entre ellos unos vínculos especiales, muy profundos y duraderos.
Este espíritu lo inundaba todo en la fiesta y el baile que hubo después de la copiosa cena (muy riojana claro). Caras de alegría, abrazos, achuchones, manteos, besos y también alguna lágrima, surgían por doquier de la forma más expontánea y natural que uno se pueda imaginar.
En este mundillo hay pocas mujeres, pero las pocas que hay son de bandera, como la bella, alegre, menudita pero fornida Silvia, alma de la fiesta, que dentro de poco se presentará a las oposiciones para entrar en la policía y si lo logra sin duda mejorará dicho Cuerpo (en profesionalidad y eficacia, claro). Por no hablar de nuestras bellas y eficientes técnicas de Base Inés y Rocío.
Entre los chicos, contamos ni más ni menos con la presencia del "Vendimiador Mayor" de los San Mateos, Jesús Ángel, con el simpático, dicharachero y repetidor Jorge. Los capataces, como el carismático Alex "Springsteen-Alcántara", mantienen y refuerzan su liderazgo natural dentro del grupo, sin apagar su sincera y franca sonrisa en ningún momento, al igual que los magníficos y ejemplares técnicos Fernando, Javier y Miguel, y qué decir de Don Carlos, el veterano maestro de pilotos, o del diestro y hábil mecánico Vicente que siempre pone a punto y deja impecable nuestro flamante Bell-412.
Hasta los ingenieros y jefes más talluditos nos contagiamos de la alegría desbordante de esta gente jóven y sana, esperanza y muestra viva de que todavía existe la verdadera y desinteresada CAMARADERÍA, AMISTAD y TRABAJO EN EQUIPO (todo con mayúsculas).
¡Muchas gracias a todos y no cambieis! (incluido/as aquello/as a lo/as que no he nombrado expresamente únicamente por falta de espacio, espero que no os molesteis por ello y que repitais todo/as el año que viene).
Resuena en el sombrero: "Y.M.C.A." de Village People (1980), en honor de Fernando (y que conste que no son santos de mi devoción, ni va con segundas ¡Eh!)

4 comentarios:

atikus dijo...

Me alegro que lo pasaras bien y enhorabuena y gracias a todos por cuidarnos los montes y las tierras del fuego y otros peligros.

Socarrao dijo...

Siento una pizca de envidia por no haber estado allí (estuve a punto de presentarme) pero me alegro de que os lo pasárais bien allí. Un saludo desde la Mancha y enhorabuena por tu blog

Fernando dijo...

Doy gracias a todos porque nadie decidió llevarme a algún bar de ambiente gay, ya que con el bigote "Village people" (yo pretendía que fuese de Wyat Earp, aunque al ver las fotos al día siguiente asumí la realidad)la noche podría haberme resultado francamente difícil. Menos mal.
Gracias a ti.

Anónimo dijo...

Enhorabuena a todos por la labor que habeis hecho en La Rioja este verano protegiendonos a todos del fuego, y me alegro que lo pasaris todos genial en esa famosa cena de la que hablais

un saludo